in

Expertos: El suelo de la Península tiene oquedades

Sobre estas líneas

Rellenan socavón

“El suelo de Yucatán es como un queso gruyere: lleno de oquedades”, señaló el ingeniero Zenón Medina Domínguez, especialista en geotecnia y miembro de la Sociedad Mexicana de Ingeniería Geotécnica.

Consultado sobre las posibles causas del socavón que la mañana de ayer apareció en la colonia García Ginerés, el especialista explicó que fenómenos de este tipo son frecuentes en lugares con suelo kárstico.

“La Península de Yucatán es una mina de carbonato de calcio y la roca es sedimentaria, y el problema en las rocas de este tipo es que es frecuente la presencia de oquedades, cavernas y cenotes de una manera aleatoria, esto quiere decir que en cualquier lugar se puede encontrar una oquedad”.

El especialista informó que la plataforma no es uniforme, pues debajo de la capa superior hay un estrato de roca dura que puede ser de un metro o metro y medio, y debajo de ésta hay arena limosa, lo que comúnmente se conoce como sascab y que tiene algunos fragmentos rocosos.

El ingeniero Medina Domínguez resaltó que la roca de la Península está bastante fracturada, por lo que cuando cae el agua de una precipitación la mayor parte se infiltra arrasando fragmentos que va disolviendo hasta llegar a un punto que la dureza de la parte de arriba es mayor que la de abajo. El fenómeno conocido como kárstico es lo que contribuye a la aparición de cuevas o cenotes.

En el caso del socavón que ayer apareció, el subdirector de Vías Terrestres, Alfonso Arjona Santa, dijo a través de un comunicado que la calle donde se abrió el hueco estaba sobre una cueva y debido a la antigüedad de la vía el pavimento cedió de forma natural.

Antecedentes

No es la primera vez que se registra un socavón en Yucatán. El 28 de septiembre de 2011 se formó uno de 17 metros de largo y 3 de ancho en una calle de la colonia Inalámbrica; en octubre de 2017, trabajadores de Obras Públicas vieron que se desplome el suelo mientras realizaban trabajos; ese mismo mes se registró un hundimiento en la avenida Paseo de las Naranjas de Oxkutzcab; en septiembre del año pasado se registró uno en la calle 64-F de la colonia Melitón Salazar. Según nuestros archivos también se han registrado derrumbes o socavones en Tecoh (junio de 2008) y en Telchac Puerto (agosto de 2010).

El ingeniero Medina Domínguez resaltó que es importante hacer estudios de subsuelo antes de cualquier edificación. “Cuando no se hacen los estudios adecuados, las edificaciones pueden estar en riesgo de colapso por la presencia de oquedades. En caso de poca carga, por ejemplo casas de un nivel, la roca quizá lo resista, pero este tipo de oquedades se encuentra hasta en Cancún, como un queso gruyere, y acá son frecuentes”.

Añadió que aún en las viviendas más sencillas debe haber un estudio del subsuelo elemental. “No puede verse con ligereza las condiciones del subsuelo. No es un estrato uniforme, no es una roca volcánica, por eso se deben hacer estudios en cualquier edificación: calles, carreteras, aeropuertos. El estudio del subsuelo es fundamental”.

Por su parte el ingeniero Rogelio Pérez Monsreal, quien en febrero pasado ofreció la charla “La geología del subsuelo y los riesgos en el manto acuífero de la Península de Yucatán” en la facultad de Arquitectura de la Uady, dijo que el socavón pudo haber sido por diferentes causas, como una fuga de agua, “que se va llevando la tierra fina hasta que lo de arriba colapse”.— Jorge Iván Canul Ek

Huecos

Otra razón para la aparición del socavón podría ser por el tipo de suelo, que es como un queso gruyere, lleno de huecos y cavernas como en Florida, comenta el ingeniero Rogelio Pérez Monsreal.

Material

“Pasa que sacamos agua y no la estamos metiendo y hay mucho sol, entonces esa caverna que tiene un techo, una bóveda, se calienta demasiado y el carbonato de calcio se convierte en cal y pierde la resistencia mecánica y va para abajo, puede ser algo de eso”.

Iglesias coloniales, sin un protocolo contra incendios

México se volverá un receptor de las migraciones, anticipa la ONU