in

Desafío técnico para el Tren Maya

Visitantes en el cenote Zací de Valladolid. La gran red de cuerpos de agua subterráneos y el tipo de suelo de la Península de Yucatán sería un obstáculo para el desarrollo del proyecto del Ten Maya en esta región

Experto analiza el tema geológico en el plan del tren

Un obstáculo para el Tren Maya es el tipo geológico de los suelos de la Península de Yucatán, en cuyas entrañas tiene miles de kilómetros de sistemas de cuevas, galerías y cenotes, que dificultarían el desarrollo de proyecto.

“Es muy difícil tener un mapeo completo de estas cuevas, armar el rompecabezas para saber dónde están. Y en Quintana Roo el 100% de vías van a ser nuevas, y si van por el trazo que presentaron, pasaría precisamente sobre dos sistemas de cuevas: Sac Actun y Ox Bel Ha”, explica Emiliano Monroy Ríos, hidrogeólogo de la Northwestern University Technological Institute.

Monroy Ríos, quien ha estudiado por 15 años los cuerpos de agua subterráneos de la Península, señala que estas redes de cuevas son conocidas entre la comunidad espeleológica internacional porque son los sistemas subacuáticos más grandes del planeta y ahí se han hallado restos humanos anteriores a los mayas.

No es insalvable

El especialista acota que esta situación geológica no es suficiente para impedir el proyecto, sino que se trata de un reto técnico en el que los constructores deberán definir cómo pasar sobre esas cuevas, “sin que haya accidentes fuertes al poner ese peso y con la vibración.

“Hasta ahora no hay datos de cuánto aguantaría el suelo. Las normas mexicanas de construcción no están hechas para esa geología. En estos terrenos puedes meter un núcleo de construcción y al lado puede haber una cueva o un cenote, es muy heterogéneo”, detalla. Para que el tren pase por esta ruta frente a las costas del Caribe, el hidrogeólogo considera importante que se tenga toda la información sobre estos terrenos, “porque los colapsos son impredecibles”.

Esto, agrega, requiere de años de estudios especializados y mapeo subterráneo que nunca se han realizado a gran escala en la región porque el gobierno mexicano no ha mostrado gran interés.

Por ejemplo, señala que para determinar la existencia de un cuerpo de agua debajo de la pirámide de Chichen Itzá, especialistas tardaron tres años en interpretar los datos.

El experto dice que un proyecto de esta magnitud no se ha creado sobre cuevas y cenotes como las de estos suelos, y a largo plazo a las vibraciones del tren y los daños que la obra cause al subsuelo se sumarían los núcleos urbanos que se asienten con el tiempo y que, entre otras cosas, requerirán extracción de agua.

“No podemos saber el nivel de afectación… Si hubiera un mapa de 100% de las cuevas sería más fácil, pero sólo conocemos pedazos”.

Consulta

Como informamos, una vez aprobada formalmente la construcción del Tren Maya, mediante la consulta pública del sábado y el domingo de la semana pasada, el equipo de transición del presidente Andrés Manuel López Obrador enfoca su trabajo a la próxima consulta a las comunidades indígenas.

También promete que escuchará a los indígenas, tomará en cuenta sus necesidades y participarán en la elaboración del proyecto ejecutivo.

De acuerdo con información proporcionada por el coordinador del Tramo Yucatán del Tren Maya, Aarón Rosado Castillo, en esta segunda etapa de consulta popular, enfocada a los pueblos indígenas como exige la Constitución, participarán grupos defensores de los derechos humanos.

 

Consulta Participantes

En la próxima consulta sobre el proyecto del Ten Maya participarían varios organismos

Organismos

Ejemplos son la Comisión Nacional de Derechos Humanos, la relatoría de derechos humanos de la ONU y otros organismos internacionales que procuran el bienestar de los pueblos indígenas.

Aprobación

El proyecto del Tren Maya se aprobó en la consulta nacional con una votación de 850,283 personas, que es el 89.87% de los 946,981 que participaron. Además, 62,174 rechazaron el proyecto (6.57%) y 33,624 personas anularon su voto.

Inicio

De acuerdo con la información, la consulta indígena la organizan los titulares del Fonatur y del Instituto Nacional de Pueblos Indígenas desde el día en que asuma funciones el nuevo gobierno.

“Un honor acompañarles”, dice Ivanka Trump

Maratón de payasos por una buena causa en Progreso