in

El calor, aliado de los yucatecos frente al coronavirus

¿Llegó para quedarse el coronavirus Covid-19?

Carlos Machaín Williams, profesor investigador del Centro de Investigaciones Regionales “Dr. Hideyo Noguchi” de la Universidad Autónoma de Yucatán (Uady), responde en forma tajante: “Sin duda”.

Y de inmediato subraya que los yucatecos, como el resto de la población mundial, tendrán que adaptarse a la convivencia con este virus sin caer en pánico y sí con medidas de higiene para reducir los riesgos de contagio.

Te puede interesar: México tendría que lidiar hasta dos años y medio con el coronavirus

El especialista advierte que este coronavirus es incluso de menor letalidad que otros que ya se conocen y, con base en las estadísticas recabadas hasta ahora, dice que se ha identificado que el grupo más vulnerable a sus efectos es el de personas mayores de 50 años.

Ventajas con el clima

También indica que el clima es un aliado de los yucatecos, pues con el calor intenso hay mayor radiación solar y esto de alguna manera destruye a los patógenos.

Sin embargo, hace notar que de cualquier manera se tienen que tomar precauciones en los lugares cerrados, donde hay microclimas artificiales y la humedad es propicia para la propagación del virus.

Genera inmunidad

Anticipa que con la llegada del Covid-19 habrá un punto álgido con muchos enfermos, como ha ocurrido con la presencia de otros virus, pero con el paso del tiempo los organismos de las personas generarán anticuerpos “y se acabó”.

Es decir, explica, sucederá algo similar a la situación que se presentó con el chikungunya: muchas personas se infectarán, aunque eso no significa que estarán gravemente enfermas, y las estadísticas bajarán conforme la población quede inmune.

Amplias credenciales

El doctor Machaín Williams expone los conceptos sobre el coronavirus durante una entrevista en el Laboratorio de Arbovirología de la Unidad de Ciencias Biomédicas del “Hideyo Noguchi”, al cual se integró en 2011.

El doctor Carlos Machaín Williams en el Laboratorio de Arbovirología de la Unidad de Ciencias Biomédicas del "Hideyo Noguchi"
El doctor Carlos Machaín Williams en el Laboratorio de Arbovirología de
la Unidad de Ciencias Biomédicas del "Hideyo Noguchi"

Egresado de la Uady, es considerado una autoridad en la virología. Es doctor en Microbiología con formación en la Universidad Estatal de Colorado, EE.UU., y cursó un postdoctorado en Johannesburgo, Sudáfrica.

Fue el primer investigador que alertó, con mucha anticipación, de la llegada del chikungunya a la Península de Yucatán.

Recientemente lanzó advertencias sobre el peligro del retorno de la fiebre amarilla a la entidad y de la amenaza de otros virus que tienen como principal vector al mosco Aedes aegypti.

Hasta ayer se habían confirmado seis casos de coronavirus Covid-19 en México y, como ya publicamos, en Yucatán se admite la presencia de dos pacientes con “algunos síntomas asociados a este virus”.

Los grupos de más riesgo

Recientes datos basados en las estadísticas de enfermos y fallecidos muestran que, como señala el doctor Machaín, el sector más vulnerable es el de mayores de 50 años.

El rango de edad con mayor incidencia de la infección es a partir de los 80 años, con el 14.8% de los casos.

En el grupo de 50 a 59 años es de 1.3 por ciento; en el de 60 a 69, de 3.6, y en el de 70 a 79, de 8%.

Debajo de los 50 años es mucho menor la incidencia. En el rango de 40 a 49 es apenas de 0.4% y se reduce a 0.2% en los grupos de 10 a 39 años.

Antecedentes históricos

Al principio de la plática, el profesor investigador del “Hideyo Noguchi” indica que el Covid-19 es uno de varios coronavirus que circulan en el medio.

Se remonta a 2002, con el Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SARS por sus siglas en inglés), que surgió en China al igual que el Covid-19 y causó mucha alarma.

Estos coronavirus, agrega, se propagan como resultado del manejo de animales silvestres en los mercados de Asia, que es, a su vez, parte de una cultura culinaria.

Campo de concentración animal

“Además de carne fresca, en los mercados exponen muchos animales silvestres que capturan y no pasan por un período de cuarentena”, enfatiza.

“Los ponen juntos, imagino que en una bodega o en algún otro lugar donde los preparan para la venta”.

“Imagina un campo de concentración para animales que vienen de diferentes partes, que son de diferentes condiciones… También los animales se transmiten patógenos, se transmiten virus que luego pueden pasar al ser humano”.

En el caso específico del Covid-19 recuerda que se ha planteado la versión de que el contagio provino de un murciélago y también se menciona que el origen fue el pangolín, un mamífero de escamas en peligro de extinción.

No es algo repentino

El investigador también expone los siguientes conceptos:

—Hay que recordar que un virus no aparece de un día para otro. Lo más probable es que estuvo (el Covid-19) circulando en la misma población (de China).

—¿Cuándo llama la atención? Cuando la gente se empieza a enfermar. Seguramente en los primeros momentos fueron enfermos leves y por eso no hubo alarma, pero cuando comenzaron a surgir casos más graves las autoridades dijeron: “Esto se está saliendo de control, es algo que no hemos identificado”.

Rápida identificación

—Afortunadamente, a diferencia de otros brotes que han surgido como SARS y MERS (Síndrome Respiratorio de Oriente Medio), este coronavirus fue identificado muy rápido.

— En cuestión de semanas ya se sabía que era un coronavirus y eso, obviamente, permite aplicar las pruebas de detección, que se hicieron rápido también.

—Eso no se sabía con el MERS, que estaba matando a mucha gente. Por eso en su momento se convirtió en una infección importante… Se expandió porque se tardó más tiempo en identificarla.

Te puede interesar: Google Maps: Sigue el camino del coronavirus en tiempo real

—Recordemos que el hecho de viajar por avión de un continente a otro en 24 horas facilita la transmisión. Sin embargo, con el coronavirus podemos ver que a pesar de eso no hay una diseminación tan invasiva, es decir, no se ha extendido a muchos países.

—Fuera de China, los puntos más importantes ahora son Italia, Irán y Corea del Sur, donde han aumentado mucho los casos. Habrá que ver, desde el punto de vista cultural y de infraestructura, por qué estos países han tenido más casos.

Nada de compras de pánico

—En cuanto a las recomendaciones para la población, lo primero es informarse. No hay que caer en compras de pánico de tapabocas, desinfectantes y todo eso.

—Agua y jabón pueden, perfectamente, destruir la capa externa del virus y con eso se rompe la cadena de infección.

La mejor vacuna para cualquier enfermedad es el conocimiento. Hay que estar informados por medio de los canales adecuados. No hay que creer todo lo que se dice en internet.

No es tan virulento

—Según los datos de que se dispone ahora, el nuevo coronavirus es poco virulento y muy poco patogénico. La virulencia es su capacidad para diseminarse, para contagiar.

—De acuerdo con los mismos datos, una persona que es infectada por este coronavirus tiene la posibilidad de infectar a dos.

—Hay otros más graves. El H1N1 (influenza) podría infectar a cuatro. El sarampión es mucho más virulento y mucho más patogénico.

—Con el coronavirus de Wuhan (ciudad china donde se originó) se ha tenido control, hasta cierto punto. Es poco patogénico. Esto quiere decir que, aunque te infecte, es poco probable que mueras.

Los que están en peligro

¿Quiénes están en riesgo? Las personas arriba de 50 años, según nos indican las estadísticas, sobre todo las que tienen alguna comorbilidad, o sea, que padecen diabetes, hipertensión, afecciones del corazón, dificultad respiratoria por fumar, enfisema… Esas personas son las que tienen mayor riesgo de contraer no solo esta enfermedad sino cualquiera.

—Aparentemente los niños no están en las estadísticas, no aparecen en los grupos vulnerables. Sin embargo, sabemos que por su misma naturaleza el sistema inmune de los niños y los bebés no está totalmente desarrollado. Todavía son débiles en muchos aspectos y por eso hay que tomar los cuidados normales con ellos.

A un lado las mascarillas

—Olvidemos las mascaritas. Al final se vuelven un factor de contaminación porque se les va moviendo por todos lados con el uso. Utilizar la mascarilla tiene un fin, y para eso se lleva un entrenamiento y es particularmente del personal de salud.

Te puede interesar: Cubrebocas N95, el más eficaz contra el coronavirus está en desabasto

—Las usan los médicos para protegerse, lo mismo que algunos pacientes que las requieran por su condición.

Precauciones para todos

—En estos casos tenemos que utilizar nuestro conocimiento, nuestro sentido común. Hay que lavarnos las manos. Si sabemos de alguien con cuadro de enfermedad respiratoria hay que evitar contacto directo con él.

Aquellas personas que hayan viajado, que se sientan mal o tengan algún malestar general, fiebre o un cuadro respiratorio franco, deben contactar a personal de salud e informarle de esos síntomas. Si son niños hay que evitar mandarlos a la escuela.

Te puede interesar: Por el coronavirus, la SEP propone en las escuelas el saludo "de corazón"

—También hay que evitar actividades masivas innecesarias, para no diseminar el virus. El cine, por ejemplo, es ocasión para altas concentraciones de gente y debemos extremar precauciones.

Repercusión en la economía

—Todas las acciones que hagamos o dejemos de hacer pueden repercutir en el contagio a otras personas y no queremos ser parte de una cadena de transmisión, porque a la larga eso influirá en mi comunidad y tendrá un efecto directo en mí y en mi economía.

—Aunque yo no muera, aunque mi familia no muera, sí habrá afectaciones en mi entorno. Probablemente habrá escasez de agua porque el tendero no podrá abrir por estar enfermo… El carnicero no podrá vender carne por la misma situación… Mis hijos no podrán ir a la escuela porque la maestra está enferma…

Cuidado con los asintomáticos

—Hay gente que puede estar infectada sin presentar un cuadro clínico. Esos pacientes con cuadros asintomáticos son los que permiten que las infecciones se diseminen.

—Nos podemos contagiar sin darnos cuenta. Llegamos a algún lugar, saludamos a las demás personas, abrimos o tocamos cualquier superficie y después nos tocamos los ojos, jugamos la nariz o la boca y es así como nos inoculamos a los virus.

La humedad Vs. el calor

—Hay que tener cuidado al tocar superficies. En las plazas comerciales, por ejemplo, o en las oficinas tenemos un microclima, con el aire acondicionado. No hay sol y estamos bajo techo, cubiertos, y es en esas superficies donde más sobreviven los patógenos. ¿Por qué? Porque tienen una condición de humedad, sin luz directa.

—Cuando hay más calor, obviamente hay también mayor presencia de radiación. A los patógenos de cierta manera los destruye. Por eso las precauciones se deben tomar más en lugares cerrados con climas controlados.

Te puede interesar: La península ¿preparada para el coronavirus?

—No es lo mismo cuando tocas tu auto que se queda expuesto al sol, con la temperatura elevada, porque esto inhibe la infectividad de los virus. Justo ahora se publicó un reportaje que dice que es corta la vida media del coronavirus en superficies inertes o inanimadas. Muy probablemente es cuestión de horas, porque además se deseca.

"Esto no quiere decir que debamos confiarnos, para nada. El calor probablemente es un aliado, pero nada más".

Menor tasa de letalidad

La letalidad del Covid-19 es menor que la de otros coronavirus. En personas sanas, por ejemplo, la probabilidad de que un infectado pueda morir es de .9 apenas. Si es una persona que, por ejemplo, padece diabetes, la posibilidad es de 6%.

—En el H1N1, la tasa de fatalidad es de 17.4%. Es el porcentaje de infectados que mueren.

—El MERS es poco virulento. Se transmite muy poco, pero cuando te infecta es altamente patogénico. ¿Qué quiere decir esto? Que te puede matar. La tasa es del 34%. O sea, de 100 infectados, 34 mueren.

El doctor Carlos Machaín Williams en el Laboratorio de Arbovirología de la Unidad de Ciencias Biomédicas del "Hideyo Noguchi"
El doctor Carlos Machaín Williams en el Laboratorio de Arbovirología de
la Unidad de Ciencias Biomédicas del "Hideyo Noguchi"

—Y con el coronavirus de Wuhan, la tasa de fatalidad es de dos por ciento. Si lo comparamos con el H7N9, que es una cepa aviar, vemos una gran diferencia, porque ésta tiene 39% de letalidad. Cuatro de diez infectados mueren, aunque en ese caso no es fácil de contagiar de humano a humano. Si se te contagia, ¡aguas!

No hay que bajar la guardia

—Con el 2% del coronavirus de Wuhan podemos tener una idea de su peligrosidad. Hay virus más peligrosos que él, más no por eso debemos bajar la guardia. ¿Qué tenemos qué hacer? Aplicar el sentido común, informarnos bien, lavarnos bien las manos, protegernos y proteger a nuestras familias, no exponernos ni arriesgarnos y dejar que nuestro sistema inmune haga su trabajo.

Síguenos en Google Noticias

Chicharito critica gobierno de AMLO "vamos para atrás" (Vídeo)

Juan Collado, entre Leticia Calderón y Yadhira Carrillo.

Leticia Calderón le creyó a Collado mientras era engañada con Yadhira