in

Deslinde total de la “Estafa Maestra”

Jorge Carlos Ramírez Marín e Ignacio Acosta Gutiérrez

Tachan de “falsas y difamatorias” unas afirmaciones

El exdirector del Registro Agrario Nacional (RAN), Manuel Ignacio Acosta Gutiérrez, rechaza que haya tenido alguna responsabilidad en la llamada “Estafa Maestra”, cuando dirigió ese organismo de 2013 a 2015 en el sexenio pasado.

“Todas las auditorías que se hicieron, incluidas las de la Auditoría Superior de la Federación (ASF), recibieron observaciones que fueron solventadas”, aseguró, en una carta enviada ayer al Diario.

El lunes, en una entrevista, el extitular de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) entre 2013 y 2015, Jorge Carlos Ramírez Marín, también rechazó ser responsable de la eventual participación del RAN en esa estafa, porque, aunque esa dependencia está sectorizada en la Sedatu, el RAN, afirmó, “tiene absoluta independencia de gestión”.

En esa nota informamos que un informe de 2013 de la ASF revela que ese organismo, cuando lo dirigió Acosta Gutiérrez, entregó $447 millones al Fondo de Fomento y Desarrollo de la Investigación Científica y Tecnológica de la Universidad Autónoma del Estado de México (Ffdic-UAEM), dentro de lo que se llamó la “Estafa Maestra”, para trabajos técnicos del Programa Fondo de Apoyo para Núcleos Agrarios sin Regularizar y del Servicio para la Actualización de Información y Apoyo a la Operación e Implementación del Programa de Modernización del Catastro Rural Nacional.

Como en el caso de otras dependencias involucradas en ese escándalo, la UAEM, en contubernio con el RAN, subcontrató el 95 por ciento de los trabajos a empresas fantasma, que además de no realizar los estudios, inflaron los precios de los supuestos servicios.

En la nota también publicamos que Acosta Gutiérrez, exalcalde de Hermosillo, habría desviado recursos públicos de ese municipio con empresas fantasma y que por esa y otras acusaciones ahora estaría prófugo.

Sobre el asunto de la estafa, el ex funcionario afirma en su carta que las observaciones derivadas de las auditorías de la ASF no solo fueron solventadas, sino la prueba de que no hay irregularidades es “que no existe denuncia alguna sobre estos hechos”.

Cinco sin solventar

Al respecto, la ASF informa que de esa auditoría realizada al RAN en 2013 —identificada con la clave 13-0-15B00-12-0294—, se desprenden varias observaciones, entre ellas cinco que no han sido solventadas y que han dado lugar a un proceso resarcitorio, que representan un probable daño o perjuicio, o ambos, a la Hacienda Pública Federal, por 16.9 millones de pesos.

Esas observaciones ya fueron turnadas a la Secretaría de la Función Pública para su investigación.

De esos 16.9 millones de pesos sin aclarar, 8.767,094 pesos corresponden a los pagos realizados al Ffdic-UAEM por concepto de arrendamiento de equipos de medición de alta tecnología (dos aviones no tripulados modelo Gatewin X-100) por un periodo de 9 meses, de los cuales no se cuenta con información y documentación que acredite la recepción de estos bienes arrendados, ni de la necesidad de contar con los mencionados equipos.

Asimismo, se presume el desvío de otros 2.312,512 pesos por el pago de papel para títulos, certificados y folders papel seguridad, de los cuales no se presentó evidencia de que hubieran sido recibidos por el RAN, y de 2.104,555 pesos de erogaciones efectuadas por concepto de arrendamiento y mantenimiento de equipos para el fotocopiado de planos, de los cuales no se cuenta con información y documentación que acredite la producción y el uso de estos equipos.

También se desviaron, entre otras cantidades, un millón, 980 mil 073 pesos por el pago en exceso que le realizó el RAN al Ffdic-UAEM por el arrendamiento de 97 camionetas, importe que equivale al tiempo que el Registro Agrario no recibió los vehículos y, por tanto, no se utilizaron.

En su carta, Acosta Gutiérrez se refiere también a las afirmaciones de que está prófugo y de que recurrió empresas fantasma, pero dice que aquellas “son falsas y difamatorias”.— HERNÁN CASARES CÁMARA

Triunfa un proyecto turístico

Continúa plan de la Codhey en cárceles