in

Cómo ayudar a la empresa a sobrevivir al coronavirus

Breve compendio de medidas para guiar un negocio en estos momentos inciertos y difíciles

La crisis sin precedentes causada por la epidemia de coronavirus amenaza con la extinción de empresas, que luchan por resistir y recuperarse lo antes posible.

De acuerdo con la Asociación de Emprendedores de México (ASEM), ocho de cada 10 pequeñas y medianas empresas mexicanas (mipymes) –que representan tres cuartas partes del empleo formal y más de la mitad del PIB-, corren peligro de desaparecer.

Ésto, porque la emergencia sanitaria implica la suspensión de actividades no esenciales de todos los sectores hasta el 30 de abril por lo menos.

Te puede interesar: El coronavirus puede matar tu empresa, prepárate para evitarlo

Para un emprendedor, hundirse ante las adversidades no está permitido, pero ni el gerente más visionario habría contemplado en sus más audaces escenarios de planificación estratégica una situación como la que estamos viviendo.

Eso significa que esta vez las organizaciones y sus líderes no cuentan con recetas o fórmulas conocidas, por lo que su aprendizaje tendrá que ser sobre la marcha y con base el método de ensayo y error.

Cómo capear el temporal

“Con medidas adecuadas, las empresas podrán superar los obstáculos y además saldrán reforzadas”, asegura Pablo Martín Ayuso, emprendedor y asesor en Innovación.

“Hay que ser optimistas, positivos, esta situación es temporal, pero hay que hacer planes para blindar el negocio y minimizar los gastos”.

El experto ofrece algunas sugerencias que pueden ayudar a las organizaciones a capear el temporal que ha provocado la crisis sanitaria, económica y social del coronavirus:

1.- Actitud positiva. “No sirve de nada ponerse nervioso y pesimista, esto va a pasar. Hay que tener presente que hasta el peor de los momentos es solamente eso: un momento y que, como dijo la cantante y activista afroamericana Bernice Johnson Reagon, los retos de la vida no están hechos para paralizarte, sino para ayudarte a descubrir quién eres. Ayuda mucho ver los problemas de manera constructiva”, dice.

2.- Realismo. “Aunque el optimismo está en el ADN de los emprendedores, lo mejor en estos momentos es que andemos con pies de plomo.

Puede parecer que esta recomendación contradice a la anterior, pero no, puede uno pensar positivamente y ser prudente al mismo tiempo: ‘a Dios rogando y con el mazo dando’. Hay que prepararse para todo tipo de escenarios, incluidos los más negativos”.

Tomar medidas luego de analizar el problema

3.- Plan de emergencia. Tener un mapa de las necesidades de la compañía ante una nueva situación productiva, como es el caso con esta crisis, favorece la elaboración de un plan de acción, que debe ser ejecutado de manera inmediata, aconseja el experto.

“Hay que tratar de entender cómo nuestro negocio va a verse afectado, tanto en el corto como en el largo plazo, y tomar las medidas pertinentes, considerando siempre que quizá la situación se prolongue más de lo que pensamos”.

4.- Los gastos. Martín Ayuso hace énfasis en este punto. “Hay que cuidar la caja, reducir los gastos, ya que, como se ha insistido, nadie sabe cuánto va a durar esta situación.

Se puede pactar con los altos directivos, que son los que ganan más, ajustes temporales de sus salarios y prescindir de lo que puede dejarse para tiempos mejores: expansiones, equipo de computación e intangibles, así como viáticos, membresías, anualidades, tarjetas corporativas, bonos y gastos discrecionales.

Además, podrían revisarse los contratos de proveedores externos que no sean estrictamente indispensables para la operación del negocio”.

Innovación en las operaciones

5.- Capacidad de reinvención. “Está demostrado que en las crisis surgen las grandes oportunidades. Gigantes de Internet surgieron precisamente de momentos de necesidad. Hay que buscar nuevas formas de vender, como lo están haciendo los establecimientos de comida, para no parar el negocio”, señala.

“Además, un obstáculo puede obligarnos a dar un salto de calidad. Por ejemplo, debido a las circunstancias actuales tenemos que hacer todo online, lo que es una oportunidad para muchas empresas de actualizarse en el uso de las herramientas del siglo XXI".

"También estamos viendo el fin de la presencia física en el trabajo y en las juntas. Ha llegado la hora de que las pequeñas empresas aprovechen los avances del siglo XXI para ser más competitivas”.

6.- El futuro. El experto subraya que además de analizar el estado actual de las cosas, hay que adelantarse a lo que ocurrirá cuando concluya la cuarentena, pensar en cómo se va a reactivar el negocio.

“Hay que estar preparados. Tenemos ya que comenzar a anticipar los cambios que vienen, cómo va a ser la sociedad del mañana y qué papel queremos jugar en ella”.

Una crisis inédita... pero temporal

7.- Flexibilidad. “Como indicamos antes, estamos en un escenario inédito, así que las medidas y acciones implementadas para estos momentos de crisis pueden ser adaptadas conforme vayan pasando las semanas, de acuerdo con los planes de ayuda que el gobierno, los bancos y otras instituciones puedan ofrecer y con el desarrollo de la emergencia”, advierte.

“El escenario de crisis al que nos ha llevado el coronavirus no sólo es excepcional, sino temporal. Y las medidas que se tomen son también temporales”.

8.- Comunicación. Una de las oportunidades que ofrecen estos momentos difíciles es la necesidad de estrechar nuestros vínculos con clientes y empleados.

“Hay que tener una comunicación constante con el equipo y los clientes, estar pendientes de ellos”.

El rol de cada uno

Esta época, continúa Martín Ayuso, pondrá a prueba a todos los integrantes de las organizaciones, permitirá saber de qué están hechos los líderes de los equipos y los colaboradores.

Según el experto, los roles que deben jugar tanto los gerentes como los equipos de trabajo son:

LOS LÍDERES

Antes que nada, un emprendedor, un gerente, un líder, debe mostrar determinación, persistencia, optimismo y calma. Esto no significa que no llegue a tener sensaciones de miedo, estrés y ansiedad, pero tienen que canalizarlas para tomar decisiones.

“El líder debe tener una mentalidad de tiempos de guerra, porque, como señaló hace unos días el presidente de Francia, el coronavirus ha puesto al mundo en una situación de guerra. Así que para lograr la supervivencia de la empresa, ninguna medida será demasiado extrema”.

Siempre, pero más en “tiempos de guerra”, un líder debe tener empatía con las personas, sin que deje de ser directo y ejecutivo, compartiendo la información con su equipo entero, pues de todos depende su supervivencia, prosigue.

"Debe actuar con determinación y nunca perder de vista el mercado, su cliente, sus necesidades y exigencias".

“La empatía y la flexibilidad son importantes, pero también se requiere mucha determinación. Y una consideración relevante: la búsqueda de consensos tendrá que disminuir, se necesita más decisión y menos debate, así lo exigen las circunstancias actuales”.

LOS COLABORADORES

Es indispensable que todos en la empresa estén conscientes de que no vivimos tiempos normales, por lo que se requiere trabajar duro e incrementar la productividad para mantener los empleos.

El experto sugiere hacer un censo del personal, sus padecimientos, edad y género para ver qué áreas operativas son vulnerables a ser afectadas por enfermedades y rotar al personal para no exponer a los más vulnerables.

Es vital no dejar de pagar la seguridad social del personal para que pueda recibir atención si es necesario y reintegrarse a su trabajo cuando se recupere.

“La situación será temporal, pero es urgente tomar decisiones y no perder de vista las oportunidades".

"La capacidad de gestión e iniciativa y la manera de usar los recursos financieros y humanos determinarán la suerte de las empresas en esta inédita crisis sanitaria y económica".

"No hay que olvidar nunca que ‘por larga que sea la tormenta, el sol siempre vuelve a brillar’”, concluye el asesor empresarial.

Fonatur recibe 15 propuestas para el tramo 2 del Tren Maya

Los déficit y la deuda se dispararán en EE.UU., China y Europa por el Covid-19