in

Estampa de la Plaza Grande

Foto: Megamedia

Un joven que llegó a la Plaza Grande para dar comida a las palomas, ayer en la mañana, llamó la atención de los pocos peatones que caminaban por el lugar —como resultado de las medidas de contingencia por la pandemia del coronavirus—, por la confianza con que las aves se posaban en sus manos para comer el alimento que les llevó. La estampa también fue curiosa porque las palomas “persiguieron” en gran cantidad a su benefactor, rodeando el asta bandera, para recibir un poco de las semillas que les arrojaba

Síguenos en Google Noticias

Derrumbe de una pared cobra una vida en Tizimín

Mil goles: ¿verdad o mito?