in

Dichos de Lozoya, ''clavo en la sepultura del PAN'': Patricio Patrón

El exgobernador Patricio Patrón Laviada (derecha) durante una rueda de prensa en 2016. Le acompañan Luis Montoya y Alfredo Rodríguez

Varios de los exlegisladores del PAN acusados por Emilio Lozoya Austin de haber recibido sobornos para asegurar su voto a favor de la reforma energética de Enrique Peña Nieto son, en efecto, unos “superbandidos”, afirma el exgobernador panista Patricio Patrón Laviada.

Sin embargo, el también exconsejero nacional de ese partido dice que no cree que esos sobornos se dieran por la reforma energética, porque ésta era una antigua bandera del PAN.

Habría que ser “muy caradura” para recibir dinero así, añade.

Como sea, el exmandatario de Yucatán advierte de los graves efectos que esas acusaciones causarán entre los simpatizantes de Acción Nacional: serán un clavo más en la sepultura del PAN democrático.

(Actualmente la hermana del exgobernador, Cecilia Patrón Laviada, es diputada federal por el PAN).

Como hemos publicado, en agosto se dio a conocer parte de la denuncia de Lozoya Austin ante la Fiscalía General de la República, en la cual reconoce que sobornó a cinco senadores y un diputado federal del PAN para que éstos aprobaran la reforma energética entre 2013 y 2014.

Los legisladores que recibieron sumas millonarias de dinero en efectivo, según la declaración de Lozoya, fueron Francisco Domínguez Servién, Francisco Javier García Cabeza de Vaca, Jorge Luis Lavalle Maury, Salvador Vega Casillas y Ernesto Cordero Arroyo.

En su denuncia, Lozoya Austin asegura que también fue sobornado con seis millones 800 mil pesos Ricardo Anaya Cortés, en aquel tiempo coordinador de los diputados federales panistas y después candidato presidencial, derrotado en los comicios de 2018.

En entrevista con el Diario, de la cual hoy publicamos la primera parte, Patrón Laviada dice que me “sorprendería mucho” saber que los sobornos fueron por la reforma energética.

Ese fue un tema que “el PAN promovió toda la vida” y sería asombroso descubrir que allí también se usó dinero público para comprar legisladores de Acción Nacional. “Habría que ser muy caradura para aceptar esos sobornos”.

(En su declaración Lozoya afirma que el soborno a los panistas no se hizo precisamente para asegurar su voto a favor de las reformas, sino que los pagos fueron producto “claramente de una extorsión” de los panistas).

(Según el exfuncionario, los “legisladores señalados tenían una actitud muy agresiva, ya que inclusive amenazaban con boicotear la reforma energética si no recibían sus sobornos”).

De cualquier modo, según Patrón Laviada, los señalados por Lozoya “sí son superbandidos”.

En esa legislatura (la LXII), señala, cuando se aprobaron las reformas, “hubo mucha corrupción por parte de los legisladores panistas”.

Si los sobornos no fueron por las reformas, entonces habrían sido para otros fines. ¿Le parecen descabelladas la acusaciones de Lozoya?, pregunta el Diario.

“No dudo de ellas”, responde, “pero sí de las personas que menciona. Creo que Ernesto Cordero no estaba metido”.

Patrón Laviada recuerda una junta con Cordero, cuando éste era secretario de Hacienda de Felipe Calderón, en la que a la mitad de la reunión entró una persona que fungía como emisario de otra y quien le dijo a Cordero que podría entregar muchos millones de pesos en la próxima campaña electoral en Yucatán, si a cambio le daban determinada obra.

“Cordero lo paró en seco y le dijo: aquí no actuamos así. A mí me consta que Cordero actuaba honestamente”.

Respecto a las acusaciones de Lozoya, ¿usted cree que afectarán la opinión de los panistas yucatecos?

“Creo que sí, pero no tanto en votos”, dice. “Más que nada, serán un clavo adicional en la sepultura del PAN, del PAN democrático”. (Continuará).— HERNÁN CASARES CÁMARA

Un gran lío con los Faisanes: no participarán en la Liga de Balompié