in ,

Complicaciones en el transporte

El servicio de transporte público en Mérida pasa por problemas de liquidez

Al empresario y concesionario del transporte público en Mérida David Quintal Medina no le sorprende que el director de Transporte, Humberto Hevia Jiménez, declarara sin sustento y con sentido político que no se aumentará el precio del pasaje de este servicio.

El sector del transporte, dice, con toda responsabilidad presentó un estudio sobre la movilidad en Mérida elaborado por doctores y especialistas en este negocio, y en él claramente se sugiere actualizar las tarifas, entre otras recomendaciones.

Sobre la petición de Hevia Jiménez de que primero se debe mejorar el servicio, realizar una reingeniería en las rutas y renovar las unidades, Quintal Medina recuerda que ese trabajo le como la instalación de paraderos, semáforos inteligentes, carriles preferentes para los autobuses, etcétera, corresponde al gobierno del Estado y no a los concesionarios.

“Sinceramente no vemos nada de eso, excepto los autobuses nuevos de la ruta Circuito Metropolitano”, reitera. “El gobierno tiene que crear las condiciones para que se mejore el servicio, nosotros los concesionarios podemos comprar autobuses nuevos, pero no se resuelve el problema de movilidad urbana porque no hay las condiciones que plantea el programa Situr”.

Quintal Medina señala que el gobierno creó muchas y buenas expectativas con el Situr, los empresarios del sector participaron en la compra de autobuses nuevos, arriesgaron el patrimonio de muchos años de sus familias y ahora afrontan serios problemas para pagar los créditos, carecen de liquidez para continuar la renovación de autobuses y para mantener el servicio en buenas condiciones porque el encarecimiento de los insumos los está ahogando.

“Me parece irresponsable que el gobierno no cumpla su palabra y las expectativas que generó con Situr”, indicó. “Es un buen proyecto, pero no camina si no le destinan dinero”.

“No sé si el gobierno no quiere o no tiene dinero para cumplir las recomendaciones del estudio que da sustentabilidad al proyecto Situr o no tiene voluntad política de mejorar un servicio que usa la gente pobre”.

También reprocha que hoy día Mérida sea la capital económica, turística y de servicios del sureste mexicano, y que el gobierno no atienda con prioridad la movilidad urbana.

A su decir, es una pena que el gobierno del Estado continuamente diga que hay bienestar en Yucatán cuando el sector del transporte está en serios problemas financieros, de liquidez, que los trabajadores no reciban el famoso bienestar que pregona porque no hay dinero para que les suban sus sueldos a las secretarias, mecánicos, operadores, supervisores y toda la cadena laboral de este sistema.

“Si no le mueven su salario a los trabajadores, simplemente mueren, por ello les dan aumentos cada año, pero la tarifa social del transporte cuesta $3 desde hace más de 12 años”, destaca. “Lo que tiene de ingresos el concesionario es para ver de qué manera mantenemos el servicio, no podemos invertir más”.

De acuerdo con el empresario David Quintal, el transporte urbano de Mérida es el principal medio de movilidad (lo emplean poco más de 600 mil usuarios diarios), pero por el mal servicio se ha encarecido porque miles de usuarios pagan servicios de taxi y plataformas para llegar a su destino, lo cual es más caro y perjudica la economía de las familias y trabajadores.

Asimismo, reitera que hay mucho perjuicio por el estancamiento de las tarifas y el encarecimiento de los combustibles, y al menos al sector del transporte urbano no llega la bonanza que argumenta el gobierno.

“La verdad, el posicionamiento del director de Transporte es injusta y con sentido político”, dice. “Sabemos que no es cosa del director, él sólo cumple órdenes y no tiene mando para resolver esos problemas, el que tenía y pudo hacer muchas cosas por el transporte fue el anterior secretario general de Gobierno (Roberto Rodríguez Asaf), pero prefirió irse a la campaña del PRI y no cumplir con su tarea y compromisos”.

El empresario teme que ahora el tiempo que le quede a la administración estatal pase rápido y no se resuelvan los problemas que atraviesa el transporte público porque mientras la nueva secretaria general, Martha Góngora Sánchez, conoce a profundidad el problema, el estudio y gestiona los recursos, el servicio continúa en deterioro y crea mayor malestar entre la sociedad.

Ante todos estos problemas, los concesionarios quieren encarar a los candidatos a gobernador para que en un foro planteen la solución de raíz, realicen sus propuestas, digan cómo resolverían los problemas, cuánto dinero destinarán y que lo firmen para que lo cumplan cuando alguno gane la elección.— Joaquín Chan Caamal

“En estos momentos estamos arriesgando el patrimonio familiar de muchas generaciones de empresarios del transporte, lo estamos perdiendo poco a poco porque tenemos deudas que cubrimos con dificultades”, puntualiza.

El concesionario recuerda que la secretaria general de Gobierno, Martha Góngora, declaró al Diario que esta semana tendrían una reunión con los permisionarios, pero hasta ayer no tenían algún aviso de esa reunión.

Apuros

El empresario David Medina lamenta que el gobierno estatal continuamente diga que hay bienestar en Yucatán cuando el sector del transporte está en serios problemas financieros.

No pueden invertir

“Si no le mueven su salario a los trabajadores, simplemente mueren”, dice. “Lo que tiene de ingresos el concesionario es para ver de qué manera mantenemos el servicio, no podemos invertir más”.

Renovado rostro del Centenario

Investigan feminicidio