in

Desafío en educación

Toma de temperatura durante el pasado proceso de exámenes de ingreso a los programas de la Uady

Señalan claves para mejorar la docencia virtual

La educación ha sido una de las actividades más afectadas por este brusco cambio de la situación, pero los escenarios digitales nos posibilitan presencia, encuentro y vínculo, es lo primero que logramos para avanzar en los procesos de educación virtual, afirmó el director de la Facultad de Educación de la Universidad Autónoma de Yucatán (Uady), Pedro Canto Herrera.

Al impartir la conferencia “Educación en tiempos de pandemia”, sostuvo que los docentes avizoran para el futuro inmediato un escenario que plantea una nueva forma de ejercer su tarea, que pueda combinar prácticas educativas propias de la presencialidad con otras propias de la virtualidad mediadas por tecnologías.

“Somos conscientes de la necesidad de avanzar con nuevos aprendizajes y saberes pedagógicos y didácticos para continuar con este posible futuro de enseñanza virtual permanente”, advirtió.

Según un comunicado, indicó que en la actualidad el gran desafío para las escuelas radica en que los docentes deben ingeniar procesos para buscar alternativas que compensen las desigualdades sociales y pedagógicas con las que llegan los alumnos desde sus familias.

En segundo lugar, refirió, hay que analizar el lugar que ocupa la tecnología en el proceso de enseñanza-aprendizaje.

Todas las plataformas educativas, sean de colegios, institutos o universidades, también necesitan una serie de rasgos imprescindibles: lo primero es contar con la tecnología necesaria, servidores con capacidad suficiente para soportar el flujo de la información y el acceso simultáneo de cientos de miles de alumnos, consideró.

“Recordemos que la educación en línea se había propuesto como una herramienta de apoyo y de complemento a la educación presencial, o para alumnos que no pudieran acudir a las clases; es decir, las plataformas educativas instaladas no están pensadas para soportar a un 100% de los alumnos y se fijaban objetivos más modestos”, apuntó.

Las clases en línea, precisó, constituyen un reto para el alumnado, que no puede ser controlado por el profesorado, y también para los educadores que se están formando rápidamente en metodologías más adecuadas para este tipo de educación a distancia.

“La reorganización de los grupos de alumnos, la estructuración de los contenidos de una forma atractiva que capte la atención y la propuesta de interacción continúa es completamente esencial”, resaltó.

“Los docentes han logrado que madres y padres de familia se incorporen al trabajo pedagógico, hay evidencia de que los alumnos se han comprometido más con su proceso de aprendizaje, por ello, cada día más el trabajo docente ocupa un lugar protagónico y fundamental”, remató.

 

Educación Tecnología

Más de lo impartido en la conferencia “Educación en tiempos de pandemia”.

El futuro llegó

El director de la Facultad de Educación de la Uady señaló que, al igual que se ha favorecido el teletrabajo en muchas empresas, las administraciones central y autonómicas han puesto en marcha planes para que los alumnos puedan seguir su educación que, si ya se esperaba que sería importante para los años venideros, se hace ahora completamente imprescindible.

Complemento

“La educación en línea se había propuesto como una herramienta de apoyo y de complemento a la educación presencial, o para alumnos que no pudieran acudir a las clases”.

Cartón de Tony: Uno de los cien fuegos

Tekax y Las Vegas, unidas