in

Dique de la corrupción

Marysol Canto Ortiz al narrar sus peripecias para obtener información pública. La flanquean Nicolás Andrés Dájer y Maricarmen Balam Díaz

Ni el Ejecutivo estatal ni la Comuna de Mérida han cumplido su compromiso de adoptar un esquema de contrataciones abiertas que ayuda a frenar actos fraudulentos, dice “¡Ya basta!”

A más de un año de que sus actuales titulares firmaron un escrito de compromiso, ni el Ejecutivo del Estado ni el Ayuntamiento de Mérida han cumplido con la adopción del esquema de contrataciones abiertas, que fomenta la transparencia e inhibe la corrupción, señala el colectivo “¡Ya basta! No a la corrupción. Cero tolerancia a la impunidad”.

Blanca Estrada Mora, integrante del grupo promotor del proyecto ciudadano, pone énfasis en la importancia de ese compromiso porque un sistema de compras y contrataciones no transparente puede arrastrar muchas cosas detrás: allí está “el meollo de la corrupción”, subraya.

En el balance de compromisos de la agenda ciudadana de “¡Ya basta!” y de promesas de campaña de quienes hoy son gobernador del Estado —Mauricio Vila Dosal— y alcalde de Mérida —Renán Barrera Concha—, el colectivo ciudadano indica que ambas autoridades obtuvieron “tacha” al no iniciar siquiera el procedimiento para la adopción del Estándar de Contrataciones Abiertas (EDCA-MX), una práctica internacional que promueve la rendición de cuentas al reforzar la transparencia y garantizar que los datos de todo el ciclo de vida de la contratación pública (planeación, licitación, adjudicación y ejecución) se publiquen en formatos estructurados y reutilizables.

La profesora Estrada Mora recalca que en un esquema de contrataciones del gobierno “está todo: compras, contratos, obra pública”. Por esa razón, insiste, un mecanismo no transparente da origen a prácticas viciadas y fraudulentas.

“Por eso digo que allí está el meollo de la corrupción”, apunta.

Algunos beneficios

El Estándar de Contrataciones Abiertas ofrece las siguientes ventajas:

1) Mayor información a la ciudadanía sobre las contrataciones públicas.

2) Información homologada, abierta, accesible y oportuna para la toma de decisiones públicas.

3) Mayor competencia económica y mayor ambiente de confianza para la inversión.

4) Mayor transparencia en los procedimientos de contratación.

5) Inhibición y detección de prácticas fraudulentas y de actos asociados a la corrupción.

Como ya informamos, durante la campaña electoral de 2018 Mauricio Vila y Renán Barrera se comprometieron —al igual que otros candidatos— a incorporar a su agenda política cuatro puntos de la agenda ciudadana propuesta por “¡Ya basta!”

El segundo punto era la adopción del Estándar de Contrataciones Abiertas.

Más de un año después de las firmas, ni el gobierno del Estado ni el Ayuntamiento de Mérida han cumplido, enfatiza el colectivo.

Antecedentes

Marysol Canto Ortiz, también integrante del grupo promotor de “¡Ya basta!”, recuerda por qué se propuso establecer el EDCA-MX:

“Se gasta mucho y se gasta mal, lo cual repercute en la calidad y cobertura de los servicios que se deben proporcionar a la ciudadanía”, indica. “Es conocido públicamente que los actos de corrupción se cometen con frecuencia en los procesos de adquisición de bienes y en contratación de servicios y de obra pública”.

También dice que al consumarse todo el ciclo de vida de la contratación pública bajo este esquema se acota el espacio a posibles corruptelas y acciones irregulares para obtener en forma ilegal beneficios con dinero público.

“La adopción de este estándar no solo pone a disposición de la ciudadanía información abierta, oportuna y accesible, sino que crea un espacio de interacción entre los entes públicos, la sociedad y el sector privado”, prosigue. “Además de acotar espacios de opacidad y simulación de compras, evita la creación y proliferación de empresas fantasmas, elimina ilícitos como el tráfico de influencias, fraude y colusión, elimina las compras a precios inflados que dan paso a los ‘moches’ y acaba con el enriquecimiento ilícito. En general, erradica malas prácticas”.

La licenciada Canto Ortiz deplora que a pesar de la existencia de esta estrategia como una herramienta para erradicar actos de corrupción y luchar contra la impunidad “y la desfachatez con la que algunos funcionarios han arrasado con los recursos públicos”, el Ejecutivo estatal y el Ayuntamiento meridano no hagan un esfuerzo por adoptarla.— ÁNGEL NOH ESTRADA

Salen a la superficie 5 mil años

Solo “se tiran la pelota”