in

El servicio a los pobres, don para una vicentina

La profesora María de Guadalupe Peniche García

Maestros de vida

“Los pobres nos enseñan mucho, son nuestros maestros de vida”, afirma María de Guadalupe Peniche García, quien es integrante de las Voluntarias Vicentinas de Yucatán A.C. desde hace 19 años. Profesora jubilada, vecina de la colonia Pinos, María de Guadalupe indica que en este apostolado de evangelización y servicio obtiene un crecimiento espiritual muy grande y satisfacción de ayudar al prójimo.

Relata que ingresó al apostolado por una invitación que recibió de Lili Ferráez Evia y su madre Bertha Nelly Evia de Ferráez, cuando todavía desempeñaba labores como profesora, en el año 2000.

María de Guadalupe Peniche fue profesora del jardín de niños “Nicolás Bravo” de Santiago, su barrio de nacimiento.

Desde muchos años antes de su ingreso ya conocía la misión de los vicentinos y sabía que ayudaban a los más necesitados porque su padre fue vicentino en el barrio y lo acompañaba a visitar a personas.

Ya de grande recibió la invitación en la que se le presentó la oportunidad de practicar el voluntariado de servir a los demás y a los más necesitados, explica.

La vicentina se inició en el apostolado en el Centro Comunitario Juan XXIII de la capilla San José, en la colonia México Oriente, que pertenece a la parroquia de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro de Itzimná.

La voluntaria, a quien conocen como doña Lupita, afirma que es muy satisfactorio formar parte de este apostolado al que, como otras obras, le hace falta más manos para realizar el servicio a favor de los necesitados.

Ella solo se considera un instrumento y con enseñanzas de San Vicente de Paúl busca realizar la misión con caridad organizada.

Los pobres enseñan mucho, reitera, y hacen ver que por lo que uno se queja son cosas sin importancia, ante las situaciones que viven pobres y enfermos, como es el caso de una persona sin piernas a la cual visita.

“Se pensaría que estará triste y quejándose, y al verla es todo lo contrario, no se oyen lamentos y sí se escuchan las gracias a Dios por tener vida”, comparte la voluntaria vicentina.

Doña Lupita indica que amor a Dios y ganas de trabajar es lo que se necesita para ser una voluntaria vicentina, en la que como su nombre dice se hace labor voluntaria, sin sueldos.

El tiempo no es obstáculo para servir porque cuando se quiere se puede, indica, como ha sido su caso entre sus labores de madre y abuela, ya que es viuda.

Recuerda que las voluntarias participan en diferentes servicios, de acuerdo con el centro en el que participen como comedores infantiles, talleres, apoyo médico, entrega de despensas y visita a personas, entre otras actividades.— Claudia Sierra Medina

Invita a ser parte de este antiguo apostolado en el que obtendrán la satisfacción de seguir a Cristo ayudando a los pobres.

La organización de voluntarias está integrada por 89 mujeres en la localidad.

En enero de 2020 se celebrará en la localidad los 150 años de la fundación del primer grupo de vicentinas, en la iglesia del Sagrario Metropolitano.

Las personas interesadas pueden pedir informes en la parroquia de Buen Pastor (San Pedro Cholul), María Inmaculada (Campestre), Nuestra Señora de Guadalupe (San Cristóbal), Santiago Apóstol (Centro), la ermita de Santa Isabel (Centro).

También en Nuestra Señora de la Encarnación (colonia Santa Rosa), en Nuestra Señora de la Esperanza (Juan B. Sosa), Centro Comunitario Juan XXIII (colonia México Oriente).

Invitación

María de Guadalupe Peniche García invita a ser parte de este antiguo apostolado “en el que obtendrán la satisfacción de seguir a Cristo ayudando a los pobres”.

Informes

En la parroquia del Buen Pastor (San Pedro Cholul), María Inmaculada (Campestre), Nuestra Señora de Guadalupe (San Cristóbal), Santiago Apóstol (Centro), la Ermita de Santa Isabel (Centro). También en Nuestra Señora de la Encarnación (colonia Santa Rosa), en Nuestra Señora de la Esperanza (Juan B. Sosa) y Centro Comunitario Juan XXIII (colonia México Oriente).

El IMSS abre sus inscripciones para cursos infantiles

La Uady fija un plazo para dictaminar sobre una denuncia de acoso