in

Denuncian amenaza de muerte contra la fundadora de "Uady sin acoso"

María Teresa Munguía Gil

Activista contra el acoso sexual recibe mensajes de odio

Integrantes de grupos feministas, profesoras de la Uady e integrantes del Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio dieron a conocer ayer un posicionamiento ante las amenazas que Rosa Elena Cruz Pech, fundadora del movimiento “Uady sin acoso”, sufrió, y que saben al menos una joven más que es parte de ese grupo ha recibido mensajes en los que le indican la están vigilando.

Ligia Vera Gamboa, investigadora de la Uady y activista integrante del Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio; María Teresa Munguía Gil, profesora de esa casa de estudios; Rocío Quintal López, investigadora universitaria e integrante de su comité del Protocolo de Prevención, Atención y Sanción a la Violencia de Género, Discriminación, Hostigamiento, Acoso y Abuso Sexuales; Nancy Walker Olvera, de Kokay, A.C.; Silvina Contreras Capetillo, profesora de la Uady, y Adelaida Salas Salazar, de Observatorio Ciudadano, fueron algunas activistas que ayer se reunieron junto con otras jóvenes para manifestar su apoyo a Rosa Elena.

María Teresa Munguía dio lectura al pronunciamiento, en el que entre otras cosas, expone lo siguiente: “Los tendederos expuestos sobre el acoso que viven las estudiantes de la Uady son un acto de libertad de expresión, y en ningún caso y por ningún motivo debe primar la violencia contra las denunciantes, sino la resolución de los casos”.

Las víctimas de violencia y acoso tienen derecho a la dignidad humana que implica que las autoridades están obligadas en todo momento a respetar la autonomía de las víctimas y a considerarlas y tratarlas como fin de su actuación y sin revictimizarlas, dijo.

Las activistas enfatizaron el discurso de odio que se plasma en las amenazas que recibió Rosa Elena Cruz, las cuales no se deben permitir en la sociedad ni en una institución como la Uady.

“Denunciamos que un acosador es en sí mismo un potencial violador y una autoridad debe responder en congruencia con la ley de víctimas”, señalaron.

“Condenamos las amenazas contra quienes defienden el derecho a una vida libre de violencia de género”.

Rosa Elena compartió que ayer por la mañana se le concedió la medida cautelar, gracias al apoyo de muchas compañeras que en redes sociales “etiquetaron” a la Fiscalía para pedir este recurso que en un principio se le negó a la joven.

Luego comentó que le avisaron que por la tarde un comandante iría a su casa para platicar con ella y su familia sobre esta medida y, por lo pronto, un vehículo con antimotines se apostó en la esquina de su casa.

Rocío Quintal enfatizó que seguramente, con todo el dinero que el gobierno ha invertido en seguridad, tiene la tecnología para identificar “en dos patadas, ahorita, quién está detrás de ese acoso” (contra Rosa Cruz), para que se le den las sanciones que corresponde.

Dirigiéndose al gobernador Mauricio Vila Dosal, señaló que “tenemos éstas y más mujeres la mirada puesta en este proceso para empezar”, e hizo un llamado a no dar carpetazo al caso, sino por el contrario que la Fiscalía y policía cibernética le den seguimiento y atienda la denuncia. “Sabemos que hay otras muchas (denuncias a las) que se les da carpetazo y no se atienden; es problema de atención muy serio respecto a las denuncias de violencia. En la Fiscalía sigue habiendo omisión y eso los vuelve cómplices”. — IRIS CEBALLOS ALVARADO

Ligia Vera recordó que el ciberacoso ya fue tipificado como delito en la entidad, de tal modo que la autoridad está obligada a atender esta denuncia.

Silvina Contreras, manifestó que cuando fue estudiante de la Uady también fue acosada y que en los hospitales donde los estudiantes de medicina hacen sus residencias el acoso es aún más grave.

Indicó que las afectadas no han querido o podido generar denuncias porque conviven todos los días, por la mañana y noche, con los agresores.

Señaló que hay una suspensión de rotación hospitalaria por una agresión, lo que significa que se les ha negado la rotación por la presencia de un agresor, lo cual es una realidad preocupante.

Activistas

Activistas y profesoras de la Uady expresaron su apoyo a joven Rosa Elena Cruz Pech.

Llamado

El grupo de activistas realizó fuerte llamado a las autoridades para que se llegue a un resultado ante la denuncia.

Situación grave

Silvina Contreras Capetillo, profesora de la Uady, manifestó que cuando fue estudiante de esa institución educativa también fue acosada y que en los hospitales donde los estudiantes de medicina hacen sus residencias el acoso es aún más grave.

Temor

La docente indicó que las afectadas no han querido o podido interponer denuncias formales porque conviven todos los días, por la mañana y noche, con los agresores.

Preocupante

También señaló que hay una suspensión de rotación hospitalaria por una agresión, lo que significa que se les ha negado la rotación por la presencia de un agresor, lo cual es una realidad preocupante.

Síguenos en Google Noticias

Detienen al investigador clave del caso Ayotzinapa

Los niños se quedan en casa: baja la asistencia a guarderías