in

Festejo sin fiestas por el Día del Padre en Mérida

Aunque los restaurantes no abren los fines de semana

La creatividad será clave en el Día del Padre

La celebración anual del Día del Padre estará trastocada este año por las restricciones ordenadas por las autoridades sanitarias para minimizar los contagios de coronavirus entre la población, por lo que aunque se habla de un paulatino regreso a una nueva normalidad, lo cierto es que muchos espacios donde tradicionalmente se acostumbre celebrar la ocasión, no estarán operando al 100 por ciento.

Tiendas departamentales, como Liverpool, abrieron entre semana bajo estrictas normas de higiene que incluyen el uso de cubrebocas, número limitado de clientes al interior de la tienda, desinfección de calzado, gel antibacterial en las manos y la toma de temperatura corporal, todos determinantes para entrar al lugar.

Sin embargo, los restaurantes solo pueden recibir clientes en sus comedores o hasta un 25% de la capacidad del espacio, con rigurosa reservación y solo de lunes a viernes. En los fines de semana solo trabajan en la modalidad de servicio a domicilio o para llevar.

En éste sentido, como damos cuenta en nota publicada en otro espacio, el presidente local de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y de Alimentos Condimentados (Canirac) Roberto G. Cantón Barros, pidió al gobernador Mauricio Vila Dosal una autorización para que los restaurantes abran sus puertas los sábados y domingos y aumente el aforo de afluencia de 50% en vez del 25% como establece el plan de reapertura económica de la ola 1.

Afirmó que con la estrategia de la ola 1 no es costeable el funcionamiento de los restaurantes, gastan más por el incremento en los costos de operación por la reapertura de todo el negocio y la compra de insumos para la aplicación del protocolo sanitario y de higiene que aplican.

Hasta no obtenerse una respuesta del ejecutivo estatal, técnicamente los comedores de los restaurantes no abrirían este domingo “Día del Padre” y sólo se estaría ofreciendo el menú para llevar.

Mucho dependerá de la próxima reclasificación del semáforo sanitario el próximo jueves 18 de junio, hasta entonces una idea más clara de los espacios que podrían operar el “Día del Padre”.

El panorama no es tan diferente a lo que sucedió en el Día de la Madre, por lo que las familias que deseen festejar a papá, tendrán que apegarse a una celebración con características similares, algo hogareño, sencillo e íntimo.

Quizá una diferencia que sí será evidente es el hecho de que al no haber “ley seca”, ahora sí hay disponibilidad de bebidas alcohólicas para brindar, producto que se siguen comercializando en cantidades limitadas en la modalidad de servicio a domicilio también.

Las reuniones tampoco están autorizadas, por eso las familias tendrán que celebrar en la intimidad del confinamiento, lo cual no significa que el festejo deje de ser importante, por el contrario, la ocasión es propicia para que afloren detalles de gran valor como la oportunidad de tener una emotiva conversación con papá, preguntarle ¿cómo fue su niñez?, ¿cómo veía a su padre?, ¿cual fe el mejor consejo que le legó? y ¿cómo se siente él en su papel de padre?, ¿qué es lo que más le gusta, lo que no, sus anhelos, lo que espera de sus hijos, lo que harán cuando por fin vuelva la prometida “nueva normalidad”?, etc.

La creatividad e iniciativa serán la clave del festejo de este año.—Emanuel Rincón B.

De un vistazo

Recuerdos

Los niños pequeños pueden diseñar y elaborar tarjetas de felicitación para papá, los mayorcitos alguna manualidad o un recuerdo que no pase inadvertida la fecha, compartir una comida ya sea ordenada del restaurante favorito o una parrillada en el patio de la casa, coronada con un pastel o un postre casero o adquirido en un lugar especializado.

Compartir

Que mejor que complementar el día disfrutando de un emocionante videojuego e incluso de un entretenido juego de mesa, jugar “basta” para poner a prueba la agilidad mental y la buena ortografía, sentarse entre todos a ver una película y disfrutar de palomitas de maíz recién hechas, y hacer llamadas o videollamadas para felicitar a los abuelos y tíos.

Yucatán tuvo el día con más contagios: 96 nuevos, y 12 muertos