in

Desean que viejo edificio “sea para algo de provecho”

Fachada de la ex Clínica Peninsular

Un edificio con servicios para el bien de la comunidad o que sus instalaciones sean demolidas son algunos de los deseos de vecinos de la colonia Cortés Sarmiento para el inmueble donde estuvo la Clínica Peninsular.

Vecinos comentaron que no han escuchado ruidos ni nada del edificio que se dice está embrujado. Aunque una habitante del rumbo compartió que sí ha tenido la experiencia de escuchar lamentos de la ex clínica.

Los accesos del sitio fueron cerrados con bloques y recientemente se volvió a reforzar uno de ellos junto con trabajos de pintura blanca para toda la fachada, en la que sobresale el anuncio de venta.

En el lugar se informó que el edificio no será museo del terror como se ha difundido y los trabajos realizados en los accesos son para evitar que entren personas.

Se comentó que al predio han ingresado bebedores, malvivientes y estudiantes cuando había clases presenciales. Desde afuera se observa que una parte de las paredes tiene grafitis.

“Casa embrujada”

Como informamos, recién se manejó la idea de convertir el lugar en un atractivo para el próximo Día de Muertos, recreando al interior la atmósfera de una casa embrujada con actores caracterizados y efectos sonoros y visuales.

La ex Clínica Peninsular es una de las leyendas urbanas más conocidas por todo cuanto se ha dicho que ocurrió ahí durante muchos años, pues se dice que en el lugar se realizaban abortos.

Este sitio en la calle 8 entre 63-B y 63-C es visitado lo mismo por “especialistas” que por jóvenes tratando de hallar evidencia fantasmagórica.

El hospital fue cerrado en 2009 ante las quejas legales que pesaban en su contra tras menos de tres décadas de funcionamiento.

En un recorrido en la zona, algunos vecinos ofrecieron comentarios en torno al edificio de la ex Clínica Peninsular.

No creo que nos afecte tanto como ciudadanos, no creo que nos implique mala imagen, comentó Adriana Araujo. Lo que hace simplemente es que llama mucho la atención, pero no es algo que signifique que el barrio sea peligroso o algo por el estilo.

Según recordó, cuando era niña la llevaron a la clínica para una consulta pediátrica. Compartió que escuchaba ruidos y lamentos provenientes de ese edificio cuando ella bajaba del camión y pasaba por el área.

También recordó que afuera del lugar vio peluches, juguetes y en una ocasión una corona de flores que ponen en los funerales. “¿Por qué los pusieron ahí? es algo raro”, planteó.

“Yo que he estado aquí nunca me ha llamado la atención entrar a ese lugar, en el que han hecho expediciones”.

El edificio no se ha vendido porque tiene mala fama y con eso de que querían hacer la remodelación para hacer la casa del terror yo decía que no (se) armará, comenzando con las instalaciones que son muy antiguas y se pueden caer en cualquier momento. Y para que sea un parque de atracciones se debería hacer remozamiento total, expuso la mujer.

Sobre el destino de éste, comentó que quizá sea una opción demolerlo y construir algo de provecho para los vecinos.

Silvia Tepal, vecina de la colonia, comentó que el edificio de la ex Clínica Peninsular es un foco de infección y de mal vivientes. “La verdad ahí no asustan”.

Luego comentó que ahí hay un elevador que está lleno de agua y entran indigentes. También van los estudiantes para hacer tonterías, pero de que asustan, no asustan.

A su decir, no ha escuchado nada ni ha visto cosas raras y que no la han asustado en el lugar.

Todo lo que se ha dicho es una leyenda urbana desde que el sitio fue visitado por un programa, afirmó.

Asimismo, expuso con el edificio no ha tenido ningún problema, ni con el museo del terror que tiene enfrente.

Silvia Tepal comentó que le gustaría que el inmueble se convierta en una dependencia del gobierno en la que pongan algo para los jóvenes o para personas mayores, algo que sea de provecho porque como está es una lástima.

Creo que es un edificio que se tiene que tirar, todo lo que tenía de valor ya se lo robaron, dijo. El edificio ya tiene mucho tiempo que cerró, igual otra clínica cercana que fue sucursal y que tampoco se ha vendido.— Megamedia

Creo que no se venden por la fama de que fueron abortistas, expuso la vecina de la colonia Cortés Sarmiento.

Edificio Cerrado desde 2009

Henry González es empleado del Museo del Terror que se encuentra a pocos metros de la ex Clínica Peninsular.

Beneficio

Henry consideró que el edificio los beneficia porque muchas personas que acuden al lugar, al enterarse del museo que está a la vuelta van para hacer una visita. Después reiteró que a ellos no les afecta el edificio, ya que es algo muy aparte.

Sin sobresaltos

Luego comentó que él no ha escuchado algún ruido ni visto alguna sombra en el edificio, aunque sí conoce versiones de personas que han tenido esas experiencias.

Centro de salud

Que se vuelva a hacer una clínica no estaría de más, comentó del edificio, entre otros conceptos.

Requiere un psiquiatra el adulto mayor abandonado en Valladolid

El agua ya se volvió verde en el "paso deprimido"