in

El sector salud no baja la guardia ante el Chagas

Personal de la Secretaría de Salud estatal supervisa una campaña para prevenir la proliferación del “pic” en las viviendas de la zona rural del interior del estado

Labor conjunta de prevención

La enfermedad o mal de Chagas es provocada por el parásito “Tripanosoma cruzi”. Se propaga por la picadura de los insectos redúvidos, o triatominos (chinches), y es uno de los mayores problemas de salud en Sudamérica. Debido a la inmigración, la enfermedad también afecta a personas en Estados Unidos.

Este es uno de los padecimientos que se presentan en la entidad, motivo por el cual los Servicios de Salud de Yucatán (SSY) y sus tres jurisdicciones sanitarias llevan al cabo acciones para su detección y tratamiento, afirmó el biólogo Jorge Alfredo Palacio Vargas, responsable del Área de Vectores.

El funcionario aseguró que proteger la salud de las familias que viven en la entidad es uno de los principales objetivos del Gobernador Mauricio Vila Dosal, y la dependencia emprende esfuerzos para cumplir dicha encomienda y mejorar la calidad de vida de la población.

Colectas

El funcionario agregó que, como parte de los trabajos, se efectúan colectas de los insectos que transmiten la enfermedad, en áreas endémicas o de riesgo, y se construye indicadores entomológicos para Chagas.

Si bien, dijo, en el país, existen 32 especies, nueve de éstas son de las más prevalentes y solo una tiene mayor presencia en Yucatán: el “Triatoma dimidiata”, mejor conocido como “pic”.

Como resultado, informó el biólogo, los centro de la SSY han otorgado de 2016 a la fecha 122 tratamientos a pacientes confirmados con este padecimiento, los cuales se han tratado sin ningún inconveniente.

Comentó que lo anterior fue gracias a la coordinación con otras instituciones, como la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (Issste), así como el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y el Hospital Regional de Alta Especialidad (Hraepy).

Estrategia

El biólogo explicó que para prevenir el Chagas se realiza una estrategia de ruta inversa, la cual consiste en aplicar pruebas de tamizaje al 100 por ciento de las personas menores de 15 años y a todas las embarazadas en comunidades identificadas como de riesgo, con el fin de detectar la transmisión en fase aguda e interrumpirla.

Indicó que, adicionalmente, se hacen acciones de pesquisa, entomología, fumigación y aplicación de una mezcla de agua con cal en viviendas.

Dicha práctica, recomendada por la Organización Panamericana de la Salud y por el Centro Nacional de Programas Preventivos y Control de Enfermedades, se ha llevado al cabo en cuatro localidades en el periodo de 2016 al 2018.

Junto con las dos adicionales de este año, se ha trabajado ya en las tres jurisdicciones sanitarias.

Aseguró que durante 2018, las Jornadas de Exploraciones Ecocardiográficas para la detección de pacientes candidatos a tratamiento sintomático o etiológico se ejecutaron gracias a la movilización de dichas jurisdicciones, en colaboración con las Asociaciones Nacional de Cardiólogos de México y Americana de Ecocardiografía, cuyos resultados se encuentran en proceso.

Por su parte, el Centro de Investigaciones Regionales “Dr. Hideyo Noguchi” de la Universidad Autónoma de Yucatán (Uady) participa en proyectos relacionados con padecimientos transmitidos por vector, con el objetivo de brindar mayores beneficios a la población y transformar al estado en un lugar más saludable.

Fumigaciones

Durante 2017, se realizó la fumigación al interior de 4, 610 viviendas, 1,679 más que en 2016, lo cual benefició a 23, 050 habitantes y, adicionalmente, a 8, 395, que dio un total de 31,445 protegidos.

A su vez, se efectuó 3,122 estudios entomológicos en búsqueda de chinches, con el propósito de frenar la transmisión, lo cual favoreció la vida de 15,610 residentes”, detalló el profesional.

Destacó que en 2018 esta actividad superó por 2, 986 casas la referida marca, pues se abarcó a un total de 7, 596 hogares, que se resume en 52, 451 personas protegidas, de las cuales 37 mil son habitantes y 14, 893 adicionales.

Además, el número de estudios subió a 4, 893, lo que fue un alivio para 24, 345 yucatecas y yucatecos.

Toda la información y el conocimiento sobre prevención de este padecimiento se difunden a través de pláticas en localidades de mayor riesgo; redes sociales; medios impresos, como trípticos en ferias de la salud, y en unidades médicas. A su vez, se brinda atención a reportes ciudadanos para el control vectorial.

Información adicional sobre la enfermedad de Chagas:

-Los indicadores entomológicos para Chagas se calculan por especie de triatomino, para establecer el grado de domiciliación y su posible papel en la transmisión. Se trata de los Índices de Infestación (intra y extra domiciliar), de Hacinamiento y de Colonización (sólo intra domiciliares), de Densidad (comunitario), de Infección Natural (intra y peri domiciliar) y de Dispersión (municipal o regional).

-El diagnóstico se basa en el cuadro clínico asociado a las fases aguda, que es el reconocimiento de contacto con el insecto o del proceso inflamatorio causado el mismo, o crónica, con síntomas y asintomática, en la que se presenta cardiomiopatía chagástica u organomegalias.

-También, se emplea pruebas parasitoscópicas y serológicas. La confirmación del estado clínico presuntivo se establece por la demostración del parásito o por al menos dos pruebas serológicas diferentes, cuyos resultados sean positivos; este proceso es constantemente monitoreado.

-Tanto el control del diagnóstico parasitológico como el serológico se realizan como establece la Dirección General de Epidemiologia, bajo las medidas de control de calidad de los Lineamientos para la Vigilancia Epidemiológica de la Enfermedad de Chagas por Laboratorio.

-Dicho proceso está a cargo Laboratorio Estatal de Salud Pública de los SSY y disponibles en Aquí para su consulta.

El tratamiento para eliminar la infección del individuo presenta resultados variables, según la etapa evolutiva del mal. Se valora a quienes sean potenciales portadores de la bacteria, para recibir tratamiento etiológico y/o sintomático, consecuente con las alteraciones que manifiesten o se diagnostiquen.

Fármacos

Para el tratamiento en fase aguda e indeterminada, se recomienda usar dos fármacos actualmente valorados: nifurtimox (elección primaria) o benznidazol.

El primero es muy útil en dicha etapa y en casos crónicos sin síntomas; actualmente, la proporciona la Organización Panamericana de la Salud por donación.

En la vigilancia entomológica, se promueve la participación social, con el fin de que la comunidad reporte la presencia del vector en las viviendas.

Una vez identificado el parásito en la población de insectos, se hace un estudio anti-vectorial, que pudiera afectar la tasa de infección y de infestación, indicadores importantes para monitorear la eficacia de control.

La presencia de la chinche transmisora en hogares es el factor más asociado con el riesgo de infección; debe servir como determinante en estudios entomológicos que puedan caracterizar especies y presencia del parásito en triatominos, así como naturaleza, grado y dispersión de la infestación en las localidades.

Los ejemplares colectados deben llevarse a laboratorio para confirmación taxonómica.

Se recomienda, para reducir el riesgo de infestación (control preventivo) y controlar infestaciones domésticas por vectores de T. cruzi (control por intervención), llevar a cabo el ordenamiento de la vivienda (control físico) y usar insecticidas de acción residual (control químico).

Es importante eliminar sitios de refugio, reposo y reproducción de insectos en las viviendas cada 15 días o, en caso de sospechar un riesgo elevado de transmisión, cada semana; se recomienda revisar detrás de muebles y debajo de camas, cuadros o clósets. El ordenamiento por sí sólo es eficaz para eliminar hasta en un 60 por ciento la incidencia.— Luis Iván Alpuche Escalante

Además, se debe abarcar toda área peri domiciliar y elementos de peligro, como techados para guardar implementos, leña y material de construcción; éstos últimos deben estar alejados de muros externos y removidos una vez al mes, para impedir la proliferación de roedores pequeños y de los triatominos que de ellos se alimentan.

Se recomienda uniones o cambiar por cercas de alambre de púas, con la intención de eliminar refugios.

Por último, debe evitarse el ingreso de animales de cría, como gallinas, y mascotas a los espacios donde duerme la familia. La fauna silvestre y sus zonas de resguardo en el domicilio deben ser controladas, y es importante guardar cosechas lejos de muros y espacios interiores.

Diagnóstico

El diagnóstico del Chagas se basa en el cuadro clínico asociado a la fase aguda, que es el reconocimiento de contacto con el insecto o del proceso inflamatorio causado el mismo, o crónica, con síntomas y asintomática, en la que se presenta cardiomiopatía chagástica u organomegalias.

Pruebas

También, se emplea pruebas parasitoscópicas y serológicas. La confirmación del estado clínico presuntivo se establece por la demostración del parásito o por al menos dos pruebas serológicas diferentes, cuyos resultados sean positivos; este proceso es constantemente monitoreado.

Animales

Entre las recomendaciones para el control de la chinche que transmite el Chagas destaca evitar el ingreso de animales de cría, como gallinas, y mascotas a los espacios donde duerme la familia. La fauna silvestre y sus zonas de resguardo en el domicilio deben ser controladas, y guardar cosechas lejos de muros y espacios interiores.

Cosas de Mascotas

Cosas de Mascotas: Son aliados contra las plagas

En Yucatán, más de 200 mil personas son de otra entidad