in

Ojo con los árboles

Foto: Megamedia

Consejos para la poda de ramas en época de ciclones

Ante la temporada de huracanes que se inició en junio, una de las recomendaciones a la población es podar sus árboles si las ramas han crecido demasiado y representan riesgo de posible afectación a su propio predio, a terceros y a los cables de electricidad que podrían dejar sin luz a muchos hogares, recomendó Daniel Flores, artista y podador.

El especialista reiteró que el objetivo no es cortar árboles, sino podarlos, ya que éstos proveen de sombra, oxígeno, reducen el calor en la ciudad, son “casa” de aves, entre otros beneficios.

También explicó que ahora es el momento de dedicar unas horas a la poda de las ramas, de preferencia con serrucho de poda y no con machete, ya que la primera herramienta facilita “la cicatrización de la herida”.

Daniel Flores expuso que el primer punto es la ubicación del árbol. Si está dentro del predio, el propietario es el responsable y si está afuera, el Ayuntamiento es el encargado.

Para decidir la poda hay que ver si las ramas perjudican al vecino o si el árbol está muy alto. Estas son buenas razones para podar.

Si el árbol se ve enfermo o si hay alguna rama que se vea excesivamente larga e inclinada hay riesgo que se pueda facturar y esa es otra razón para podar.

Hay árboles más susceptibles a fracturas como el chacá, el flamboyán, el aguacate y el zapote, que es madera muy dura y por lo mismo tiende a quebrarse, expuso.

A veces el árbol no sabe cómo crecer, entre otros árboles y estructuras busca donde haya más luz y en ese crecimiento raro pueden salir ramas que estructuralmente no son las más resistentes y son las que habría que tener en cuenta.

Igual cuando esté excesivamente grande y alguna de las ramas esté encima del techo de lámina de algún vecino. El objetivo es que esta estructura no sea dañada si pasa algo.

Hay árboles muy grandes en zonas habitacionales que afectan a tres, cuatro propiedades, con raíces en el patio de una casa y ramas extendidas. Es una situación bastante complicada en caso de huracán porque cuando una de las ramas se quiebre puede dañar el techo donde caiga saldrá más caro reparar el techo del vecino o el propio.

Prevenir accidentes

En el caso de ramas que estén a distancias visibles, podría intentar cortarlas; sin embargo, hay que tomar en cuenta diferentes medidas de seguridad para no poner en riesgo la vida.

Si contrata a alguien, aconsejaría que vean que tengan herramientas y equipo de seguridad personal, expuso Daniel Flores.

Hemos visto gente podando árboles descalza, con el machete en la mano, sin casco, sin arneses, sin nada y eso es un peligro para la persona. Si hay un accidente el dueño de la casa se mete “en una bronca”, apuntó.

No contraten al jardinero que con tal de ganar cierta cantidad se suba a podar, sugirió.

El artista expuso que en su equipo utilizan arneses de arborismo específico para la gente que se dedica a hacer poda. Las cuerdas que se usan no son las que se obtienen en las tlapalerías, sino que son de alpinismo, las cuales están certificadas para soportar la vida.

Luego comentó que el machete es bueno para cortar las ramas que se cayeron, no para podar precisamente.

El machete está contraindicado para todo lo que sea poda porque si no se logra hacer el corte de la rama de un solo tajo estallarán las fibras y el árbol corre más riesgo de enfermarse posteriormente, pues queda “como floreado” donde se corta, refirió.

Cuando la poda se hace en forma manual se debe usar un serrucho de poda, que es como una especie de serrucho de carpintero, pero curvo. El corte será más limpio y facilitará al árbol recuperarse, sanar esa “herida”, de la poda.

Asimismo, exhortó a la gente que tengan como prioridad conservar el árbol, cortarlo en su totalidad “es una barbaridad”.

También comentó que hay casos muy extremos como que el ejemplar está rompiendo el piso o el muro, donde a lo mejor sí sería justificable quitar el árbol, aunque hay otras soluciones para evitar que se corte.

El entrevistado exhortó a la población a ser más responsable y no afectar a más personas, mediante la poda regular de sus árboles y no dejarlos crecer por años sin alguna intervención.

A las personas que quieran sembrar un árbol, averigüen bien sus características.

En el caso de las palmeras, invitó a retirar frutos o gajos secos que cuando caen podrían dañar a los automóviles, especialmente de las palmas reales que pueden ser muy grandes y pesados.

Las palmeras de coco son resistentes y es muy poco probable que se caigan con un huracán porque son muy fibrosas y flexibles, dijo. Si se quiebra es porque la mata está enferma.

Una recomendación es que vean si tiene algunos “huequitos” o alguna enfermedad, color diferente o si se están muriendo las ramas, “esto podría ser señal de que está enferma y ahí quizá sí sería buena idea retirarla”.

Por último recordó que está la cuenta de Facebook e Instagram “Poda de árboles de gran altura Mérida” en caso que requieran servicio.— CLAUDIA SIERRA MEDINA

Escrito por Claudia Sierra Medina

Claudia Ivonne Sierra Medina, reportera de la Agencia Informativa Megamedia (AIM), ejerce el periodismo en Grupo Megamedia desde noviembre de 1997.  Se especializa en las áreas de religión, salud, educación ambiental, clima, y cultura.

Consulta divide opiniones

Reza a difuntos