in

Construir la democracia

Jorge Arias

Presentan en la USEM un agudo informe nacional

Alrededor de ochenta empresarios —socios e invitados de USEM— conocieron anoche los resultados del Índice de Desarrollo Democrático de México (IDD-Mex) 2018, un documento de inapreciable valor por lo que es —un retrato de cuerpo entero de la democracia en cada una de las 32 entidades federativas del país— y por lo útil que puede llegar a ser, por sus alcances como instrumento de análisis político.

Como hemos informado ampliamente, el IDD-Mex es un ejercicio conjunto de la fundación alemana Konrad Adenauer, la consultora política Polilat, la Unión Social de Empresarios de México (USEM) y el Centro de Estudios Políticos y Sociales (Cepos), con el apoyo del Instituto Nacional Electoral y la cooperación de El Colegio de México.

En visita previa a este periódico, acompañados de la presidenta local de USEM, licenciada María de Lourdes Gómory Martínez de Menéndez, los señores Hans Blomeier y Jorge Arias, representantes de la fundación alemana y de la consultora, respectivamente, señalaron que el IDD-Mex es una contribución para que los tomadores de decisiones puedan analizar en profundidad el estado de la democracia, como punto de partida hacia un camino de mejoras que puedan ser verificadas en el tiempo mediante indicadores objetivos.

Bien, a secas

Según el documento, Yucatán está bien. Se ubica entre las cinco entidades que tienen el mayor desarrollo democrático del país, aunque descendió en varios indicadores y perdió el lugar de honor que había ocupado tres años seguidos.

En la cima de la clasificación se sitúa Aguascalientes, con 10,000 puntos, seguido por Coahuila (9,698), Nayarit (8,885) y Yucatán (8,621). En el otro extremo, Guerrero repite, por tercera vez, con la peor calificación. “Se agranda la brecha entre ambos extremos, mostrando el amplio espacio de diferencias que impactan en el desarrollo democrático del país y en la calidad de vida de los habitantes de las 32 entidades”, señala el texto.

“Una democracia se construye día a día, no es algo que se hereda y ya está. Y para poder tener mayor capacidad de descifrar en qué situación está, qué acciones requiere para su desarrollo, su fortalecimiento, su protección hay que medirla. De esta idea nace el proyecto en 2002, con el IDD de América Latina”, explicó Blomeier.

En 2011 el ejercicio comenzó a realizarse al interior del país, por la inquietud de saber si detrás del promedio nacional se escondían disparidades. “Y la diversidad alcanza a las propias dimensiones de la democracia en cada entidad federativa, con estados que destacan por su desarrollo en alguna de ellas, pero no logran un desarrollo homogéneo con otras variables fundamentales”.

Completan el pelotón puntero en el que marcha Yucatán otras cuatro entidades: Guanajuato, Ciudad de México, Zacatecas y Campeche, que se separan del resto de los estados, con valores por encima de los 8,000 puntos, en el rango de “alto desarrollo democrático” (ADD).

“La intención es, uno, provocar discusión en la sociedad sobre cómo están el país y el estado en que estamos viviendo y, dos, tomando estos datos, ir descubriendo qué se puede mejorar, dónde están los campos donde todos —autoridades, academia, sociedad en general— tenemos tareas qué hacer”.— Mario S. Durán Yabur

IDD-Mex USEM

La presentación del IDD-Mex formó parte de las actividades organizadas por USEM local.

Sede

La reunión, celebrada en Lugardass 32, comenzó a las 19 horas, como estaba programada.

Ponentes

Presentaron el documento y lo comentaron el ingeniero Hans Blomeier, representante de la fundación alemana Konrad Adenauer, y Jorge Arias, director de la firma consultora argentina Polilat, quienes señalaron que la democracia “es un proceso permanente, un valor que se construye día a día”.

Respuesta

Acudieron a la reunión más de 80 socios e invitados de USEM.

Espacios para el buen comer

Cartón de Tony: Diagnóstico hemático