in

“Completo fracaso”

Según reciente análisis

El Observatorio Electoral, ineficaz y “para la foto”

Un análisis de los resultados del Observatorio Electoral de Yucatán, que impulsaron tres organismos con motivo de las elecciones del 6 de junio pasado, arroja que esa iniciativa fue “un completo fracaso”, ya que no se cumplió con la expectativa de ofrecer información de valor para que el electorado pudiera emitir un voto informado y conocer un poco más sobre los candidatos.

Además de los pobres resultados, se indica, las autoridades organizadoras de esa plataforma no rindieron un informe con los números finales y reflexiones para ejercicios futuros.

Ante la falta de informes, tampoco se sabe si el observatorio tuvo algún costo para las cuentas públicas.

El observatorio fue bautizado como “Ilej” —en lengua maya es “obsérvalo”— y presentado el 17 de marzo pasado por el Instituto Estatal de Acceso a la Información Pública y Protección de Datos Personales (Inaip) en coordinación con el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana (Iepac) y el Sistema Estatal Anticorrupción (SEAY).

Se le presentó como una herramienta para que los ciudadanos pudieran consultar los perfiles de los candidatos a distintos cargos de elección popular, con miras a la contienda de junio.

Un balance revela el escaso resultado de la plataforma digital donde se debió “subir” la información. La página recibió apenas 2,787 visitas. Si se considera que Yucatán tiene una población de 2.320,898 habitantes —según el Censo 2020 del Inegi—, esas consultas apenas representan el 0.12% de la población.

En síntesis, admite un estudio interno, la plataforma no tuvo ni el impacto ni el alcance esperados.

Otro análisis, de la organización Arkemetría Social, coincide con esos resultados y dice que el Observatorio Electoral de Yucatán falló en su objetivo de fomentar la participación ciudadana y el cumplimiento de obligaciones de transparencia de los partidos políticos.

Arkemetría Social es un organismo de la sociedad civil apartidista y no lucrativa, que orienta su trabajo a la transparencia, la rendición de cuentas, la participación ciudadana y los mecanismos anticorrupción.

Su análisis sobre Yucatán incluye a la plataforma de voto informado en el Estado de México.

Sobre el Observatorio Electoral local también señala, entre otras cosas, lo siguiente:

—En el lanzamiento se contó con la participación de las dirigencias estatales de los 11 partidos políticos. No obstante, solo 52 candidatos y candidatas usaron la plataforma para compartir información. Esto refleja una falla evidente en la convocatoria, pues los 52 registros representan una participación del 0.8% de más de 6,500 candidaturas para las 106 alcaldías, 25 diputaciones locales y 5 federales que se renovaron en Yucatán, incluyendo regidurías.

—Hubo cero registros de las 23 candidaturas a diputaciones federales, mientras que de las diputaciones locales solo hubo ocho registros de 75 personas candidatas (10.6 por ciento de participación).

—En cuanto al alcance de la página entre la ciudadanía, es preciso recordar que el contador de visitas no es un sinónimo de interés o involucramiento del público en general, pues una persona puede entrar y descargar la información en varias ocasiones.

—A esta iniciativa se agregaron “compromisos” —voluntad política— por la transparencia, donde los cinco enlistados son obligaciones que tienen que cumplir por estar establecidos en la ley. Por ejemplo, responder solicitudes de información y publicar obligaciones de transparencia.

—Aun cuando las y los candidatos se hubieran volcado a firmar estos compromisos, vale la pena preguntarnos: ¿es necesario hacer firmas de compromisos para cumplir con la ley? Es decir, independientemente de la firma las personas servidoras públicas con cargos electos cuentan con obligaciones legales sobre transparencia y responsabilidades administrativas. Incluso, algunos compromisos incluidos son atribuciones del propio Inaip, como la difusión en lengua maya del derecho a la información.

—Lejos de concentrarse en promover la participación, las instituciones convocantes se enfocaron al anuncio con bombo y platillos y la foto el 17 de marzo pasado, cuando presentaron la iniciativa los representantes de instituciones y la presidenta del CPC (Comité de Participación Ciudadana) del SEAY.— ÁNGEL NOH ESTRADA

Observatorio Más datos

Más apuntes de un análisis de Arkemetría Social sobre el fallido Observatorio Electoral.

Falta de claridad

De acuerdo con la plataforma, subraya la asociación civil, el observatorio “surge de la necesidad de involucrar a la ciudadanía en el proceso electoral de manera activa brindando elementos que permitan un voto informado…” Sin embargo, pareciera que la primera deficiencia de la iniciativa es justamente una falta de claridad respecto al papel de la ciudadanía.

Involucramiento

También recuerda que el propósito era, en primer lugar, que la ciudadanía se involucrara en la recopilación de información y la firma de compromisos, y, en segundo, que se involucrara como consumidora de la información para ejercer un voto informado.

¿Y el grupo impulsor?

Para lograr la primera vertiente, enfatiza, los esfuerzos debieron concentrarse en la conformación de un grupo impulsor encabezado por: organizaciones de la sociedad civil, académicos, instituciones de asistencia privada, empresarios, colectivos y expertos en los temas.

Carlos Loret de Mola

Carlos Loret de Mola: Decisiones políticas de AMLO

Plaza Grande

Plaza Grande: "Excusatio non petita, accusatio manifesta"