in

Felices, pero con cautela

Encargados de expendios manifestaron que la reapertura es buena porque pueden vender otras cosas

Continuarán en los expendios las medidas sanitarias

La venta de bebidas alcohólicas, que durante un mes estuvo condicionada únicamente a domicilio, regresó ayer a la normalidad. Sin embargo, en la gran mayoría de las agencias de cerveza a los clientes se les despachó afuera del establecimiento.

En un recorrido por diferentes puntos de la ciudad se pudo ver que algunos aprovecharon el regreso a la normalidad para limpiar o resurtir el negocio, como Nelly Pech Xool, del Six “Misné”, quien empleó una buena parte de la mañana para lavar pisos, llenar neveras, desinfectar estantes y acomodar mercancía.

“Es bueno que nos permitan abrir porque así venderemos otra vez abarrotes”, señaló, tras comentar que por lo pronto también continuarán con la modalidad de servicio a domicilio.

En cuanto a cuáles son las medidas que aplicará en la nueva normalidad, resaltó que a los clientes se les atenderá en la calle y siempre respetando la sana distancia. “Aquí se trata de no bajar la guardia porque es en beneficio de nuestra salud y de todos nuestros clientes”.

A Betty Hau, la apertura de este tipo de negocios también le pareció buena, pues es una forma de reactivar la economía. Ella va a la agencia por abarrotes, pero su marido suele comprar cerveza. “La cerveza es algo recreativo, todo con medida; tomar las medidas está en nosotros, ya no hay que decir que es culpa del gobierno, hasta la seguridad debe ser parte de nosotros”.

Betty compartió que a pesar de que ya están abiertas las agencias, su marido, por el momento, seguirá pidiendo a domicilio por precaución. “Esto es poco a poco, no podemos salir con la idea de que esto ya pasó”.

Rosa Lilia Quijano y Gonzalo Heredia, del Six “Lucero”, en la Avenida Pedagógica, también aprovecharon el primer día para limpiar y acomodar.

Y aunque contentos de volver a abrir, tienen cierta incertidumbre. “A ver cómo nos va porque la autoridad dice una cosa y la empresa otra”, indicó Rosa Lilia.

Y es que, según las disposiciones del gobierno, los negocios deberán estar abiertos de 10 de la mañana a 5 de la tarde, pero la empresa les dijo que después de las 5 podrán seguir vendiendo con la cortina cerrada.

“O nos apegamos a lo que dice la autoridad o nos apegamos a la empresa para que no nos quite nuestro changarro (…) pero yo creo que si seguimos después de las 5 con la cortina baja, estaríamos infringiendo la ley”, dijo.

De lo que sí están seguros es que además de vender de forma presencial, también lo harán a domicilio, pues durante el tiempo en que solo vendieron de esa forma les fue muy bien.— Jorge Iván Canul Ek

 

Se satura la consulta de boletas