in ,

Factores en la alcoholemia

Foto: Megamedia

¿Cuánto alcohol podría consumir un conductor para superar la prueba del alcoholímetro? ¿Es verdad que se pueden tomar hasta cuatro cervezas, pero no más de una copa de vino? No hay una respuesta estándar, porque así como hay varios factores a considerar en la manera que el alcohol afecta los reflejos y habilidades de un automovilista (la frecuencia, el peso, la edad, si se ingieren alimentos, etcétera), también los hay sobre la manera en que pasa por la sangre y luego al aliento, con mayor o menor celeridad, según el organismo de la persona.

Los operativos de alcoholimetría utilizan instrumentos para medir de manera muy precisa el BrAC (concentración de alcohol en aliento, por sus siglas en inglés) y determinar el nivel de alcoholemia del sujeto.

La medición en sangre es en porcentaje de BAC (concentración de alcohol en sangre, por sus siglas en inglés) o g/L, medición que sólo se realiza mediante pruebas de laboratorio (examen de orina). Es decir, la primera prueba se aplica en un retén policíaco y la segunda sería el examen toxicológico con médico legista en un edificio oficial.

También hay que considerar que las bebidas alcohólicas fermentadas se diluyen más lentamente; es decir, el aliento alcohólico permanece más tiempo si bebes un par de cervezas que dos jaiboles.

La concentración de alcohol en el aliento es mayor si se prefieren las bebidas “light” o bajas en calorías (con edulcorantes artificiales) a las versiones originales, de acuerdo con un estudio (“Alcoholism: Clinical & Experimental Research”) de la Universidad de Kentucky.

La explicación es que las bebidas azucaradas retrasan el vaciado del estómago y hacen lenta la absorción de alcohol. El cuerpo humano elimina en promedio 0.20 gramos de alcohol por litro de sangre cada hora. Para eliminar el 100 por ciento de lo consumido, la espera sería de alrededor de cinco horas.

Sobre el tema, el Reglamento de la Ley de Tránsito y Vialidad del Estado de Yucatán establece en su artículo 328 que “no podrán circular en las vías públicas de jurisdicción estatal, los vehícu-los cuyos conductores presenten una tasa de alcohol en la sangre (BAC) superior a 0.080 miligramos por 100 mililitros, o de alcohol en aire espirado (BrAC) superior a 0.40 miligramos/litro”.

Choferes

“Tratándose de vehículos destinados al servicio público de transporte, sus conductores no deberán presentar ninguna cantidad de alcohol en la sangre o síntomas simples de aliento alcohólico y, en caso de presentarlos, el conductor será remitido a la Secretaría en calidad de detenido y sancionado de acuerdo con este ordenamiento y demás disposiciones legales y normativas aplicables”.

El artículo 329 señala que “las pruebas para detectar la posible intoxicación por alcohol se practicarán por los agentes y consistirán, normalmente, en la verificación del aire espirado mediante alcoholímetros, oficialmente autorizados, que determinarán de forma cuantitativa el grado de impregnación alcohólica de los conductores. El procedimiento se realizará en condiciones de estricta higiene, seguridad y control”.

El artículo 330 dice que “en caso de que el resultado de la prueba practicada arroje una tasa de alcohol en la sangre (BAC) superior a 0.080 miligramos por 100 mililitros o de alcohol en aire espirado (BrAC) superior a 0.40 miligramos/litro, el Agente procederá a trasladar al examinado hasta la Secretaría, para que el personal médico de la misma le efectúe el examen médico y químico (toxicológico) de orina, para determinar los grados de alcohol, de acuerdo con los parámetros del Código Penal del Estado de Yucatán. Si el resultado de la prueba de orina practicada fuera positivo y la tasa de alcohol superior a 110 miligramos sobre decilitro, se procederá a la aplicación de la sanción respectiva y, en su caso, se procederá conforme a las disposiciones legales y normativas aplicables”.

Protocolo

El artículo 331 indica que “en el supuesto de que el resultado de las pruebas y de los análisis a que se refiere el artículo anterior fuere positivo, el gente procederá a la inmediata inmovilización del vehículo. Cuando los conductores presenten aliento alcohólico, pero no rebasen las tasas de alcohol en la sangre o de aire espirado a que se refiere el párrafo anterior, serán acreedores a las sanciones siguientes:

“Si el resultado de las pruebas practicadas arrojan una tasa de alcohol en la sangre (BAC) entre 0.060 y 0.079 miligramos por 100 mililitros o de alcohol en aire espirado (BrAC) inferior a 0.40 miligramos/litro, se les aplicará multa clasificada como grave y la medida cautelar de inmovilización del vehículo por representar un riesgo para la circulación, en este último caso, siempre que no haya una persona que pueda hacerse cargo de su conducción, cuya actuación haya sido requerida por el interesado. Además, se hará acreedor a una amonestación”.

En caso de que las pruebas arrojen resultados a las tasas inferiores a las señaladas en la fracción anterior, el conductor será amonestado.

“También podrá inmovilizarse el vehículo en los casos en que el conductor se niegue a efectuar las pruebas de detección alcohólica Los gastos ocasionados por la inmovilización, traslado y depósito del vehículo, serán cubiertos por el conductor o quién legalmente deba responder por él”.— J. C. G. S.

 

pp

El alza al pasaje, aún en análisis

Policías en la mira