in

El ahorro voluntario es indispensable

Foto: Megamedia

Crecer el monto de la Afore es lo recomendable

El dinero que un trabajador acumula en su cuenta de retiro suele ser insuficiente para alcanzar una pensión digna que le permita mantener la calidad de vida a la que está acostumbrado, por ello los especialistas consideran indispensable fomentar el ahorro voluntario y opinan que las Afores son el mejor instrumento, sin descartar otras opciones.

A las preguntas ¿deben tener los trabajadores un plan de inversión personal adicional al oficial para su retiro? y ¿qué deben tener en cuenta para contratarlo? los participantes en el foro respondieron lo siguiente.

Rodolfo López: Definitivamente sí. Hoy lo que aportan el patrón, el gobierno y el trabajador apenas suma el 6.5% mensual, lo que podría llevar a una pensión cercana al 40 ó 50% del salario del empleado al momento de su retiro.

He visto en muchas ocasiones a gente que gana $15,000 ó $20,000 mensuales y ya tiene 65 años y no quiere pensionarse porque sabe que le darán $8,000 al mes y no vive con eso, pues está acostumbrado a vivir con $15,000. Entonces decide seguir trabajando a pesar de que ya reúne los requisitos para pensionarse.... eso es un absurdo.

Otro caso es el de los trabajadores que ganan uno o dos salarios mínimos —la gran mayoría— y resulta que ni siquiera les alcanza para una pensión digna de $2,500 mensuales.

Entonces sí es necesario hacer algo complementario y lo más pronto posible, sin importar la edad. O sea, el mejor momento para iniciar un plan de pensiones es hoy, tengas 20 40 ó 50 años, porque obviamente mientras más pronto empieces a hacer un plan, un fondo de pensión, tendrás más posibilidades de aumentar el monto de tu pensión al final de tu vida laboral.

Opciones hay muchas. La primera, que está más a la mano y es la más económica, es la aportación voluntaria al propio fondo de retiro, o sea la Afore. Uno puede aportar desde $100 o la cantidad que quiera mensual y eso aunado a los intereses que genera, que pueden ser pocos o muchos pero finalmente están arriba de una media bancaria, pueden llevar a un fondo interesante al momento de la pensión. Y en ese momento de retiro laboral puedes hacer dos cosas: retirar el monto completo o comprar un seguro de renta vitalicia.

Otra opción es comprar fondos de retiro con instituciones de seguros y fianzas, que en su gran mayoría manejan subsidio o apoyo fiscal para deducir esa aportación de los ingresos fiscales, o disminuir el monto de los impuestos cada año, o tener un saldo a favor que se podría solicitar en devolución. En este caso, normalmente se paga una prima de seguro de vida, que muchas veces se cubre con el propio interés de las cuotas.

Y finalmente están los Cetes directos, que son instrumentos muy valiosos, sencillos y económicos, que cobran cero comisiones. Los creó el propio gobierno para comprar directamente, sin intermediarios, y puedes invertir desde $100.

José Enrique Franco: Definitivamente la primera opción es que el propio trabajador incremente el importe de su ahorro dentro de la misma Afore. Si está cotizando bajo este sistema, donde lo que se aporta actualmente de manera tripartita es un 6.5% en promedio, si el trabajador puede aumentar 1, 2 ó 3%, cualquier cantidad adicional va a ser buena.

Por otro lado, si ya existen empresas que ofrecen financiamiento para el retiro deberían acercarse y ver esas opciones, porque solo con la parte del gobierno no será suficiente, eso ya lo tenemos muy claro. Podríamos acercarnos a estas empresas y contratar planes a 5, 10 ó 15 años. Primero, te sirve como un seguro de vida, y segundo, es un ahorro porque si llega el plazo de los 5, 10 ó 15 años o el tiempo que hayas contratado, y todavía sigues vivo, te van a entregar un dinero con un rendimiento, y es un dinero adicional que a nadie le va a caer mal.

Aquí la recomendación es comprobar que estas instituciones sean serias, que tengan respaldo, para tener la seguridad de que sí se va a recibir el dinero.— MANUEL MARTÍN BALAM RUIZ

Geovani Medina: Cuando se crea el sistema de pensiones de México, se crea con el concepto de Estado benefactor. Cuando se visualiza el sistema de pensiones, se visualiza como una gran bolsa común donde todos aportan y conforme va llegando la edad de jubilación la gente va recibiendo los beneficios. Este esquema lo conocemos como “pay as you go”, que quiere decir “paga como vas llegando”, y se utilizó en muchos países; de hecho todavía algunas instituciones de gobierno lo usan como un sistema de fondeo de pensiones. Esto tiene un gran componente demográfico, significa que las generaciones que entran van a tener que aportar a esa bolsa porque si no lo hacen esa bolsa dejará de existir.

Cuando entra en vigor la ley del 97, y me refiero específicamente a todos aquellos que empezaron a trabajar a partir de julio de 1997, se quita un poco el factor demográfico y se crea el sistema de individualización. Al día de hoy, de acuerdo con la Consar, hay 51 millones de cuentas individuales de personas que están aportando y representan alrededor de 2.1 billones de pesos en dinero, y ese dinero va a servirles individualizado en su retiro. ¿Dónde empieza el problema? que nosotros somos un país que no ahorra. Nuestros trabajadores ahorran el 6.5%, pero ese 6.5% se compone de una aportación tripartita del patrón, el gobierno y el trabajador, y en realidad el trabajador solo aporta el 1.125% de su salario. En países que llevan este sistema de cuentas individualizadas, como Chile o Colombia, los ahorros andan arriba del 10 ó 12%, que generan cuentas individuales con un saldo importante para el usuario.

Aquí en México, si a una persona le llega su estado de cuenta y ve que hay dinero, lo primero que quiere hacer es retirarlo, pero no lo puede hacer sino hasta que llegue a los 60 ó 65 años. Entonces se acercan a promotores de Afores y éstos ofrecen tramitarles retiros de desempleo. Les dicen: “pídele a tu patrón que te dé de baja dos o tres meses y sacamos unos $10,000. Esos $10,000, para que lo vuelvan a juntar en su cuenta individual, tendrán que pasar uno o dos años, entonces le están restando tiempo a sus cotizaciones, aunado a que no tenemos la cultura del ahorro.

Creemos que el dinero que tenemos en nuestras cuentas individuales es suficiente. Para darnos una idea, una persona que ahora tiene $250,000 estará alcanzando una pensión de $1,600 mensuales, pero como el IMSS es benévolo hay una pensión mínima garantizada y la sube a cerca de $3,000 mensuales, aunque no sea en realidad lo que le corresponde al trabajador.

Entonces la tasa de recambio, que es lo que yo vengo ganando como trabajador activo contra lo que voy a recibir, contrario a lo que pensaríamos la OCDE dice que una tasa sana de recambio para un pensionado rondaría entre el 50 y 70% de su salario, es decir, si yo ganaba $10,000 mensuales necesitaría unos $7,000 mensuales para vivir mi vejez tranquilamente. La tasa de recambio en México, en cambio, anda entre el 30 y 40% y eso va a generar que la gente no tendrá la calidad de vida que estaba esperando. Al no tener una cultura del ahorro, al ver lo que tenemos en nuestras cuentas individuales parece mucho, pero en realidad no sirve para poder fondear lo que necesitamos.

Hay dos instrumentos: el retiro programado y la renta vitalicia. En el primero retiras todo y dejas tu cuenta en cero; y en el segundo es un instrumento financiero con una aseguradora que te dice: yo te pago el resto de tu vida una pensión de acuerdo a lo que tienes y jugamos a la ruleta, yo juego a que vivas poco y tú juegas a que vivas mucho, y a ver quién va a ganar de los dos buscando una media.

Pero definitivamente hay que ahorrar, ¿dónde? como institución es mejor en tu Afore. Se han hecho campañas donde hasta los Tres Tristes Tigres han salido a cantar que ahorres por lo menos 10 pesitos para poder tener cuentas individuales sanas... y traten de no retirar. No hagan esos retiros de desempleo porque al final, cuando tengan 60 o 62 años, ya será muy difícil recuperar ese dinero.

Geovani Medina IMSS

En México no hay cultura del ahorro, lamenta el funcionario

Retiros indebidos

Cuando un trabajador ve dinero en su estado de cuenta, quiere retirarlo, pero no puede sino hasta que llegue a los 60 ó 65 años. Entonces se acercan a promotores de Afores que ofrecen tramitarles retiros de desempleo. Si por ejemplo son $10,000, tendrán que pasar uno o dos años para recuperarlos.

Al menos 10 pesitos

Hay que ahorrar, y como institución es mejor en tu Afore. Hasta los Tres Tristes Tigres cantan que ahorres al menos 10 pesitos para tener cuentas sanas. Y traten de no retirar.

Síguenos en Google Noticias

Ante el Covid-19, Calma y participación activa: Colegio de Psicólogos