in

El “boom” de cruceros los obliga a capacitarse

Aprenden inglés mil turisteros de puerto Progreso

PROGRESO.— El arribo constante de cruceros en los que llegan cientos de turistas extranjeros ya motivó que los 1,000 prestadores de servicios como “touroperadores”, taxistas, artesanos, vendedores, masajistas y meseros aprendan a hablar inglés para atender a los visitantes.

De los 1,000 prestadores de servicios, unos 200 dominan hasta en un 80% el idioma inglés; de los otros 800 la mitad lo habla en un 50%, y los 400 restantes solo lo dominan en un 10%, con las palabras básicas para ofrecer sus servicios como masajes, vender cocos helados, agua purificada y canciones.

Prestadores de servicios como el vendedor Roberto Frías y Joseph Mancilla, vivieron varios años en Estados Unidos y durante su estancia aprendieron inglés, lo que les facilita el trabajo en la playa del malecón y precisamente por el trato casi diario con los extranjeros les permite practicar.

Félix Zavala, trovador discapacitado que utiliza silla de ruedas, canta en español las canciones, pero habla inglés de manera fluida, lo que le permite obtener buenas propinas de los pasajeros de los cruceros a quienes ofrece sus canciones.

Siempre alegre y risueño, Félix Zavala se gana la simpatía de los turistas extranjeros quienes lo abrazan, se toman fotos con él y lo invitan a convivir con ellos.

El artesano Martín Chan, quien durante varios años laboró en la zona arqueológica de Chichén Itzá, también domina el inglés en un 80 por ciento, lo que le permite realizar buenas ventas de sus artesanías, ya que puede explicar en qué consisten sus obras de tallado de madera.— GABINO TZEC VALLE

Luis Itzá, quien vende bolsos y collares en el tianguis artesanal, aprendió a hablar inglés durante el tiempo que lleva trabajando, ofreciendo sus productos a turistas extranjeros. Ese idioma lo domina en un 70%.

Por su lado Ronald Celis Gómez, quien da servicio de paseo en carros turísticos, se vio obligado a aprender inglés y para eso acudió a una academia de este puerto donde se capacitó y aprendió ese idioma, con la práctica cotidiana del trato con los pasajeros de crucero ha mejorado mucho.

Los prestadores de servicios señalan que la llegada del turismo extranjero los obligó a capacitarse, aprender a hablar inglés para poder atender no solo a los pasajeros que llegan en los cruceros, sino también a los canadienses que pasan largas temporadas en el puerto.

Comentan que se han esmerado en dominar ese idioma extranjero, sobre todo los meseros quienes tienen que ofrecer la variedad de alimentos y bebidas que ofrecen, así como los tour operadores que tienen que explicar los destinos turísticos, como las zonas arqueológicas que ofrecen, precios y horarios del traslado.

Para prestar apoyo a los turistas extranjeros, el Ayuntamiento creó la sección de la Policía Turística que en los días de crucero realizan recorridos en el malecón y están atentos para apoyarlos. Los agentes hablan ingles.

 

“Queremos hacer algo por el bien del planeta”