in

Dos parejas homosexuales narran vivencias en mesa panel

Las psicólogas Alicia Ortiz Rodríguez y Fátima Díaz Borges

Todavía ven obstáculos

Unión legalizada homosexual, proceso y dificultades del amparo y orígenes fue el tema de la mesa panel realizada en el Auditorio del Edificio Central de la Universidad Autónoma de Yucatán (Uady), en la que participaron la doctora Ligia Vera Gamboa, el licenciado Villevaldo Pech Moo, asesor jurídico, y dos parejas casadas por medio de un amparo.

Ante los asistentes, Pablo Alemán y Douglas Canul, quienes se casaron vía amparo, narraron cómo fue su experiencia y su vida como “familia homoparental”.

También se narró la vivencia de una pareja de mujeres, que igual recurrió al amparo para casarse y cómo a pesar de ya contar con el documento legal, todavía afronta obstáculos en cuestiones de seguridad social y otros aspectos que, según dijo, en una pareja heterosexual no ocurre.

“En Yucatán seguimos en el siglo XVI, toda vez que hoy amanecimos que en Botsuana ya no se castiga como en algunos países que todavía sancionan las relaciones entre el mismo sexo. Esto ya no está ocurriendo en países menos desarrollados que México”, dijo Ligia Vera.

Afirmó que la prueba se tuvo el sábado pasado, con casi 10,000 personas —según los organizadores— que se manifestaron en la marcha, y que el legislador o legisladora que no quiera ver la realidad tiene que entender que el “síndrome del avestruz” no le funcionará porque por delante van, aquí y en el resto del país, los derechos humanos por la dignidad de todas las personas.

Preguntada sobre si la sociedad yucateca es conservadora, opinó que es parcialmente cierto, pues de otra forma no se hubiera visto a familias enteras marchando el sábado.

“Una parte de la sociedad yucateca es conservadora, pero las nuevas generaciones ya vienen con otro chip, por decirlo así, un chip del respeto, de la inclusión, del respeto a la diversidad y sobre todo desde la visión de los derechos humanos”, dijo.

Luego apuntó que es necesario trabajar porque hay cuestiones estructurales como seguir pensando que la sexualidad solo es para procrear cuando, a su decir, la sexualidad es parte de uno de los elementos que enriquecen la vida como seres humanos.

Fátima Díaz Borges y Alicia Ortiz Rodríguez, ambas psicólogas y casadas mediante amparo, dijeron que son activistas desde hace un buen tiempo y que por esa razón no creían en el matrimonio, pues debería haber otras maneras de vivir.

“También nos dimos cuenta que no había otra forma de dar seguridad a lo que hemos vivido y construido juntas, estamos así desde los 14 años, estudiamos en la Prepa y nos fue terrible con la discriminación y el bullying, el acoso, tanto de parte de compañeros, compañeras, maestros y maestras, casi nos cuesta la preparatoria”, dijo una de ellas.

Según recordaron, luego entraron a la Facultad de Psicología de la Uady y tampoco les fue bien, pues de nuevo los compañeros, compañeras, docentes, administrativos las discriminaban.

“Tal parece que al hablar de matrimonio se nos van a olvidar los años de violencia y discriminación que hemos sufrido”, dijo una de ellas.

Luego indicaron que también vivieron violencia laboral en los institutos que trabajan por los derechos de las mujeres.

“Ahora ya rebasamos los 40 años (de edad), han sido 30 años de estar juntas y yo no tenía ningún tipo de seguridad social. Un amigo nos recomendó que aunque no creamos en el matrimonio que nos casemos: ‘Protejan la casa, que Alicia te pueda dar, que preparen sus papeles’, nos dijo”.

Y explicaron que ante las realidades tuvieron que tomar la decisión y solicitaron ante el Registro Civil la autorización de matrimonio del mismo sexo y los rechazaron, y después de seis meses les respondieron y fueron al Registro Civil con un amparo y se casaron.

Decisión política

“Nuestro matrimonio fue una decisión política. Ya tenemos 30 años juntas y nuestro amor está más que demostrado”, dijo una de las panelistas.

La mesa panel formó parte de las “Jornadas Pride” y fue organizada junto con el Consejo Estudiantil del Campus de Ciencias Biológicas y Agropecuarias y la Facultad de Derecho y de Ciencias Antropológicas para dar a conocer cuestiones sociales y de debate de la comunidad Lgbtt en cuanto a su derechos de unión legalizada gay.— Luis Iván Alpuche Escalante

Marisol Hoil Roa, consejera de alumna del Campus de Ciencias Biológicas y Agropecuarias, explicó que ante las constantes violaciones a sus derechos, consideraron que la universidad es un espacio de libre pensamiento para realizar este tipo de “debates”.

Román Esteban, otro organizador, explicó que la idea fue presentar las experiencias de dos casos, tanto de un matrimonio entre hombres como uno entre mujeres, dificultades jurídicas y sociales que afrontan.

Jornadas Pormenores

La mesa panel que se realizó anteayer en la Uady formó parte de las “Jornadas Pride”.

Organizadores

Fue organizada por el Consejo Estudiantil del Campus de Ciencias Biológicas y Agropecuarias y la Facultad de Derecho y de Ciencias Antropológicas

Libre pensamiento

Marisol Hoil Roa, consejera de alumna del Campus de Ciencias Biológicas y Agropecuarias de la Universidad Autónoma de Yucatán, explicó que ante las constantes violaciones a sus derechos, consideraron que la principal casa de estudios del estado es un espacio de libre pensamiento para realizar este tipo de “debates”.

Experiencias

Román Esteban, otro organizador, explicó que la idea fue presentar las experiencias de dos casos, tanto de una unión legalizada entre hombres como uno entre mujeres, dificultades jurídicas y sociales que afrontan.

Los Raptors se proclaman campeones de la NBA y hacen historia

Cartón de Tony: Mándalos a volar