in

Faltan condiciones

Un empleado realiza labores de mantenimiento en una escuela que permanece cerrada debido a la pandemia de Covid-19 en Mérida

Experto ve difícil el regreso a las clases presenciales

Tiene toda la razón el presidente Andrés Manuel López Obrador que se deben reabrir los centros educativos en el próximo curso escolar, genera más daño mantener cerradas las escuelas, parece una intención bien fundada el retorno a las clases presenciales, pero debe considerar las condiciones de la pandemia en cada entidad, manifestó el doctor en Educación Freddy Espadas Sosa.

También opinó que en Yucatán ve muy difícil el regreso a las clases presenciales de aquí a fines de agosto por la pandemia.

No es por contradecir al Presidente de la República, precisó, sino es por la realidad que vive el estado, donde hay un aumento de los contagios, hospitalizaciones de pacientes de coronavirus y muertes.

“No veo las condiciones sanitarias para regresar a la presencialidad a fines de agosto, como quieren el Presidente y el gobernador (Mauricio Vila)”, dijo.

“Lo que sí podemos hacer es crear las condiciones para que el retorno seguro tal vez sea en enero o febrero, pero habría que generar las condiciones sanitarias y atender las necesidades que tienen las escuelas como materiales de higiene, didáctico, baños funcionales, servicio de energía eléctrica y agua potable, dotación de equipos necesarios para atender los protocolos preventivos, que las escuelas tengan los insumos y equipos para el control sanitario”, indicó.

“Todo esto se tiene que hacer desde ahora porque no es fácil, hay que avocarse y armar el plan de retorno seguro y tiene que ser gradual, opcional y voluntario”, señaló.

El presidente López Obrador declaró, en su rueda de prensa mañanera del día 14 pasado, que nada impide el regreso a las clases presenciales el próximo curso escolar, el pequeño rebrote de contagios no es impedimento porque con la vacunación hay menos riesgos y no pueden seguir cerradas las escuelas, por lo que el modo presencial se dará el 31 de agosto.

“Primero hay que valorar la intención del presidente López Obrador, lo que expresa es la voluntad firme y política de realizar la reapertura de los centros educativos”, explicó. “La perspectiva general es que será en agosto”.

“La máxima autoridad federal se posiciona y expresa su intención de regresar a la presencialidad, como una necesidad de la sociedad porque bien dice el Presidente, es más el daño manteniendo cerradas las escuelas que abrirlas. Y tiene toda la razón, hay mucho daño emocional, un impacto negativo en el estado de ánimo de las personas, no solo el daño académico, en la salud mental y emocional de niños, jóvenes, adultos y padres de familia”.

El experto indicó que parece una intención bien fundada el regreso a clases; sin embargo, la realidad de esta intención tiene que contrastarse y aplicarse tomando en cuenta las condiciones de cada entidad, de cada municipio porque la pandemia tiene un comportamiento distinto”.

El doctor en Educación expuso que algunas entidades del país están en condiciones muy difíciles, como Quintana Roo porque es un destino turístico mundial, confluyen miles de visitantes y ese estado vive del turismo mundial. Por ello, cuando aprietan las medidas de restricción, obviamente, afecta toda la economía de estado, mucha gente sufre porque no tiene ingresos y no tiene manera de sobrevivir y es complicado compaginar lo educativo y lo económico. Quintana Roo está más cerca del semáforo rojo del Covid-19 que Yucatán y eso es una gran ventaja.

“Me agrada que el Presidente haya precisado que el retorno a la presencialidad sea voluntario, no a la fuerza. El regreso a clases en las aulas no debe de ser por decreto del ejecutivo o la SEP, están en pro de la apertura, pero tienen que escuchar la opinión de los docentes, de los médicos, de los padres de familia para tomar una buena decisión”, recomendó.

“Yucatán no tiene las condiciones para regresar en agosto, es mi opinión, el gobernador ha sido cauteloso y me parece bien, está escuchando consejos, instaló una mesa de diálogo en la Segey con algunos actores, directores, padres de familia, y dialogan sobre cómo trabajar el retorno a la presencialidad. Es lógico que no haya un acuerdo todavía porque el gobernador no ha confirmado y reiterado que regresemos el 31 de agosto, es correcta y prudente su actitud, hay que seguir oyendo opiniones y valorando diario la situación de las escuelas. Hay robos en las escuelas, hay carencias, es un poco complicada la situación, más no difícil de resolver.

Sí se puede ir armando ese rompecabezas del plan gradual, escalonado, bien pensado y con todos los recursos que se requiere en las escuelas para que garanticen los protocolos sanitarios y ver que se respeten”.

El también director de la Universidad Pedagógica Nacional en Mérida reiteró que no ve condiciones para el regreso a las clases presenciales en agosto, aunque él lo deseara, la realidad se impone y todos saben que prevalece la emergencia sanitaria por la pandemia del coronavirus.

El rebrote de la tercera ola, contrario a lo que considera el presidente López Obrador, sí pone en riesgo a Yucatán de un regreso al semáforo en rojo del Covid-19, aunque ojalá eso no ocurra, sino todo lo contrario, debe seguir el avance y la mejoría de los índices, pero hoy los indicadores tienen encendida la alerta.

Asimismo, recordó que el Consejo General de Salud pide como primer requisito para el retorno a clases presenciales que el semáforo epidemiológico del lugar esté en verde, en Yucatán la mayoría de los municipios están en naranja, por lo que de entrada el retorno a la presencialidad sería gradual y escalonado en los municipios con mínimo riesgo de contagios.

Además, el plan de regreso seguro habla de clases presenciales en lunes, miércoles y viernes en horarios cortos para unos grupos pequeños, y martes y jueves para otros grupos. Las clases se complementarían con la modalidad de clases virtuales o por televisión del programa Aprende en Casa porque estas modalidades ya se comprobó que ayudan a la formación académica. Los maestros pueden trabajar en forma híbrida con el apoyo de la tecnología, como lo han hecho en los dos cursos escolares anteriores.

“No se puede dar una apertura masiva en Yucatán, es muy riesgoso para todos”, enfatizó.— Joaquín Chan C.

Contrario a las opiniones del doctor Espadas Sosa, el presidente de la Asociación Mexicana de Escuelas Particulares en Yucatán, Elías Dájer Fadel, dijo, como publicamos ayer, que hay muchas posibilidades del regreso a las clases presenciales en agosto, incluso en Mérida donde está el mayor número de contagios, hospitalizaciones y muertes por Covid, porque ya pasó el efecto negativo de las campañas políticas y las elecciones, hay un avance en la campaña de vacunación y consideró que en las próximas semanas se verá una disminución en los indicadores del coronavirus en la entidad.

De un vistazo

En riesgo

El doctor en Educación Freddy Espadas Sosa indicó que el rebrote de la tercera ola de Covid-19 sí pone en riesgo a Yucatán de un regreso al semáforo en rojo.

En verde, un requisito

El especialista Espadas Sosa recordó que el Consejo General de Salud pide como primer requisito para el retorno a clases presenciales que el semáforo epidemiológico del lugar esté en verde y en el caso de Yucatán la mayoría de los municipios están en naranja, por lo que de entrada el retorno a la presencialidad sería gradual y escalonado en los municipios con mínimo riesgo de contagios de Covid-19.

Debutan arqueros mexicanos en Tokio

Avanza en su mejoría