in

Dos años en un hospital asesino y víctima de tigre

Jaula donde se encontraba el tigue que atacó a Gabriel Lozano Tamez

El 5 de agosto de 2018, en el rancho Santa María, cerca de la comunidad de Baca, Yucatán, Roberto Gabriel Lozano Tamez fue atacado por su mascota, un tigre de bengala; dos años después y con una orden de aprehensión en su contra por homicidio, el hombre sigue “libre”.

A pesar de que han pasado ya dos años del ataque, la clínica donde fue internado y atendido aún lo reporta como uno de los hospitalizados.

Fuentes de ese nosocomio indicaron que el hombre va cambiando constantemente de habitación y al día de hoy se le reporta en el cuarto 303 de la clínica privada ubicada en la avenida Itzaes con 25 de la colonia García Ginerés, en Mérida.

Prohibido el ingreso

Se averiguó que ya no le está permitido a ninguna enfermera ingresar a la habitación, pues en teoría está ya recuperado; de hecho, el cuarto es el único del tercer piso en esa clínica que sigue funcionando para un paciente general, pues el área fue reconvertida para atender pacientes Covid, razón por la que los policías de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) que custodiaban la puerta de dicha habitación ya fueron retirados para evitar que se infecten.

Otras fuentes del hospital creen, y así lo manifestaron, que el sentenciado a 25 años de prisión en Nuevo León, por el homicidio de Juan Ramón Guadalupe Treviño Garza, ya no está en el hospital y todo se trata de una “fachada” para evitar que sea detenido, pues se les hace extraño que ninguna enfermera pueda acceder al cuarto y ya “ni el doctor Ortegón”, que fue el neurocirujano que lo operó, siga pendiente de ese paciente, al grado de que nadie más que la dirección tiene acceso al expediente clínico.— Megamedia

Ataque

El ataque, como ya se dijo anteriormente, ocurrió el cinco de agosto de 2018. Lozano Tamez y su hijo fueron atacados por el tigre cuando intentaban tomarse una selfi con el animal.

Después de darse a conocer la noticia, las autoridades indicaron que el lesionado era prófugo, ya que el Tribunal Superior de Justicia de Nuevo León lo había sentenciado a 25 años de prisión por homicidio.

Dos días después del ataque, el tigre en cuestión y otros animales que estaban en el rancho Santa María fueron asegurados por la Profepa y entregados para cuidado y resguardo al Parque Zoológico del Centenario.

Selfie malograda

Lozano Tamez y su hijo fueron atacados por el tigre cuando intentaban tomarse una selfi con el animal. Después de darse a conocer la noticia, las autoridades indicaron que el lesionado era prófugo, ya que el Tribunal Superior de Justicia de Nuevo León lo había sentenciado a 25 años de prisión por homicidio. Dos días después del ataque, el tigre en cuestión y otros animales que estaban en el rancho Santa María fueron asegurados por la Profepa y entregados para cuidado y resguardo al Parque Zoológico del Centenario.

“Guerreros de blanco”, la empatía en el HRAE

Claudia Sheinbaum defiende la reapertura comercial en Ciudad de México