in

El Tren Maya, con los sindicatos de la Catem

El organismo ya registró contrato para esas obras

“Hay dos tipos de sindicalistas, los que venden los contratos, que son contratos de protección, y los que queremos que eso cambie”, señaló, José Reynol Neyra González, delegado de la Confederación Autónoma de Trabajadores y Empleados de México (Catem) para la construcción del tramo 4 del Tren Maya.

“Este movimiento de Catem no es por dinero, es por dignidad del sindicalismo. Catem quiere transparentar su trabajo y sabemos que tienen que haber reacomodos, nunca lo ha habido en el sistema sindical, el sistema coptó al movimiento obrero desde la época de Fidel (Velázquez), y Fidel lo decía, yo vengo de la CTM, Pedro Haces (líder nacional de Catem) también viene de CTM, al igual que yo soy una familia sindical cetemista, pero hoy queremos cambiar las cosas”.

Por su parte, el secretario general de este sindicato en Yucatán, Carlos Cisneros Dogre, señaló que en total en ambos tramos quizá contraten de 9,000 a 10,000 obreros de distintos oficios y los trabajos arrancarán en diferentes frentes cuando ya esté completamente seguro el contrato de los trabajadores. Buscarán que ganen un salario justo con todas las prestaciones de ley. Incluso, precisó que no necesitarán 1,000 camiones de volteo, sino de 150 a 200 fijos con capacidad de 12 y 30 metros cúbicos que es lo que se requiere por las distancias que tienen que recorrer y el volumen que transportarán.

Los dirigentes afirmaron que las obras del Tren Maya se realizará con sindicatos afiliados a Catem porque dentro del sindicalismo existen cláusulas de exclusividad y cuando un sindicato es el titular del contrato colectivo de trabajo, la empresa por obligación tiene que solicitar personal al sindicato.

El sindicato que dirige Neyra González ya registró el contrato colectivo del Tren Maya ante la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje.—Joaquín Chan Caamal

“Vamos abrir la convocatoria cuando nos digan cuántos trabajadores requieren. Catem ha identificado a los trabajadores que se han adherido y

estarán en primer lugar en el padrón de personal contratado”, precisó Neyra González. “Tienen que pertenecer a Catem todo el que quiera trabajar como

albañiles, tierreros, carpinteros, transportistas, y la afiliación es gratuita, al que se sorprenda cobrando alguna cuota será expulsado de inmediato”.

Los dirigentes informaron que ya firmaron con la empresa concesionaria de las obras un pre contrato, falta algunos datos como el tema de tarifas, salarios, materiales, cantidad de transporte y una serie de datos que se tienen que analizar de manera consciente y responsable porque “no se trata de pagar menos a los transportistas y obreros”. Lo que sí garantizan es que habrá mucho trabajo en los próximos 28 meses y solo falta definir con los directores de construcción de cada consorcio cuántos frentes de trabajo habrá y por dónde empezarán.

Cisneros Dogre señaló que la empresa ganadora del tramo 3 (de Calkiní a Izamal) dio 60 días para la contratación de personal y en el tramo 4 (Izamal a Cancún) es un tiempo similar, pero en este último tramo será más complejo porque deberán construir una nueva vía férrea y un nuevo cuerpo de la autopista Mérida-Cancún. En el tramo 3 solo abarca 3 kilómetros de Calkiní y luego sigue hasta Izamal.

Calcularon que para fines de agosto o principios de septiembre próximo arrancará la construcción del Tren Maya en esta zona.

Catem designó a un representante territorial en cada municipio donde pasará la vía del Tren Maya para involucrar a trabajadores de los municipios y a

quien tenga un camión con la capacidad que requiere la empresa. Neyra González aseguró que Catem dará prioridad a sus afiliados, no habrá ni actores políticos ni directivos fraudulentos ni amigos ni compadres porque es lo que quiere desterrar del sindicalismo la confederación que preside Pedro Haces Barba.

Acompañaron a Neyra González y Cisneros Dogre, José Alain Sánchez López. secretario general del Catem en Campeche, y Israel Mariel Flota Alcocer,

secretario de movilidad del Catem Yucatán.

José Santiago Healy: Urge un estadista

Navidad sin nueces: ballet de Nueva York hará una pausa hasta 2021