in

Crean plan de rescate de canes de Chichén

Una activista por los derechos de los animales alimenta a uno de los canes que deambulan en Chichén Itzá. Recientemente se presentó un proyecto para rescatarlos

El objetivo: mejor calidad de vida para esos animales

A fin de dar seguimiento a la “Operación Rescate Perritos de Kukulkán”, el director del Patronato de las Unidades de Servicios Culturales y Turísticos de Yucatán (Cultur), Mauricio Díaz Montalvo, recibió el plan integral que diseñaron las cuatro agrupaciones protectoras de animales que apoyan esta iniciativa.

A raíz de que en redes sociales se publicó sobre la presencia de algunos canes que andan por las escalinatas de la pirámide de Kukulcán, que podría implicar un tema de salud pública y un riesgo para la infraestructura del Castillo, se inició una operación para rescatarlos, dice un boletín.

En reunión en la sala de Juntas de Cultur, los representantes las agrupaciones Natalia Uprimng, de Adopta; Lourdes Durán, de Perpópolis y el MVZ Antonio Ríos, de Planned Pethood, hicieron la presentación correspondiente que, de acuerdo con los documentos que entregaron, el proyecto abarca cuatro fases, que se desarrollarían de septiembre de diciembre.

Cabe señalar que en este plan también participa la agrupación “Cinco Patas” que representan Gabriela Romero y Azalía May Ceballos, aunque no pudieron estar presentes en esta reunión.

“Lo que buscamos con este proyecto, que realizamos en coordinación con Cultur, es aplicar un plan que represente un parteaguas en Yucatán, sobre la forma en que se debe atacar una situación de manera ordenada y consensuada”, dijo el titular de Cultur.

Mauricio Díaz agradeció nuevamente el interés de las agrupaciones para trabajar de la mano con Cultur y por haberse tomado el tiempo para desarrollar un plan que tiene como fin hallar una solución con triple objetivo: cuidar a las personas, proteger la zona arqueológica, y dar un mejor ambiente y vida más digna a los perros.

“El siguiente paso será que yo acuda con los responsables del INAH en Chichén Itzá para que nos pongamos de acuerdo sobre la fecha para la siguiente visita que haremos, para iniciar este plan que nos presentan”, expresó el funcionario.

Las fases de la “Operación Rescate” son:

1.— Reconocer las áreas de alimentación, hacer una lista de los perros para identificar cantidad, características físicas y de sociabilidad de los animales, promover un ambiente de confianza con éstos —para poder atraparlos—, desparasitación y mejora de la calidad de alimentación y sensibilidad al personal del INAH sobre la importancia del proyecto y del bienestar animal.

2.— Capturar de manera segura y ética a los perros que habitan en Chichén Itzá.

3.— Diagnosticar de manera certera la condición física de cada animal, a fin de darles el tratamiento adecuado en cada caso. Clasificar a los animales según sus condiciones de salud y sociabilidad en adoptables o que se queden como huéspedes permanentes en Chichén Itzá.

4.— Disminuir la población canina y felina en los alrededores de Chichén, promover la educación la comunidad sobre la tenencia responsable y bienestar de los animales de compañía, promocionar a la zona como una comunidad socialmente responsable que incluye una política pública de salud comunitaria y programas de bienestar animal.

Agradecimiento

Mauricio Díaz agradeció nuevamente el interés de las agrupaciones para trabajar de la mano con Cultur y por haberse tomado el tiempo para desarrollar un plan que tiene como fin hallar una solución con triple objetivo: cuidar a las personas, proteger la zona arqueológica, y dar una vida más digna a los perros. “El siguiente paso será que yo acuda con los responsables del INAH en Chichén Itzá para que nos pongamos de acuerdo para iniciar este plan”, expresó el funcionario.

Cartón de Tony: Tribus morenistas