in

Critican el actuar legislativo en el tema de Homún

Exigen sanción

El equipo Indignación y la asociación Guardianes de los Cenotes solicitaron ayer a la juez 4a. de Distrito la aplicación de las sanciones correspondientes a los propietarios de la megagranja porcícola Papo, al gobernador Mauricio Vila Dosal, a la secretaria de Desarrollo Urbano y Medio Ambiente, Sayda Rodríguez Gómez, y al alcalde de Homún, Manuel Jesús Chi Chin, por incurrir en desacato a la orden judicial de suspender toda actividad en esa empresa.

La asesora jurídica de Indignación, Lourdes Medina Carrillo, explicó que el último plazo que dio la juez federal venció a la medianoche del lunes.

La empresa y las autoridades tenían 24 horas para comunicar si cumplieron o no, pero no lo hicieron, por lo que desde ayer se consumó el doloso desacato.

Por esta razón presentaron el incidente de incumplimiento de la suspensión porque esa granja no desalojó a los más de 30,000 cerdos y sigue trabajando como si no pasara nada.

La abogada precisó que la orden judicial no dispuso de cinco días para que la empresa cumpla la orden, sino que ese plazo fue la última prórroga que otorgó. La disposición se giró desde el 1 de octubre con la suspensión provisional, se reiteró el día 9 cuando dio la suspensión definitiva y el 24 de octubre ordenó la paralización de toda actividad, pero la empresa no cumplió.

También dijo que oficialmente la empresa Kekén ya se hizo presente en este juicio como tercer perjudicado porque pidió un plazo de tres semanas para desalojar a los cerditos cuando estaba por vencer el ultimátum y admitió que es socia de Papo mediante un contrato de aparcería.

Las sanciones por desacato, dijo la abogada, van desde multas hasta inhabilitación de cargos públicos y uso de la fuerza pública con militares del Ejército.— Joaquín Chan Caamal

 

 

El Gobierno, “tapadera de todos”

La Ceramoteca del INAH, biblioteca de la arqueología