in

Estudios sobre diarrea, piojos, anorexia y más pagados con el erario

Foto: Fernando Acosta Yam

MÉRIDA.- Prestigiados centros de investigación podrían quedar pálidos ante la gran cantidad de estudios que contrató la Secretaría de Salud de Yucatán durante el gobierno de Rolando Zapata Bello para “abatir” o “controlar” enfermedades.

Documentación en poder de Central 9, la Unidad de Investigación Periodística de Grupo Megamedia, confirma que en 2015 el Ejecutivo encargó y pagó, por conducto de la Secretaría de Salud, millonarios contratos a un grupo de empresas —buena parte de ellas con la clasificación de “fantasmas”— por investigaciones que incluyen padecimientos poco comunes en la entidad o de los cuales hay amplia información en instituciones científicas locales.

Así, se repartieron contratos con monto superior al millón de pesos para averiguar sobre las diarreas, los piojos, las enfermedades sexuales, los riesgos para la salud por el contacto con animales de granja y la anorexia, entre otros conceptos.

Otros Casos

A casos ya abordados por Central 9 agregamos los siguientes:

Acco Profesional, S.C.P., recibió $1.184,360 por un estudio del “panorama de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica” y “medidas a establecer para disminuir y controlar esta enfermedad”.
Asesores Administrativos de México, comercializadora y consultora, facturó $1.050,000 por un “análisis y estudio sobre las causas de las patologías auditivas en la población del Estado de Yucatán”.

Asiconsa del Sureste, con giro de la construcción, cobró $1.191,320 por una investigación sobre “la realidad de la parasitosis en Yucatán, lugares donde se presenta más esta enfermedad y las posibles causas que lo motivan y estrategias para disminuir este mal”.

A Codimayo, también del ramo de la construcción, le dieron $1.142,600 por un “estudio e impacto de la anorexia en Yucatán y cuál ha sido el crecimiento de este mal en los últimos años y qué medidas se deben tomar para controlarlo”.

A Coprodicsa de México, otra compañía de la construcción, se le transfirieron $1.175,080 por un análisis de la rinitis alérgica “y otras atopias”; a Corporativo Comercial Jumar, $2.123,780 por dos contratos: para analizar “incidencias de las afecciones en la población por el contacto con animales de granja” y para analizar y diagnosticar afecciones de los yucatecos en edad universitaria.

Gest Proveedora de Servicios Profesionales y Consultores facturó $1.154,200 por estudiar el estrabismo (afección visual que hace que los ojos no estén alineados correctamente y apunten en diferentes direcciones) y Servicios Corpufacilité lo hizo por $1.029,000 para analizar “la incidencia de casos de enfermedades estomacales en el sur del Estado” (Continuará).— ÁNGEL NOH ESTRADA

Cancelación de NAIM

Cancelación de NAIM causará retraso en la aviación mexicana

El presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, y el próximo titular de la SCT, Javier Jiménez Espriú

Barclays: El tipo de cambio podría llegar a 22 pesos el dólar