in ,

Desoyen advertencias: mucha gente afuera en pleno pico de pandemia

Así de insuficientes resultaron ayer las áreas peatonales que señalizó el Ayuntamiento en la zona de los mercados municipales para que las personas guardaran la sana distancia

El anuncio de que mañana lunes Yucatán estaría en semáforo rojo por el aumento del número de casos de Covid-19, pareció no preocupar a muchas personas que aprovecharon el primer día de agosto para visitar el Centro.

Ni siquiera el que en las últimas semanas se hayan reportado a diario alrededor de 200 casos, ni que los especialistas advirtieran que el Sistema de Salud de Yucatán está al borde del colapso impidió que la gente saliera.

Al igual que en días pasados, en los alrededores de los mercados Lucas de Gálvez y San Benito fue donde hubo mayor concentración personas, pues en otras áreas, como el pasaje Emilio Seijo, los comercios no esenciales están cerrados.

Aún así observó movimiento en dicho corredor comercial al igual que en la Calle Ancha del Bazar, la zona de los quioscos y la calle 65 en el tramo de la 62 a la 56.

Si bien los almacenes, tiendas de ropa, zapaterías, mercerías y otros negocios no esenciales estuvieron cerrados, también se observó gente haciendo fila para ingresar a bancos y ferreterías.

Sin preocupaciones

En la Plaza Grande y el parque de San Juan, el movimiento fue fluido y si bien algunos estaban de paso camino al trabajo, otros se veían tan despreocupados como si solo hubieran salido a pasear.

En San Juan, zona de varios sitios de taxis del interior del estado, se vio un buen número de personas esperando abordar. Caso contrario sucedió en las terminales de autobuses y taxis colectivos de Progreso.

En la terminal de colectivos, un operador relató que el pasaje ha estado bajo desde que comenzó la pandemia y que en julio y agosto, que debería estar lleno de vacacionistas, hay que esperar, y en la de autobuses un empleado dijo que está tan bajo el pasaje que apenas sale para la gasolina. “Y si regresamos a semáforo rojo, como dicen, yo creo que nos va terminar de perjudicar”.

Para Daniel Valencia, despachador de autobuses de la ruta Kanasín, el que Yucatán esté en semáforo rojo afectaría mucho.

“Afectaría más que nada por los empleos, pero por otra parte los contagios están muy altos. En mi caso me afectaría por el empleo y no solo yo lo veo así, sino mucha gente; por eso en vez de semáforo rojo deben aumentar un poco las medidas, creo que sería lo mejor”.

Se guardan para hacer fiesta

Guadalupe Llanes señaló que si declara semáforo rojo será por aquellas personas que no se cuidan. “Mucha gente no sigue las medidas; por ejemplo, en muchas casas particulares de mi colonia, adentro de sus casas no se ve que hagan fiesta, pero en los traspatios están conviviendo con otras personas... se guardan. Ellos mismos están buscando que regresemos a semáforo rojo”.

“Doña Guadalupe”, quien se dedica a limpiar casas, reconoció que el semáforo rojo le afectaría por su trabajo. “Los que somos de condición humilde ¿con qué nos sustentamos? Hay padres y madres que tienen que ir a buscar la comida de sus casas. Yo pienso que afectaría”.— Iván Canul

Te puede interesar: Mauricio Vila reitera que el semáforo podría volver a rojo el lunes en Yucatán

Afluencia de gente en el centro de Mérida.- Fernando Acosta
Afluencia de gente en el centro de Mérida.- Fernando Acosta
Afluencia de gente en el centro de Mérida.- Fernando Acosta
Afluencia de gente en el centro de Mérida.- Fernando Acosta
Afluencia de gente en el centro de Mérida.- Fernando Acosta
Afluencia de gente en el centro de Mérida.- Fernando Acosta
Afluencia de gente en el centro de Mérida.- Fernando Acosta
Así de insuficientes resultaron ayer las áreas peatonales que señalizó el Ayuntamiento en la zona de los mercados municipales para que las personas guardaran la sana distancia
Usuarios de Autoprogreso esperan la salida del autobús. A la izquierda
un indigente con unas aves llama la atención de peatones en el Centro

Ante negro panorama

Homilía del XVIII Domingo del Tiempo Ordinario