in

Avanza en su mejoría

Alia Isabel Pérez Mena y su hija

Familia recauda fondos en favor de la niña Alia

La salud de Alia Isabel Baqueiro Pérez, quien en octubre de 2020 se sometió a un trasplante de médula ósea, marcha de manera estable, pero aún requiere muchos estudios y la adquisición de medicamentos cuyo costo es oneroso para la familia.

Por ello, continúan realizando actividades para recaudar fondos y recibiendo el apoyo de personas desinteresadas que se han identificado con el caso.

Es así que un grupo de jubilados telefonistas y egresados de la Escuela Superior de Ingeniería Mecánica y Eléctrica le hicieron entrega ayer miércoles de un donativo para ayudar a la familia con los gastos que aún tienen.

Así lo compartió la madre de la menor, Alia Isabel Pérez Mena, quien agradece enormemente el gesto de los jubilados. Ellos también le apoyaron cuando necesitaban ir a realizar el trasplante de Alia, en el Hospital Universitario de Nuevo León.

La ayuda no solo ha sido económica, pues cuenta que cuando estaban en Monterrey y necesitaban donadores de sangre, este grupo de personas contactó con los jubilados de ese estado, quienes enviaban a sus nietos o familiares que podían donar a hacerlo.

Por esto, la mujer está muy agradecida con ellos y con todos los que le han apoyado, familia, amigos y la sociedad en general, para que su hija pudiera recibir el trasplante que requería de urgencia.

Sobre la salud de Alia, cuenta que tiene ahora un problema en la cavidad oral, donde hay algunas lesiones provocadas por el efecto de las células de la médula trasplantada, algo que los médicos llaman “rechazo”, pero han explicado que no se trata de un rechazo al trasplante, sino de un efecto que a veces ocurre como señal que las células se están impregnando en su organismo.

La adolescente, quien cumplió 13 años el 9 de febrero, está en tratamiento para revertir esas lesiones y puede iniciar con el esquema de vacunación que necesita.

La madre de Alia explica que el 28 de octubre, cuando le hicieron el trasplante a su hija, fue como nacer de nuevo no solo por la esperanza de vida que se le dio al realizar el procedimiento, sino porque todas sus células se fueron regenerando, de manera que su organismo ya no cuenta con la protección de ninguna de las vacunas que recibió en su infancia, por lo que debe vacunarse de nuevo y comenzar a cumplir con todo el esquema de vacunación.

Cada semana o cada 15 días, según como el médico lo indique, es sometida a estudios de laboratorio que cuestan $1,500 y $3,000, según lo que le pidan, y gasta entre $2,000 y $2,500 cada dos o tres semanas en antibióticos profilácticos, así como $6,000 mensuales en promedio en el medicamento inmunosupresor que requiere.

Por esta razón, en la página de Facebook “Ayudemos a la pequeña Alia” siguen haciendo ventas y rifas para ayudarse con los gastos.— IRIS CEBALLOS ALVARADO

Alia Isabel reitera su agradecimiento por cada gesto de apoyo que ha recibido.

Faltan condiciones

La misión es erradicar el grito