in

Emergencia climática en Yucatán

Ing. Juan Vázquez Montalvo, Mtra. Sayda Rodríguez Gómez, Dra. Sofía Fregoso Lomas, Ing. Sareti Cardós Pacheco.

No hay ninguna duda de que en Yucatán se sienten ya los efectos del calentamiento global, coinciden cuatro expertos en el foro del Diario.— Cambios en patrones del clima

Hay más días de calor extremo que hace una o dos décadas, el estío se alarga año tras año, la temporada de lluvias se ha vuelto impredecible y los huracanes son hoy más amenazantes. El calentamiento global ya está en Yucatán y sus efectos van en aumento, pese a que todavía algunos escépticos se atrevan a cuestionar la realidad, argumentando que nada de esto es nuevo, que aquí siempre han hervido los termómetros.

No hay ningún tipo de duda de que el cambio climático ya nos está afectando. Datos y mediciones irrefutables lo avalan, coinciden los cuatro participantes en el foro de Megamedia “El calentamiento global y su impacto en Yucatán”.

La M.I.A. Sayda Rodríguez Gómez, titular de la Secretaría de Desarrollo Sustentable; la Dra. Sofía Fregoso Lomas, catedrática de la Universidad Anáhuac Mayab; la ingeniera física Sareti Cardós Pacheco, meteoróloga de la Comisión Nacional del Agua, y el Ing. Juan Vázquez Montalvo, miembro del Comité Institucional para la Atención de Fenómenos Meteorológicos Extremos (Ciafeme) de la Uady, concuerdan en que la actividad humana —la deforestación y la urbanización, principalmente— ha venido a empeorar el escenario.

Patrones extraños

Por supuesto que se sienten ya en Yucatán los efectos. En el sistema de comportamiento del clima, tanto en espacio como en tiempo, estamos viendo cambios significativos en la Península”, comienza el Ing. Vázquez.

Si bien es cierto que los eventos meteorológicos son los mismos que en el pasado, hay un cambio significativo en su duración: la sequía de este año es muy diferente a las que se han registrado anteriormente y, aunque no se ha batido ningún récord de calor, han sido muchos los días de temperaturas sensiblemente altas, lo que está afectando el comportamiento de la gente, de la vegetación y de la fauna doméstica y silvestre, señala.

El meteorólogo llama la atención en un raro fenómeno que se está presentando: las lluvias tienden a no caer en zonas muy urbanizadas, como las ciudades de Mérida y Valladolid. “De repente llueve mucho en los alrededores, pero no en la mancha urbana… Es extraño”.

También advierte sobre los eventos meteorológicos extremos, otro de los efectos del cambio climático que ya se están viendo y que representan un peligro para la población y la infraestructura. “La sequía actual se convirtió en un fenómeno extremo porque está causando muchos daños en la agricultura y la apicultura, los campesinos están esperando con ansias las lluvias, que no han caído ni fuerte ni parejo, salvo una o dos excepciones. Los fenómenos atmosféricos están reflejando el cambio climático”.

Efectos secundarios

En su intervención, la maestra Rodríguez Gómez recuerda que, a escala global, el cambio climático tiene características muy puntuales: variaciones del clima, eventos meteorológicos extremos, cambios en los patrones de las lluvias, incremento del nivel del mar.

“Todo esto sucede en Yucatán y en el resto del mundo… ahora bien, ¿cómo y cuánto nos afecta o cómo los llegamos a sentir?”.

En realidad, señala, muchas veces más que los efectos directos del cambio climático, nos afectan sus consecuencias secundarias. “Si hay cambios en las lluvias —en volúmenes y fechas—, se modifican los tiempos de siembra y de cosecha, se alteran los ciclos agrícolas. Y si se incrementan los niveles del mar tenemos cambios en la dinámica costera en cuanto a pesca y biodiversidad. Las sequías implican mayores riesgos de incendios y más enfermedades gastrointestinales.

“Para resumir, desde luego que sentimos los impactos del cambio climático y no sólo los globales, los macro, sino también los efectos locales asociados al fenómeno”, dice la funcionaria.

Escala humana

Cambiando de escala, la doctora Fregoso Lomas señala que para saber si efectivamente el calor de ahora es mucho más intenso que el de hace unos años un método infalible es hablar con las personas “de a pie” que han vivido esa experiencia histórica.

La catedrática e investigadora de la Universidad Anáhuac Mayab se refiere en específico a los habitantes de los pueblos del interior del Estado que vienen a la ciudad a trabajar. “Ellos pueden ser un indicador muy interesante porque pueden comparar, tienen la percepción del clima de antes en sus pueblos y la referencia de la ciudad”, opina.

“Y esa gente de los pueblos nos dice que sí, que efectivamente en la ciudad se sufre un calor abrasador, seco y un viento caliente como antes no se sentían, aunque dicen que en su pueblo también ha aumentado la temperatura”.

A este saber empírico, señala, se le pueden sumar datos, mediciones, comparaciones históricas, “indicadores muy fuertes a escala planetaria que no nos pueden ser ajenos”.

Efectos sociales

En su turno, la ingeniera Sareti señala que, aunque la Conagua no tiene un análisis de qué efectos del cambio climático hay sobre Yucatán en particular, sí tiene los datos crudos de la afectación, que está repartida por el estado.

“Al comparar las mediciones de los tres observatorios que hay en la entidad —Mérida, Progreso y Valladolid— hemos observado una tendencia al alza en los promedios de temperatura máxima del día”, dice.

La joven experta en el clima señala que este incremento se puede atribuir a dos grandes factores: el global, es un hecho que las temperaturas del aire y del océano en todo el planeta se han incrementado, y la urbanización, el cambio en el entorno, la reducción de la cobertura vegetal, ha provocado que la temperatura tenga un aumento”.

Tan cierto es que el calentamiento global es una realidad como que no hay nada que se salve de sus efectos, que impactan incluso en los contextos socioeconómico y cultural: “Al cambiar los patrones agrícolas, la gente del campo migra a las ciudades, lo que agudiza el factor de la urbanización”, concluye.— Mario S. Durán Yabur

Reunión de expertos

M.I.A. Sayda Melina Rodríguez Gómez Secretaria de Desarrollo Sustentable de Yucatán

Estudios

Licenciada en Administración de Recursos Naturales por la Universidad Marista de Mérida, es Maestra en Ingeniería Ambiental por la Universidad Autónoma de Yucatán.

Experiencia

Fue directora de la Unidad de Desarrollo Sustentable del Ayuntamiento de Mérida en la administración pasada y antes directora de la Coordinación de Enlace y Administración Ambiental de la Universidad Marista.

Dra. Sofía Fregoso Lomas Catedrática e investigadora de la Universidad Anáhuac Mayab.

Estudios

Licenciada en Arquitectura por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), estudió el Doctorado y la Maestría en Diseño Arquitectónico en el Centro de Investigaciones de la Facultad de Arquitectura de la misma institución.

Especialización

Se formó en Docencia en el Colegio de Ciencias y Humanidades CCH-Sur UNAM 1998-2006.

Investigadora

Desde 2006 es profesora de tiempo completo e investigadora en la Universidad Anáhuac Mayab.

Ing. Sareti Cardós Pacheco Meteoróloga del Centro Hidrometeorológico Regional de Mérida de la Conagua Yucatán.

Estudios

Ingeniera Física por la Universidad Autónoma de Yucatán.

Especialización

Hizo estudios en Meteorología Tropical en el Centro de Predicción del Tiempo de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Maryland (EE.UU.).

Experta en el clima

Desde 2012, recién egresada de la Uady, es meteoróloga del Centro Hidrometeorológico Regional de Mérida de la Conagua Yucatán.

Ing. Juan Vázquez Montalvo Integrante del Comité Institucional para la Atención de los Fenómenos Meteorológicos Extremos de la Uady.

Formación

Es Ingeniero Civil con especialidad en Hidráulica y Sanitaria por la Uady.

Experiencia

Durante más de dos décadas fue jefe del Laboratorio de Hidráulica e Hidrología y responsable del Centro Meteorológico de la Uady.

Pionero

Con apoyo de las autoridades de la Uady, logró la instalación de la primera estación meteorológica automática en Yucatán.

Andy Ruiz Jr., primer mexicano campeón de peso completo

Homilía del VII Domingo de Pascua