in

Equilibrio en la adultez

Arriba

El 22 de agosto, nuevo seminario en la Marista

Promover la participación activa de los adultos mayores tanto en el cuidado de su salud física como en el de su capacidad cognitiva, equilibrio emocional y compromiso consigo mismo es el propósito del Diplomado de Formación Humana Integral que imparte la Universidad Marista desde 2007 y del que el 22 de agosto próximo comenzará un nuevo curso.

Dirigido a personas mayores de 55 años, el programa integra contenidos en los que se trabajan los factores psicológicos que permiten una adecuada adaptación a los cambios vinculados con el proceso natural de la senectud, como el declive físico, la jubilación o la pérdida de seres queridos.

“La idea es que descubran y apliquen diversas estrategias para hacer frente a las pérdidas y logren la mayor estabilidad con el menor costo posible”, señala la doctora Edith Rodríguez Camps, quien tiene a su cargo las materias “Depresión, estrés y ansiedad” y “La naturaleza humana y su profundidad”.

En entrevista con el Diario, la doctora Rodríguez, quien también coordina los diplomados “Ciclo de vida humana” y “Tanatología: el valor de la vida”, destaca que lo importante del programa del adulto mayor es que no se trata de terapia ocupacional ni asistencial. “Es más bien un proyecto donde él se inserta de manera integral a la vida y a la sociedad”.

Es importante, añade, que el adulto mayor tenga un envejecimiento activo, que tenga un equilibrio emocional y que esté consciente del cuidado de su salud.

El ser humano, explica, tiene cinco dimensiones: física, social, emocional, espiritual y cognitiva. “En el programa buscamos que estas cinco áreas estén atendidas, es decir, que estén motivadas y que haya espacios de reflexión”.

Por ello, además del diplomado de Formación Humana Integral, la Universidad Marista también ofrece a los adultos de la tercera edad los diplomados “Ciclo de vida humana” y “Tanatología: el valor de la vida”, aunque éstos están abiertos al público en general.

En el caso concreto de tanatología, la doctora considera que es importante que los adultos mayores lo tomen pues justo en esa etapa de su vida han tenido muchas pérdidas de seres cercanos.

Sin embargo, aclara, la tanatología no trata únicamente de las pérdidas como malamente se ha concebido a la materia sino de la vida. “Se trata de que se sientan en la vida, es percibir e interpretar la vida de la mejor manera tanto física como emocionalmente”.

La doctora Rodríguez Camps señala que la tanatología lleva a entender que la vida es única y que hay que vivirla quitándole la paja, es vivir de la mejor manera posible. “Vivir con plenitud pero sin la obsesión”.

La profesional comparte que muchos adultos viven obsesionados con la muerte, principalmente por miedo y porque ya están en la etapa de las pérdidas. Añade que si bien hay que tener todo eso claro, lo importante es digerirlo pero de manera sana y saludable.

Es muy importante que el adulto mayor tenga un buen estilo de vida promoviendo hábitos saludables, estimular y mantener el funcionamiento cognitivo, tener un equilibrio afectivo y la capacidad de afrontamiento, e interés en el funcionamiento social y participativo fomentando el desarrollo de habilidades sociales, concluye la doctora.— Iván Canul

Conferencia de bienvenida

La conferencia “La creatividad que dan los años”, a cargo del médico geriatra Joaquín González Aragón, marcará el inicio del Diplomado de Formación Humana Integral en la Universidad Marista el 22 de agosto próximo.

Los interesados pueden comunicarse al correo rdiego@marista.edu.mx o al teléfono 942-9700 extensión 1027, con Raúl Diego Rivera, coordinador del programa.

Leones sigue en la cima de la Sur tras su victoria

Cartón de Tony: Cuando la fortuna sonríe