in

El retorno a las aulas, abordado por líder sindical

Protesta de maestros en sus vehiculos por las clases presenciales

El secretario general de la sección 33 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), maestro Ricardo Francisco Espinosa Magaña, señaló que es muy atrevido que algunos integrantes del magisterio estén refiriendo cifras y porcentajes sobre el regreso a clases presenciales cuando ni siquiera las autoridades educativas tienen hasta ahora datos precisos.

El líder de los maestros, en entrevista con el Diario, se refirió a las aseveraciones realizadas por algunos miembros del magisterio yucateco que rechazan el regreso presencial a las aulas argumentando que, según sus fuentes, el 90% de los padres de familia prefiere que sus hijos tomen clases a distancia.

Espinosa Magaña señaló que es muy atrevido hablar de cifras y porcentajes que para demostrarse requieren un rigor de tal magnitud que ni siquiera, en este momento, permiten a la Secretaría de Educación confirmar este dato.

“Es atrevido hablar de cifras y porcentajes cuando ni siquiera las propias autoridades educativas tienen datos suficientes para revelar un dato así”, reiteró.

“La Secretaría de Educación está haciendo todo lo que está a su alcance para ofrecer a los estudiantes y los maestros condiciones adecuadas para el regreso presencial a las aulas en el ciclo escolar 2021-2022 y está al pendiente de lo que le manifiestan los padres de familia, pero es muy pronto para dar cifras”, indicó.

El entrevistado explicó que el SNTE está apoyando a sus agremiados en este proceso de regreso a clases presenciales con capacitación, dotaciones de cubre bocas y gel antibacterial.

“Se está trabajando para ofrecer condiciones seguras para todos en las aulas, desde el primer filtro en la casa, pasando por las medidas sanitarias en los planteles, ahí la participación de los maestros es muy necesaria para generar esas condiciones para los niños y todos los que ahí laboran”.

“Como sindicato es muy importante que los espacios escolares cuenten con las condiciones mínimas adecuadas para hacer de estos lugares sitios seguros para los niños. Las medidas sanitarias no sirven si el plantel no tiene baños limpios y funcionales, agua potable y energía eléctrica. Es como un dispositivo móvil para estudiar a distancia: no sirve de nada si no cuenta con señal wifi”, dijo.

“Estamos empezando a adaptarnos a esta nueva realidad educativa. Hablar de 90% de padres de familia que no quieren que sus hijos regresen a las aulas es aventurado”, afirmó.

Según explicó, las condiciones y necesidades no son las mismas en todos lados. Algunos padres no pueden proveer a sus hijos de dispositivos móviles o no pueden contratar el servicio de internet y enviarlos a clases es su mejor opción.— Emanuel Rincón Becerra

Brillan las jóvenes promesas

El Ave María de Gounod-Bach