in

Elección que perjudicó

Al centro

Pregunta de un experto: ¿Quién apoya a Ivonne?

Más que beneficiarlo, el proceso interno para elegir a la nueva directa nacional del PRI perjudicó al partido, porque sacó a relucir las conocidas prácticas antidemocráticas y las irregularidades que hacia afuera se veían habitualmente en las votaciones locales, estatales y nacionales, sólo que ahora afloraron en el interior.

Para el doctor Martín Echeverría Victoria, profesor investigador en el Instituto de Ciencias de Gobierno y Desarrollo Estratégico de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, el proceso interno del Revolucionario Institucional también dejó al descubierto algunos enigmas: ¿quién dirige actualmente al PRI?, ¿quién está detrás de Ivonne Ortega Pacheco? y ¿qué grupo le apostaría a la figura de la exgobernadora de Yucatán como candidata?

“La elección del nuevo dirigente nacional del PRI no sólo fue un proceso desangelado que fracasó en el intento de cambiarle la imagen al partido, sino que además fue de baja intensidad por los perfiles de los aspirantes, que no son de la estatura política y académica de personajes como Jesús Reyes Heroles o Luis Donaldo Colosio, por ejemplo”, reitera el profesional yucateco.

El doctor en Comunicación y Cultura por la Universidad de Sevilla, al hablar de la elección interna del PRI, que como informamos se efectuó el domingo 11 pasado, con la participación de tres candidatos: Ivonne Ortega Pacheco, Lorena Piñón Rivera y Alejandro Moreno Cárdenas, de acuerdo con el Programa de Resultados Preliminares del PRI, el exgobernador de Campeche obtuvo el 84.12% de los votos, equivalente a 1.648,825 sufragios, afirmó que ante la complicada situación que vive el Revolucionario Institucional “la única opción que tiene para sobrevivir es ser un partido satélite”.

“Estratégicamente, después de lo que ocurrió, el PRI intentará ser un partido satélite, aliarse a Morena que, por otro lado, son ideológicamente afines, es decir, con una composición ideológica muy similar en el programa, en el discurso. Creo que los priistas tratarán de sobrevivir en esa vía hasta que puedan repuntar”, subraya.

En la primera entrega de la entrevista, el profesor se extiende más en lo que representó la elección interna de la dirigencia nacional priista y se pregunta quién o quiénes son los que mandan en el PRI nacional.

De las denuncias de Ivonne Ortega de “dados cargados” de la cúpula del PRI a favor de Alejandro Moreno, el máster en Comunicación Política y Opinión Pública por la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona, España, coincide en que sí hubo una “cargada”, que no existió una competencia real en la que se registró poca participación de la militancia nacional, y no descartó la versión de que el exgobernante campechano contó con la venia del presidente Andrés Manuel López Obrador.

El doctor Echeverría Victoria, al definir las votaciones para elegir a la directiva nacional del PRI, considera que hubo dos intenciones en el proceso. Primero, para incrementar la democracia interna del partido, y la otra, para ofrecer al público una cara renovada, una rectificación con respecto a las críticas del pasado.

“Creo que fracasaron en ambas. Si se habla de democracia interna, la forma en la que ganó ‘Alito’, por 80% de diferencia, es totalmente antidemocrática, se ve que no hay pluralidad, se ve que hubo una operación vertical, no fue competitiva la elección. Esos resultados son del tipo de los que se obtienen en Cuba, por ejemplo. Desde el punto de vista de democratización interna fracasaron, y en relación con la imagen que quieren dar hacia afuera, les perjudicó más que beneficiarlos”.

“Me da la impresión de que fue un proceso obviamente crítico. El PRI está en una crisis a partir de que perdió estrepitosamente la Presidencia y cargos públicos en otras entidades, y no creo que se haya recuperado. Parecía que este evento les permitiría al menos darles a los priistas un respiro, oxigenar al partido, pero demuestra que siguen atrapados en esa crisis de identidad, y además es un problema histórico, porque se ha intentado democratizar pero le falta posiblemente organización o voluntad, y generalmente termina con resultados desfavorables”, explica el investigador.

También dice que, desde antes, se veía un proceso desangelado y de baja intensidad en los perfiles de los candidatos, de un partido al que pertenecieron Jesús Reyes Heroles o Luis Donaldo Colosio, “personajes que históricamente tienen muchísima estatura intelectual y política. E Ivonne Ortega, Lorena Piñón y Alejandro Moreno me parece que son de bajo perfil, son personas de estados relativamente pequeños en términos de militancia y recursos, con una pobre trayectoria política y académica en comparación con esos referentes históricos priistas, y más aún cuando se baja de la contienda José Narro Robles, con un perfil muy interesante, que podría hacer rebotar las cosas”, apunta el investigador.— (Continuará).— Carlos Fernando Cámara Gutiérrez

Personajes o grupos desconocidos Ivonne Ortega

El doctor Martín Echeverría Victoria también se pregunta ¿quién manda en el PRI?

Importante pregunta

“Es la gran interrogante, quién manda en el PRI nacional. Si había un gran elector que era el Presidente, quien era el gran elector, no identifico quién es el gran operador, no se dónde sería el grupo. El grupo Atlacolmulco tenía mucho dinero, tenía la voz. O el grupo de los Moreira, que también tenía mucho dinero. Aquí, honestamente, no identifico”, responde el profesor.

Malos resultados

“Hay que tomar en cuenta que el PRI es un partido que se está recomponiendo de una crisis. Lo que les pasó al perder la Presidencia de la República, creo que no esperaban que les pasara a ese grado. Sí esperaban perder, lo vieron venir desde la campaña, pero no se esperaban esa derrota y las sucesivas pérdidas que a partir de julio del año pasado ya ocurrieron con otras elecciones. Por ejemplo, en Puebla les fue muy, muy mal, con menos del 15% de los votos. En las elecciones estatales y municipales también les fue mal, no les pinta bien el horizonte actual.

La mano detrás

Los priistas se están rehaciendo, de modo que es difícil saber en este momento de composición, de jaloneo y tironeo quién es la mano detrás del PRI y algunas personas, quién es el grupo dominante, quién mece la cuna… Qué grupo es el que está detrás de Ivonne, por qué un grupo le apostaría a una figura como Ivonne Ortega, eso todavía no lo tengo muy claro”, indica.

Semarnat: “Hay mucha agua que tenemos que cuidar”

58 mil apoyan a la Guardia Nacional