in

El “mosco negro”, cada vez más frecuente en Yucatán

El insecto puede transmitir un tipo de la encefalitis

La Secretaría de Salud de Yucatán indicó que cada vez es más frecuente la presencia del mosco “Aedes taeniorhynchus”, que puede transmitir enfermedades como la encefalitis equina que también puede afectar a los humanos.

El titular del Departamento de Control de Vectores de esa secretaría, Jorge Palacios Vargas, indicó a Notimex que en los últimos años se han identificado ejemplares de ese vector, al que también se le conoce como “mosco negro”, y se trata de una variedad mucho más agresiva que otras como el “Aedes aegypti” o el “culex”.

“Año tras año hemos visto la presencia de este mosco, aunque no de una forma tan amplia como se ha dado en otros puntos de la Península de Yucatán y del país, pero no debemos esperar a que esto crezca para tomar acciones”, precisó el funcionario.

Mecanismo

El virus es transmitido por la picadura de un mosquito infectado. Los mosquitos se contagian cuando pican aves infectadas. Ocasionalmente estos mosquitos infectados pican a los caballos, a los seres humanos y a otros mamíferos. El virus que provoca la encefalitis equina se transmite solo a través de los mosquitos. Las personas y los caballos no transmiten directamente la enfermedad a los caballos o las personas.

La enfermedad representa un grave riesgo para quien la contrae, ya que puede causar graves secuelas o incluso la muerte.

No existe una vacuna contra esa enfermedad, por lo que la mejor manera de prevenirla es evitar que los moscos transmisores te piquen y, hasta ahora, por lo menos en Yucatán, no se conoce de ningún caso.

El funcionario estatal aseguró que ya se tomaron acciones para reforzar y ampliar las medidas de control, sobre todo en esta época del año que es la más complicada por las lluvias que provocan el brote masivo de moscos vectores.

Las acciones consideran las campañas de descacharrización, abatización y otras tareas para controlar la población de larvas, así como campañas de interacción con las escuelas de todos los niveles y operativos de fumigación, entre otros.

Sin embargo, aclaró que para que las acciones sean más efectivas se requiere del apoyo de la población en estas tareas preventivas y más ahora que la entidad entra a su periodo más crítico.

“Somos un estado donde los moscos transmisores son endémicos por tener las condiciones climáticas propicias para su reproducción y proliferación, por ello necesitamos que la ciudadanía se involucre cada vez más en las acciones para evitar la proliferación de vectores”, sostuvo.

Las medidas son simples: mantener limpias las casas y los patios de contenedores u objetos que puedan acumular agua o servir de reservorios para las larvas de estos insectos, y reportar a las autoridades encharcamientos o cualquier incidente que consideren pueda ser una amenaza para la salud pública.

Lo anterior porque hay dueños de casas y predios que las abandonan y nunca las limpian, y se han dado casos de sitios que cuentan con estanques y piscinas que se vuelven sitios propicios para provocar un brote epidemiológico.

Celebrity Edge, una nueva era en cruceros