in ,

De amas de casa a maestras: la ''pesadilla'' de las clases virtuales

Foto de Carlos de la Cruz Montes de Oca

A dos semanas del inicio de clases, muchos padres de familia aún no asimilan del todo el modelo educativo a distancia, a través de las clases virtuales.

"Ya quiero que termine esto (la pandemia) para que los niños regresen a la escuela", señala Valeria con un tono de frustración y desencanto tras señalar que le cuesta trabajo ayudar a su hijo que estudia el cuarto grado en la primaria.

"Hay cosas que mi hijo no entiende y yo tampoco sé, como eso de las divisiones que le dicen que tiene que desarrollarlo, pero ¿cómo se hace? Le digo que use la calculadora y mi esposo me dice que no, que él solo tiene que hacerlo".

Amas de casa y maestras

Además, señala, hay tareas de otras materias que tiene que hacer y enviar sus evidencias antes del mediodía porque después de esa hora el maestro ya no recibe ningún trabajo.

“Terminando de desayunar me siento con él y hasta que termina de estudiar empiezo mis quehaceres”.

Es tal la desesperación de Valeria, que está pensando pagarle asesorías a su hijo con un maestro que cobra $60 a la semana.

“Sí lo estoy pensando para que lo ayude y yo pueda hacer mis quehaceres temprano porque ahorita después de las 12 apenas estoy haciendo mi comida, lavando, barriendo… Porque no me da tiempo”.

Las abuelas también "sufren" la modalidad

Ligia Alfaro Gómez, encargada de vigilar que sus cuatro nietos tomen sus clases (dos están en primaria, uno en prescolar y uno en el CAM del fraccionamiento San Lorenzo), señala que las maestras decidieron que las clases por televisión servirán únicamente para ganar puntos extras.

“Las clases que están pasando por televisión te diré que muy pocas personas las ven. Sobre todo, si tienes más de un niño en casa es difícil pasarte 3 o 4 horas sentado con cada uno. Por eso las maestras optaron porque que las clases de la tele sean como puntos extra y realmente se hace la tarea que ellas mandan”.

La mujer reconoce que es difícil adaptarse a la modalidad a distancia sobre todo cuando "un maestro (que yo sé que es difícil y que están trabajando mucho) te manda su planeación, pero a veces usa palabras muy técnicas y cuando le preguntas por algo que no entendiste por el WhatsApp a veces te contesta nada más sí o no”.

Te puede interesar: Maestro da sus clases desde ciber porque no tiene internet

Añade que el grupo de WhatsApp es como una torre Babel pues no todas las mamás leen las indicaciones.

“Preguntan, opinan, quieren dar sugerencias… Es horrible. El celular no deja de sonar todo el bendito día”.

A este problema se suman otras madres como Ligia, Mirna y Renata, quienes también pasan dificultades a la hora de entregar las tareas de sus hijos; haciendo malabares para grabar vídeos o tomar fotografías.

"El celular queda lleno de fotos y videos y no los puedes borrar porque si la maestra no lo recibió hay que mandarlo de nuevo”.

Top 7 de las mejores pastillas para bajar de peso naturales

incendios california

Fiesta de revelación de sexo termina en devastador incendio en California