in

Carne de cañón

Los productores agrícolas locales tuvieron grandes pérdidas con motivo de los recientes fenómenos meteorológicos. La imagen corresponde a cultivos de papaya del sur del Estado

Critican que para ''lamebotas'' sean apoyos del campo

La Unión Nacional de Trabajadores Agrícolas (UNTA) considera que los programas del gobierno federal para el campo no pasan de ser “mejorales” y dádivas con fines político-electorales que causan división entre quienes verdaderamente están dedicados a las actividades productivas.

“Hay quienes están esperando que les den los paliativos. Son (los programas oficiales) para hacer más pobres e improductivos a los campesinos, para que sigan siendo carne de cañón con motivos electorales”, manifestó Guillermo Cauich Durán, dirigente de la UNTA en Yucatán.

En su opinión, programas como Sembrando Vida, Producción para el Bienestar, Crédito Ganadero a la Palabra, Jóvenes Construyendo el Futuro y Tandas para el Bienestar, entre otros, no ayudan a reactivar la economía familiar y mucho menos están orientados a estimular la producción del campo.

“Solo son estadísticas”, enfatizó. “Los únicos beneficiarios son los lamebotas y quienes asumen una actitud zalamera con el gobierno de ‘la cuarta’. Son programas que defienden los morenistas fanáticos”.

Cauich Durán subrayó que no habrá avances si la gente cae en la comodidad de “acostarse” a esperar la ayuda oficial y por eso solicita a los agremiados de la UNTA que “se activen” y fomenten conciencia en los ejidos y comunidades rurales para tratar de levantar la producción agropecuaria, en beneficio de los pueblos indígenas y los jornaleros agrícolas.

El representante de UNTA también dijo lo siguiente:

—La pobreza y el hambre no se combaten con programas que fomenten el asistencialismo ni con paliativos para el campo. Esto solo prolonga la vida de marginación de los campesinos.

—La UNTA, con nuestro líder Álvaro López Ríos al frente, coincide en la necesidad de colocar al campo en la agenda de reorientación de las políticas públicas y del gasto público, para dar a los pequeños productores rurales un apoyo real, no simulado, que los haga incrementar la producción de alimentos y consolidar la soberanía alimentaria.

—En el gobierno de la 4T, los que están al frente de los programas rurales solo buscan su interés personal y de sus amigos. Los verdaderos productores, los que de verdad tienen tierra y la trabajan, han sido excluidos.

—En las políticas actuales del campo se replican los vicios y mañas de los gobiernos anteriores del PRI y del PAN, que destinaron grandes bolsas de recursos a los agroempresarios, a las empresas transnacionales y a sus allegados.

—Desde hace muchos años hemos luchado para que los apoyos y los recursos se enfoquen de manera directa a los pequeños productores rurales, pero esto es inviable ante los sistemas que utiliza la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader).

—Por citar un ejemplo, se impone un sistema electrónico para la solicitud de apoyos, mediante el cual el productor tiene que ingresar sus datos por esa vía. Hay campesinos que apenas saben leer y escribir y no conocen de reglas de operación ni de elaboración de proyectos y gestión. ¿Cómo van a tener acceso a esos beneficios? Es absurdo que con el gobierno de la 4T todos los programas se sigan prostituyendo.— ÁNGEL NOH ESTRADA

Los programas oficiales

La UNTA considera absurda la “prostitución” de programas destinados al campo.

Sistema inaccesible

Guillermo Cauich Durán, dirigente de la agrupación, señala que muchos campesinos apenas saben leer y escribir y no tienen acceso al sistema electrónico que impone la Sader para solicitar apoyos.

Vivales con gafete

Ante esa situación, añade, surgen vivales y oportunistas “con gafete”. Se asumen como “orientadores”, pero en realidad persiguen fines oscuros y perversos. El problema se complica porque no hay un padrón único de beneficiarios.

Plan de rescate

También dice que las organizaciones campesinas están cerca de los productores y conocen su entorno, razón por la cual se les debería considerar en un plan integral de rescate.

Cartón de Tony: Profecías de Nostragamus (VI)