in

Enredo en el caso del Isstey que incluye a políticos

Ulises Carrillo Cabrera

Más allá de su función

Nuevas investigaciones de Central 9 revelan que en la privatización de los créditos del Isstey participan, en un enmarañado esquema, empresas financieras estrechamente vinculadas con empresarios locales y políticos del PRI que, además, se dedican a financiar millonarias compras de terrenos e inmuebles.

Una de esas empresas se llama Promotora de Sistemas de Información, S. A. P. I. de C. V., la primera que Ulises Carrillo Cabrera, director del Isstey en el gobierno anterior, llevó para ofrecer créditos personales a derechohabientes de ese organismo en 2014, no obstante que la actividad preponderante de esa compañía no son los préstamos de nómina.

Promotora de Sistemas de Información (PSI) llega al Isstey de la mano del empresario Fernando Vega Espinosa quien, según datos recabados, estaría muy vinculado al propio Carrillo Cabrera, al exgobernador Rolando Zapata Bello y a otros políticos priistas como Francisco Torres Rivas, presidente estatal de ese partido —fue su suplente como diputado federal en el período 2015 a 2018— y Nerio Torres Arcila.

Con éste, que dirigió el Isstey de 2009 a 2011, integró su planilla cuando contendió por la alcaldía de Mérida en 2012, como candidato a regidor propietario.

Según datos oficiales obtenidos por Central 9, PSI entregó créditos de nómina a derechohabientes del Instituto en 2014 por $420.222,934, a plazos de 12, 18 y 24 meses y a tasas de interés de 1.5% mensual, aunque la tasa aumentaba a 2% de la primera a la tercera renovación o ampliación y a 3% de la cuarta a la sexta.

Las renovaciones se pueden hacer luego de tres meses de firmar el primer crédito y siempre que se esté al corriente de los pagos. Mientras tanto, en el mismo año, el Isstey autorizó préstamos de corto plazo especiales para línea blanca y telefonía, con recursos propios por apenas 24.47 millones de pesos.

PSI ofreció los servicios de crédito de nómina a los derechohabientes del Isstey, no obstante que su actividad preponderante no es dar ese tipo de préstamos, sino financiar la compra y administración de hoteles, restaurantes y minas.

Como hemos informado, el Isstey optó por entregar la facultad de dar créditos a sus afiliados a la iniciativa privada —en lo que se considera un negocio redondo— debido a su falta de recursos, derivado a su vez de la crisis financiera en ese organismo propiciada por el desvío de $2,078 millones atribuido a la exgobernadora Ivonne Ortega Pacheco.

(Esta crisis aún no termina y se ha agravado, entre otros motivos, por varias decisiones cuestionables de Carrillo Cabrera quien, por ejemplo, habría autorizado la compra por el Isstey de certificados bursátiles de escaso valor, a precios inflados, en detrimento del patrimonio de ese instituto, como Central 9, la Unidad de Investigación Periodística de Grupo Megamedia documentará en próximas entregas).

Promotora de Sistemas de Información pertenece al Grupo Escorfin, con sede en Mérida, que preside Roberto Guzmán García. Este grupo aglutina además a Estratégica Corporativa en Finanzas (ECF), S. A. P. I. de C. V., enfocada a realizar inversiones y proyectos financieros, incluyendo el financiamiento de varios parques de energía solar en el estado; y a Servicios Inmobiliarios de Posturas, S. A. P. I. de C. V., dedicada a la inversión en proyectos inmobiliarios y en la compra de terrenos.

Servicios Inmobiliarios de Posturas (SIP) obtiene recursos financieros por medio de la emisión de certificados bursátiles privados, una parte de los cuales los transfiere a ECF, que a su vez presta el dinero a PSI para el desarrollo de sus actividades, como la de financiar los créditos en el Isstey.

SIP tiene un portafolio de proyectos que abarca una superficie de 1.596,441 metros cuadrados, entre ellos el desarrollo habitacional San Marcos, en el sur de Mérida, de donde es socio Vega Espinosa. (Continuará).— Hernán Casares Cámara

Compra

Según el Registro Público de la Propiedad, Vega Espinosa y Pedro Espadas Cervantes, esposo de la exalcaldesa Angélica Araujo, adquirieron un lote de 218,483 m2 de la reserva territorial del estado, (21.8 hectáreas) al IVEY, tres días antes de que finalizara el gobierno de Ivonne Ortega Pacheco, en septiembre de 2012.

Cuatro veces menos

De acuerdo con la escritura pública 1314, levantada por el notario Manuel Emilio García Ferro, el IVEY transfirió ese predio a Construcasa.com y a Vivo del Mayab, S. A. de C. V., por $10.561,691, a razón de $48.34 el metro cuadrado.

Los males del yucateco

Incertidumbre por el acuerdo sobre los aranceles