in

Crece el tráfico sexual de niños

Un aspecto de la conferencia magistral que impartió ayer la coordinadora nacional de Ecpat México

Advertencia por el fenómeno en centros turísticos

El creciente fenómeno de la “Explotación Sexual Comercial de Niñas, Niños y Adolescentes en Contextos de Viajes y Turismo” fue el tema de la conferencia magistral impartida por Norma Elena Negrete Aguayo, coordinadora nacional de Ecpat México, en el marco de la edición 18 de la Semana Cultural de la Diversidad Sexual.

Ecpat es una red mundial de organizaciones que trabajan para poner fin a la explotación sexual de los niños, lo hace en todos los niveles, apoyando refugios para sobrevivientes, capacitando y apoyando a las fuerzas del orden público, influyendo en los gobiernos, y realizando una amplia gama de investigaciones.

La conferencista habló sobre el aumento de los menores en esclavitud sexual, al igual que los explotadores sexuales, tratantes y proxenetas; del uso irreflexivo de las redes sociales, y de la creciente presencia del crimen organizado, riesgos que conlleva dicha actividad.

“Estamos en un momento crucial donde debemos de generar entornos protectores a favor de nuestros niños, niñas y adolescentes porque hay un desarrollo turístico muy amplio y grande en esta región, que sin duda trae consigo beneficios económicos, trabajo, ganancias para todos, pero también trae emparejados impactos negativos”, dijo la conferencista.

Dentro de estos impactos figura con mucho dolor la presencia de la explotación sexual comercial de niñas, niños y adolescentes.

La explotación se puede encontrar en night clubs, paradas en las zonas turísticas y las zonas más importantes de esta región, pero también por catálogo, pues lamentablemente es un práctica que se ha encontrado vigente en esta zona del país y de algunas otras formas, alertó. “Vemos también con mucha preocupación la incorporación a este mercado de explotación de niños varones cada vez a menor edad, antes de los 8 años incluso, el material pornográfico… En fin, se va diversificando el problema, pero también esto tiene que ver con un turismo cada vez más diverso”.

Luego explicó que hoy no se habla de turismo sexual porque no es un nicho del turismo, sino de explotación sexual comercial de niñas, niños y adolescentes, porque habría que poner énfasis en que esto no es un nicho turístico, sino un delito y todos tienen que estar coordinados en la prevención, atención y combate.

“No solamente son niños que son traídos a través de la trata de otros países a esta región, particularmente a Quintana Roo, de países como Brasil, Cuba, Colombia; hoy también, lastimosamente, encontramos cada vez más población venezolana, niñas, adolescentes que están siendo tratadas e incorporadas a la explotación sexual”, advirtió.

Destacó que la cosa no se queda ahí sino que también afecta a toda la población residente, niñas, niños y adolescentes nacionales que están radicando sus padres en estas zonas turística dentro de la industria y también a la población originaria.

La conferencista indicó que muchas niñas y adolescentes explotadas son de origen maya, lo cual pone en alerta y obliga a implementar acciones y estrategias articuladas para la prevención, atención y erradicación de este delito.— L. I. A. E.

“Estamos trabajando con los gobiernos municipal y estatal en Quintana Roo, y también con la sociedad civil, la academia y con los niños, niñas y adolescentes. Un elemento fundamental en los entornos protectores es que los niños sepan identificar situaciones de riesgo y frenar oportunamente”, dijo.

Apuntó que hoy se tiene una gran amenaza que son las redes sociales, el uso poco reflexivo del internet, y el cual ha sido también un canal sumamente utilizado por las redes de las mafias de la explotación sexual.

Norma Elena detalló que en Yucatán, si bien no se han hecho diagnóstico, se determina que muchas de las personas que llegan a Quintana Roo por cuestiones laborales provienen de la región, de esta zona.

“Eso nos ha hecho que tengamos una alerta mayor a decir que el problema no se concentra exclusivamente o un problema que le atribuyamos al polo turístico, es un problema realmente de la región, en el sentido que muchas de las personas que llegan a estos espacios turísticos, donde hay oportunidades laborales, también hay un deterioro de la red familiar”, dijo.

Explicó que este deterioro de la red social se debe a que dejan a las familias o se las llevan y las jornadas son muy prolongadas y evitan que las niñas, niños y adolescentes no tengan su cerco de protección.

“En el estudio que realizamos el año pasado, dicho por las propias autoridades, estamos hablando que entre el 30 y 40 por ciento de la población que se encuentra en explotación sexual o comercial son personas menores de 18 años, es decir si en un night club hay entre 50 y 70 mujeres en el espectáculo, entre 30 y 40 son menores de edad, cifra altísima que no podemos seguir ignorando”, dijo.

“En ese sentido, es una acción conjunta la que tenemos que realizar comunidades, las niñas, niños y adolescentes, padres de familia, las autoridades, los gobiernos y las empresas”, indicó la conferencista.

Agrupación

Ecpat es una red mundial de organizaciones que trabajan para poner fin a la explotación sexual de los niños, lo hace en todos los niveles, apoyando refugios para sobrevivientes, capacitando y apoyando a las fuerzas del orden público, influyendo en los gobiernos, y realizando una amplia gama de investigaciones.

Trabajo conjunto

“Trabajamos con los gobiernos municipal y estatal en Quintana Roo, con la sociedad civil, la academia y los niños, niñas y adolescentes”, dijo la dirigente.

Selena Gómez causa asombro en el Festival de Cannes

Cartón de Tony: Un clima de optimismo