in ,

Emma Gabriela sufrió 16 años de agresiones de Medina Sonda

Audiencia por el caso de Emma Gabriela Molina Canto.

Medina Sonda consideraba “a su esposa como si fuera una propiedad”

MÉRIDA.- Durante el juicio que se siguió a Martín Alberto Medina Sonda por su coparticipación en el homicidio de su esposa Emma Gabriela Molina Canto se comprobó que la ultimada tuvo “16 años de historia de agresiones” de distinta índole, por lo que los jueces, por unanimidad, emitieron sentencia condenatoria contra el acusado.


De acuerdo con el acta que se leyó en la audiencia del viernes por la noche, los tres juzgadores estuvieron de acuerdo en los ataques a la señora Molina Canto desde que contrajo matrimonio con Medina Sonda. Los jueces son Níger Pool Cab (relator), Ileana Domínguez Zapata y Fabiola Rodríguez Zurita (presidenta).


Previa a la audiencia, los funcionarios se reunieron en privado, llegaron a un acuerdo unánime de emitir condenas a Medina Sonda y al “Cachorro”, también identificado en el expediente como “El ingeniero”, Juan Ramón Moreno Hernández y otros nombres que utiliza.

Leer:Medina Sonda, culpable por el feminicidio de Emma Gabriela


La discrepancia entre los juzgadores fueron las “calificativas”, ya que la presidenta considera que en el caso no se comprobó que haya “feminicidio agravado”, sino “feminicidio” en lo que respecta a Medina Sonda. En el caso del “Cachorro”, según criterio de la misma juzgadora, se demostró “el homicidio” y no “homicidio calificado”.


Este criterio distinto no cambia el sentido de las condenas, ya que las veredictos se emitieron “por unanimidad”, aunque se precisó que en unos puntos fue “por mayoría”.


No fue “feminicidio agravado”, según la jueza Rodríguez Zurita, porque no se demostró que Medina Sonda haya intentado rehacer su relación sentimental con su ex esposa. Sus colegas afirman que esa “calificativa” se demostró durante el juicio.

Te puede interesar:Una vida de terror, pero ya perdoné a los asesinos de mi hija: madre de Emma Molina


La parte acusadora expresó estar de acuerdo con el sentido de la sentencia y se prepara para el jueves cuando se lleve al cabo la audiencia de “individualización” en la que testigos demostrarían cuánto ganaba la señora Molina Canto a fin de que este dato se tome en cuenta a la hora de fijar la reparación económica del daño causado.


Rubén Martínez Arellano y Efraín Encalada Burgos, asesores de la parte denunciante, expresaron que durante el juicio se comprobó la responsabilidad de los inculpados y señalaron que en todo momento recibieron apoyo de la Fiscalía General del Estado para llegar a las condenas. La defensa, como informamos, no está de acuerdo con el veredicto y esperará los tiempos que fija la ley para pedir se revise.


El juez Pool Cab leyó el acuerdo a que llegaron los miembros de ese Primer Tribunal de Enjuiciamiento. Mencionó los “16 años de historia de agresiones” como se comprobó durante el juicio con una serie de testigos y expertos en violencia contra la mujer.

Medina Sonda consideraba a Emma de su propiedad


Una especialista determinó que Medina Sonda consideraba “a su esposa como si fuera una propiedad suya”. Esta conclusión la retomó el Tribunal al emitir su veredicto.


A partir de ese concepto aparecieron todo tipo de agresiones, lo que culminó con la muerte de Emma Gabriela Molina, el 27 de abril de 2017 “a las puertas de su casa, lugar donde debería estar segura, pero fue elegido como el sitio del ataque”.


Se recordó que la occisa recibió 11 puñaladas, cuando menos dos mortales, en un ataque planeado desde el reclusorio de Villahermosa, Tabasco, donde purga condena Medina Sonda por otros delitos que le atribuyen.

Ni una más


Al final de la audiencia, en pasillos del Centro de Justicia Oral de Mérida, la señora Ligia Teresa Canto Lugo, madre de Emma Gabriela, reiteró que las condenas deben ser penas máximas.


“¡Ni una agresión más a mujeres de Yucatán… justicia para Gabriela!”, expresó a grito la denunciante durante una entrevista, en un receso, luego de darse a conocer el sentido del fallo.- Megamedia

Critican el rostro de Alejandra Guzmán, le dicen “Doña bótox”

Aumentan vigilancia por pelea de jovencitas en Tizimín