in

Escasa vigilancia en los paraderos

Las diputadas de Movimiento Ciudadano ya solicitaron una reunión con el gobernador Mauricio Vila Dosal para plantearle el problema del amontonamiento de personas en los paraderos de la ciudad

Piden junta con Vila por el tema de los autobuses

El dinero público no solo debe servir para despensas, sino para ayudar a quien lo necesita, y los empresarios del transporte urbano requieren apoyo en estos momentos de crisis económica y aumento de contagios de coronavirus, manifestó la coordinadora del partido Movimiento Ciudadano (MC) en Yucatán, Silvia López Escoffié.

La dirigente y su compañera de partido, la también diputada Milagros Romero Bastarrachea, pidieron a principios de este mes al director de Transporte del estado, Alejandro González Poveda, que por su conducto entregara una serie de propuestas al Consejo de Salud del Ejecutivo —el cual toma las decisiones para el control del Covid-19—.

Con ello buscan hallar una solución al amontonamiento de personas en los paraderos de la ciudad. Sin embargo, no ven acciones rápidas y siguen aumentando los infectados.

Por esa razón, ya pidieron una audiencia con el gobernador Mauricio Vila Dosal, a quien postuló el MC postuló al cargo en coalición, para exponer el problema del transporte urbano y conocer si tienen propuestas concretas para lograr una solución de fondo, pero no le han programado alguna fecha.

“Creo que los paraderos del transporte urbano son focos de contagio y son los que contribuyen a aumentar los casos en Yucatán”, dijo Silvia López. “Mientras no se resuelva lo del amontonamiento en los paraderos de autobuses y ‘combis’, no bajará el número de contagiados”.

El Imdut

La legisladora señaló que le sorprende que Quintana Roo, estado que al inicio y con el avance de la pandemia encabezaba la lista de contagios, ahora supere a Yucatán con menos casos, lo que quiere decir que en esa entidad se aplicaron medidas correctivas y estrategias adecuadas.

Después culpó al Instituto de Movilidad y Desarrollo Urbano Territorial (Imdut), a cargo de Aref Karam Espósitos, de no tener interés en que se cumplan las disposiciones decretadas, como vigilar que los autobuses urbanos y “combis” lleven a las personas autorizadas por el Consejo de Salud, que la gente guarde la sana distancia y use correctamente el cubrebocas en los paraderos.

Aunque dijo que no está de acuerdo con la propuesta de la Cámara de Comercio de que se cambien algunos paraderos en las aceras de la Plaza Grande; sí le parece la sugerencia de este organismo empresarial de que se deben aplicar horarios escalonados en la entrada y salida de los centros de trabajo, para que no haya aglomeraciones en los paraderos.

“Veo que el Ejecutivo no ha tomado decisiones de fondo sobre el transporte urbano de Mérida y las medidas que dispuso, no se cumplen por falta de supervisión del Imdut”, señaló.

“Ya el director de Transporte nos dijo que solo están activos 50 inspectores de transporte para todo el estado, es difícil que supervisen todo, pero veo que son más estrictos e impecables con los taxistas y los choferes de plataformas. Imponen multas altas y decomisan los vehículos, pero no actúan igual con los autobuses, minibuses y ‘combis’”.

En su opinión, al Ejecutivo estatal le falta hacer una convocatoria amplia donde participen concesionarios, expertos en vialidades y en movilidad, y autoridades del transporte para proponer soluciones correctas.

Se enteró de la petición de los empresarios transportistas por medio del Diario, quienes piden un subsidio adicional para aumentar el número de unidades en las rutas de la ciudad.

“Creo que los transportistas no pueden sostener el gasto de operación de los camiones, no pueden subsidiar este servicio porque es real la afectación al sector empresarial en general”, manifestó.

“El gobierno debe ayudar a los transportistas, pues la gente no deja de salir porque tiene que trabajar o realizar alguna actividad necesaria en su vida cotidiana, necesita transportarse y por ello hay mucha aglomeración en los paraderos”, indicó.— Joaquín Chan Caamal

“El dinero público sirve para ayudar y en este caso el transporte urbano necesita una ayuda, (el erario) no solo es para comprar y repartir despensas”, refirió.

Pandemia Movilidad

Silvia López mencionó que los países grandes han manejado bien el tema del transporte.

Tema complejo

La diputada señaló que en Mérida y Yucatán parece que el transporte público es el “frijolito en el arroz”.

Estrategias

En su opinión, una prueba de que sí es posible tomar acciones a favor de la movilidad la está dando el Ayuntamiento de Mérida, que amplía el espacio de las aceras para que camine la gente, establece rutas para bicicletas, y marca la distancia sugerida en los paraderos y el pavimento, aunque la propia gente no lo respeta. “Son pequeñas ayudas correctivas que son útiles”.

Facebook y Apple se enfrentan

Fraude a ''casi todo Tinum'': nueva protesta hoy por unos pagos