in

Experto opina sobre los gobiernos de Vila y Rolando Zapata

Mauricio Vila Dosal y Rolando Zapata Bello

Dos lecturas políticas

Algunas acciones del desempeño del actual gobernador Mauricio Vila Dosal y el retorno a la luz pública de su antecesor, Rolando Zapata Bello, son examinadas, consideradas por el doctor Martín Echeverría Victoria, profesor investigador del Instituto de Ciencias de Gobierno y Desarrollo Estratégico de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla.

El académico yucateco, doctorado en Comunicación y Cultura por la Universidad de Sevilla, y máster en Comunicación Política y Opinión Pública por la Universitat Pompeu Fabra, Barcelona, ambas en España, en la edición de ayer, desglosa las denuncias que el lunes 14 interpusieron funcionarios del gobierno estatal en la Vicefiscalía Especializada para el Combate a la Corrupción y la Auditoría Superior del Estado de Yucatán (ASEY) contra la administración anterior, por daños al erario que ascenderían a 533 millones de pesos, y la reaparición de Ivonne Ortega Pacheco, exjefa del Ejecutivo estatal.

El doctor Echeverría Victoria, en la última entrega de la lectura de cuatro sucesos que destacan en el panorama político del Estado, se refiere a los dos últimos temas que interpreta desde su óptica:

3. El actuar de Mauricio Vila como gobernador

Más que un examen somero, basado en los 100 días al frente de Yucatán, el comunicólogo prefiere ofrecer sus puntos de vista en relación con algunos señalamientos que le han hecho al jefe del Ejecutivo estatal, primordialmente de sus constantes viajes, incluso fuera del país. El investigador yucateco advierte que sus opiniones, observadas desde el exterior del estado, están sustentadas en diálogos con sus familiares, colegas de profesión de la entidad y lo que lee en la prensa nacional y local.

“Se pueden ver señales en 100 días de gobierno, pero desempeños concretos yo diría a un año de distancia, y para un ejercicio global los seis años. Hay apreciaciones que se ven con el tiempo. Por ejemplo, el proyecto del Tren Maya, los resultados se palparán en 20 años”, abunda el profesor universitario.

“A diferencia de lo que algunos consideran, el tema de los viajes del gobernador Vila me parece correcto. La mayoría de los estados del país que tienen mayor crecimiento del Producto Interno Bruto son los que están vinculados al resto del mundo. Esa es la visión contemporánea de un gobernador, de las administraciones estatales que son capaces de traer inversiones y capitales del exterior, de maximizar, construir e importar proyectos. La percepción moderna demanda que los gobernantes salgan al extranjero a convencer a los empresarios para que finquen inversiones en sus entidades, es un modelo que ahora se desarrolla, tareas que antes solo las realizaba el Presidente.

“No veo mal que viaje Vila Dosal si hay una secretaria de Gobierno capaz, que se ocupe de las gestiones locales y cumpla cabalmente esas tareas. Creo que en este sentido el gobierno actual tiene la mirada puesta de manera correcta.

“Otro de los asuntos que me parece adecuado es el de la austeridad en la administración estatal, que se suma a la agenda nacional. Es una especie de medida antipriista de anteriores conductas de oprobio a la sociedad, y ahora es importante pugnar porque el dinero, los recursos rindan y lleguen a donde tengan que llegar.

“Aunque es una cuestión que parece menor, la noticia que difundió la prensa nacional sobre la iniciativa de reforma a la Ley de Gestión Integral y Residuos Plásticos, para evitar el consumo de popotes y bolsas de plástico, es una medida osada que requiere de la concertación de los que estarían de acuerdo o contra esa propuesta. Sin embargo, me llama la atención que un gobierno, y ya no una agrupación cívica, se interese por el cuidado del medio ambiente y se adelante a los tiempos de hoy.

“Un dato más que no se puede dejar pasar es una encuesta nacional del nivel de aprobación a Mauricio Vila en comparación con los gobernadores de otras entidades. De nuevo Yucatán es el mejor gobierno evaluado, es prácticamente una continuación de lo que sucedió con Rolando Zapata, que también tuvo buenos resultados en ese tipo de evaluaciones. Tengo la impresión de que más que una valoración al actual gobernante es una relación de confianza entre el estado y sus gobiernos, no se califica el desempeño del jefe del Ejecutivo estatal, y coincide con los indicadores de civilidad de Yucatán que son mayores o menos peores que de otras entidades del país. Creo que Mauricio Vila aún goza de ese bono de civilidad”, indica.

4. Reaparece Rolando Zapata Bello

Después de 106 días de ceder la silla del Ejecutivo estatal a su sucesor, Rolando Zapata Bello salió a la luz pública, y por medio de un vídeo de tres minutos de duración, el exgobernador se refiere, aunque no lo precisa de manera explícita, a las 31 denuncias que presentaron el lunes 14 funcionarios de la actual administración ante la Vicefiscalía Especializada en Combate a la Corrupción y la ASEY, por un presunto quebranto al erario que asciende a 533 millones de pesos. El profesor de la universidad poblana juzga, que a pesar de comprobarse esas irregularidades la imagen de la gestión priista no cambiaría mucho la percepción colectiva.

“En caso de comprobarse las irregularidades y probables desvíos millonarios durante la administración de Rolando Zapata, aun si se prueban, considero que el PRI en Yucatán tiene suficiente músculo para refutar esa decisión y buscar convencer a la gente que durante seis años estuvo contenta con su gestión”, afirma el investigador.

“Aun si se demuestran fehacientemente las anomalías, persiste la idea de que Rolando Zapata hizo las cosas bien, y la memoria del exgobernador está bien fundamentada y solidificada. Es paradójico, pero la opinión pública tiene una buena evocación, gracias a que durante casi una década, tres años antes de llegar a la gubernatura construyó esa imagen, que a la buena o a la mala forjó, invirtiendo mucho dinero en su promoción y difusión, y es difícil modificar esa percepción histórica”, añade el especialista.

“Y sí he visto una campaña contra el exgobernador, no solo por la posición oficial de la administración de Mauricio Vila frente a su sexenio, la observo en otras corrientes incluso de su partido, en redes sociales o comunicaciones grises. Creo que es una figura importante para el priismo local gracias a la aprobación final al terminar su período.

“La reaparición de Ivonne Ortega en el escenario yucateco no la catalogo como una medición de fuerzas con Rolando Zapata, sino como una reacción normal que asumen ahora las cabezas del PRI local como oposición, y la reacción del exgobernador ante los señalamientos y denuncias por presuntos desvíos durante su actuación es precisamente porque tiene un capital que defender, un prestigio y liderazgo que quiere reivindicar”, concluye el doctor Echeverría Victoria.— Carlos Fernando Cámara Gutiérrez

 

Antihuachicolero huachicoleado

Cítricos yucatecos con certificación