in

Detectan millonario desvío de dinero en la Segey por pagos a "aviadores"

MÉRIDA.- Más de 1,440 empleados de la Secretaría de Educación del Gobierno del Estado (Segey) cobraron sin trabajar en esa dependencia en 2018, denuncia una investigación de la Auditoría Superior de la Federación.

Estas personas no fueron localizadas en sus centros de trabajo ni justificaron su ausencia, de acuerdo con una revisión hecha por ese organismo.

Pese a esto, en conjunto, todas ellas cobraron por lo menos 99.9 millones de pesos de recursos federales en sueldos.

Te puede interesar: Llega a López Obrador el caso de millonario fraude en el campo de Yucatán

La Auditoría Superior de la Federación (ASF) detectó también pagos, en contra de la norma establecida, de 4.5 millones de pesos a un grupo de trabajadores de la Segey comisionados en otras dependencias.

Igualmente observó la existencia de un gran número de personas con plaza de maestro que no daban clase.

Cambio en la Segey en 2018

En 2018, el titular de la Segey era Delio Peniche Novelo, quien asumió el cargo en enero de ese año, en sustitución de Víctor Caballero Durán, nombrado candidato del PRI a la alcaldía de Mérida.

Estas anomalías salieron a la luz cuando la ASF revisó el manejo de los recursos federales asignados a Yucatán en 2018, a través del Fondo de Aportaciones para la Nómina Educativa y Gasto Operativo (FONE).

Delio Peniche Novelo, a la izquierda, sustituyó a Víctor Caballero Durán al frente de la Segey en 2018, cuando éste renunció para competir por el PRI a la alcaldía de Mérida
Delio Peniche Novelo, a la izquierda, sustituyó a Víctor Caballero Durán al frente de la Segey en 2018, cuando éste renunció para competir por el PRI a la alcaldía de Mérida

Este fondo cubre el pago de nóminas correspondientes al personal que ocupa las plazas que el Gobierno Federal transferidas a las entidades federativas en 1992 y que realizan funciones destinadas a educación básica y normal.

En 2018 los recursos del Fondo ascendieron a cinco mil 993 millones 425 mil pesos, que se distribuyeron en 2,221 centros de trabajo, incluidos 698 escuelas de preescolar, 928 primarias, 156 secundarias y 37 oficinas administrativas, entre otras.

Con ese dinero se pagaron los sueldos de 33,048 plazas de trabajo.

Mecanismo para detectar desvíos

Para verificar si estas miles de personas laboraron efectivamente en la Segey, la ASF puso en marcha la estrategia “Pase de Lista FONE 2018”, un cuestionario inserto en una plataforma informática que complementa el trabajo de auditoría.

A través de él, los responsables de los centros de trabajo y los padres de familia validan la nómina proporcionada por la Secretaría de Educación Pública.

En la revisión de los fondos del FONE, la ASF encontró que del número de plazas asignadas a la Segey que se pagan con recursos de la Federación 27,684 corresponden a plazas de docentes. El resto se distribuye entre personal administrativo, directivos y supervisores.

Según el pase de lista de todas las plazas de maestros, en 21,293 de ellas (76.91%) sus titulares sí laboraron. En el resto, 6,391 (23.1%) no lo hicieron.

No fueron identificadas

De las personas que no laboraron, 1,445 aparecen en la revisión como que "no fueron identificadas por el responsable del centro de trabajo", es decir, cobraban pero no se presentaban al lugar asignado para sus labores.

Estas personas, llamadas comúnmente "aviadores", devengaron 99.9 millones de pesos en un año, un promedio mensual de 5,761 pesos, para cada uno de ellos.

A este grupo se le suman otros 2,876 empleados que no fueron localizados en sus centros de trabajo, porque fueron "cambiados de adscripción".

Del total de plazas docentes en 2018 los titulares del 35.19% de ellas, equivalente a 9,744, no dieron clases ese año (imagen de archivo con fines ilustrativos)
Del total de plazas docentes en 2018 los titulares del 35.19% de ellas, equivalente a 9,744, no dieron clases ese año (imagen de archivo con fines ilustrativos)

Tampoco se encontraron 517 que supuestamente causaron baja por jubilación o pensión; 525 que laboraron parcialmente en el ciclo escolar, y 470 a quienes se les dio de baja por término de nombramiento.

También 65 que fueron reubicados, 50 dados de baja por pasar a otro empleo; 70 por licencia por comisión sindical o elección popular y 41 por obtener licencia por asuntos particulares.

Sin embargo, según la investigación de la ASF, del 60 al 80% del personal ausente en los centros de trabajo en Yucatán no pudo justificar su falta con la entrega de la documentación que validara su ausencia.

Pago a gente en otras dependencias

La Auditoría Superior detectó otra irregularidad en el manejo de los recursos del FONE: el pago de 4.2 millones de pesos a un grupo de empleados de la Segey comisionado a otras dependencias no relacionadas con la educación básica y normal.

También descubrió que Yucatán, a través de la Secretaría de Educación, fue la única entidad del país que costeó los sueldos de personal de esa dependencia con fondos del FONE, cuya categoría está fuera del catálogo permitido.

Fue el caso de los 900,000 pesos pagados a cinco trabajadores identificados como “visitadores de escuelas particulares”, que cobraron cada uno 15,000 pesos al mes durante todo 2018.

Además de estas cantidades, la ASF detectó otros pagos irregulares que en total suman un presunto desvío de 117 millones 343 mil 300 pesos pertenecientes a los recursos del FONE.

Cuarta cifra más alta en el país

Esta suma representa la cuarta más alta registrada en el país en el manejo de ese fondo y una cantidad muy superior a las anomalías observadas por la ASF en promedio en el resto del país, que fue de 13.9 millones de pesos.

La ASF igualmente detectó que aunque hay 27,684 plazas docentes en realidad solo trabajan 15,564 maestros, de los cuales 12,120 tienen doble plaza.

Pese a esto, de acuerdo con las revisiones de ese organismo, no todos los docentes realizan sus labores frente a grupo, es decir, a pesar de que su labor principal sería la impartición de clases hubo un grupo cuyas actividades las realizaron en otras áreas o nos las realizaron.

Del total de plazas docentes en 2008 estuvieron frente a grupo los titulares de solo 17,940 plazas, el resto, 9,744 (35.19%), no lo hizo y tampoco se sabe con certeza en qué emplearon su tiempo laboral.

El objetivo principal del FONE

Precisamente para frenar estas y otras anomalías es que se crea el FONE en 2013. Su objetivo, optimizar el manejo de los recursos federales destinados a la educación, como consecuencia de la firma en 1992 del Acuerdo para la Modernización de la Educación Básica.

A través de este acuerdo el gobierno federal cedió a las entidades federativas el control de más de setecientos mil trabajadores de la educación básica federalizada cuyo financiamiento lo efectuaría la Federación.

Durante más de diez años que duró ese acuerdo la propia ASF detectó en sus revisiones anuales del ejercicio del gasto público educativo, en el país y en Yucatán, sobre todo en las administraciones de Ivonne Ortega Pacheco y Rolando Zapata Bello, conductas recurrentes como el pago a personal no identificado en sus centros de trabajo.

Además detectó profesores con tres o cuatro plazas en diferentes puntos geográficos y millones de pesos pagados a los comisionados sindicales, cuando está expresamente prohibido hacerlo.

Otras anomalías detectadas

También se detectó la aprobación de comisiones de maestros a otras dependencias, el incumplimiento en los pagos de las obligaciones fiscales y de las cuotas y aportaciones de seguridad social.

Transferencia de fondos de la cuenta de los fondos federales a cuentas a nombre del gobierno del Estado, la creación indiscriminada de plazas y la doble negociación sindical.

Con la implementación del FONE desaparecieron muchas de estas anomalías, pero no todas, como la ASF lo demuestra en este caso en Yucatán.

Tormenta "Cristóbal"

El poniente y sur de Yucatán en alerta Amarilla por la tormenta "Cristóbal"

mantequilla profeco

Profeco: Estas "mantequillas" mienten en la etiqueta y no lo son