in

Niñez yucateca expuesta a sustancias tóxicas

Un menor abre una llave en un predio. Un estudio arrojó altos niveles de mercurio en la orina de niños que consumen ciertos tipos de agua

Elevados niveles de mercurio en la orina de niños

De acuerdo con investigadores que intervinieron en el estudio “Exposición ambiental de niños a oligoelementos tóxicos en una zona urbana de Yucatán”, los residuos de mercurio encontrados en el agua “purificada” se deben a que las familias de los niños participantes probablemente compran con más frecuencia ese tipo de agua “en expendios de baja calidad y a bajo precio”, a cargo de empresas “sin procedimientos de purificación eficaces”.

En algunos casos, añaden, la concentración de residuos de mercurio es más alta en este tipo de agua, que en el “agua de la cocina”.

“Los expendios de agua purificada —que están en colonias, habilitados con sistemas de autoservicio— no están regulados por las autoridades y nadie garantiza su pureza”.

Sin control oficial

Las autoridades tampoco controlan la calidad del “agua de cocina” o de la llave (erróneamente llamada “agua potable” por la gente), que debe cumplir con los estándares de calidad establecidos en México, añade.

Esta agua la suministra el propio gobierno, pero la población en general no la toma por la creencia de su escasa calidad, dice el estudio.

“El acuífero de Mérida es la única fuente de agua dulce de la región, pero por su naturaleza cárstica es altamente permeable, lo que facilita la infiltración y aumenta la vulnerabilidad de las aguas subterráneas a la contaminación. Esta situación es particularmente grave en Mérida, ya que sus aguas residuales se depositan en fosas sépticas, la mayoría de las cuales no están construidas con las especificaciones técnicas adecuadas ni recibe tratamiento”.

Por esta situación, el agua almacenada en los veinte metros superiores del acuífero no es apta para el consumo humano, por sus altos niveles de nitratos, se indica.

Los investigadores encontraron también grandes concentraciones de mercurio, arriba de lo permitido por la OMS, en la orina de nueve de los niños analizados (26.5% del total) y en la sangre de cuatro niños varones (11.7%), pero no en la mayoría de los estudiantes incluidos en el estudio.

¿Cómo explicar esto, si la concentración de mercurio en agua es muy alta? Los investigadores responden que una primera interpretación podía ser el elevado consumo de pescados y mariscos —ricos en mercurio—, pero de acuerdo con la investigación etnográfica realizada en los hogares de los niños que participaron en la investigación, el consumo de estos alimentos no fue significativamente más alto que el del resto de los niños del estudio.

La causa de estas altas concentraciones de mercurio se encuentra en la quema de basura en los hogares y en el uso de carbón y leña para cocinar, actividades que liberan emanaciones de mercurio a la atmósfera.

El mercurio afecta principalmente al sistema nervioso central, y también puede dañar los riñones y causar enfermedades del corazón y de la piel. (Continuará).— HERNÁN CASARES CÁMARA

Permanencia

De acuerdo con los científicos, la presencia de mercurio en el cuerpo tiene una vida media de tres días, pero su eliminación a través de la orina tarda de 60 a 90 días. Sí este metal entra en los tejidos del sistema nervioso central, puede quedarse allí durante muchos años.

Daño grave

Según dicen, “los metales tóxicos pueden causan daño grave, incluso en dosis bajas”.

Hallan vestigios que narran la vida de Progreso