in

Finaliza proceso del empresario Wafé Kuri Torre

El empresario Wafé Kuri Torre con su mamá y su tía

Libre tras homicidio

Luego de 10 años y 352 días, el empresario Wafé Kuri Torre abandonó el Centro de Readaptación Social (Cereso) de Mérida, donde estuvo en prisión acusado del homicidio de su esposa Rosa María Arceo Ochoa en una residencia de Montebello, en 2008.

Un juez, tras un amplio estudio, concedió la petición de la defensa de la liberación anticipada después de haber cumplido con al menos 70 por ciento de su condena, como establece la Ley Nacional de Ejecución de Sentencias.

En noviembre pasado la defensa solicitó ante el juez de ejecución de sentencias de Yucatán la liberación del empresario, aunque en primera instancia se le negó.

La defensa promovió un amparo ante un juez de Distrito alegando que Wafé Kuri cumplía con los requisitos que pedía la Ley Nacional de Ejecución de Sentencias para que recibiera el beneficio de la liberación anticipada.

Se alegó que, además de haber cumplido el 70% de su condena de 13.9 años de prisión, tenía buena conducta y una forma honesta de vivir, y no representaba peligro alguno para las víctimas indirectas, en este caso sus suegros.

Tras ello, el Juez Primero de Distrito concedió el amparo a Wafé y ordenó al juez de ejecución de sentencias del Poder Judicial del Estado la revisión del amparo 908/2018.

Revisado el estudio pertinente, el juez Géner Echeverría Chan emitió una resolución decretando la libertad inmediata de Wafé Kuri, la cual se concretó ayer en la tarde.

El crimen que en su momento conmocionó a la sociedad yucateca se registró el 21 de enero de 2008 en la residencia de la pareja en el fraccionamiento Montebello, en el norte de Mérida.

Tres días más tarde Wafé Kuri fue detenido acusado del crimen, por lo cual el próximo jueves 24 cumpliría 11 años en prisión.

La ahora occisa Rosa María Arceo Ochoa, hija de conocidos empresarios yucatecos, murió de un balazo por la espalda realizado, según el juicio, por Wafé Kuri.

Por los hechos el empresario fue procesado y sentenciado en primera instancia a 12 años de prisión, aunque su defensa consideró que era alta la sentencia e interpuso un recurso de apelación.

El magistrado José Rubén Ruiz Ramírez fue ponente del caso y tras la exposición las pruebas sus compañeros Ricardo Ávila Heredia, actual presidente del Tribunal Superior de Justicia, y Leticia Cobá Magaña determinaron aumentar la sentencia a 13.9 años de prisión.

Durante todo el proceso Wafé sostuvo que él no asesinó a su esposa, sino que fue una tercera persona, aunque esto nunca se comprobó.

Ayer a las 5:16 de la tarde Wafé Kuri recuperó su libertad. En la puerta del Cereso ya lo esperaban Marcos Cerón, su abogado; su mamá y su tía, María del Carmen y Marysa Torre Fuentelzas, respectivamente.

Wafé Kuri salió del penal vestido con jeans, sudadera y gorra rojas, llevaba con él tres bolsas de plástico llenas de ropa, hamacas y artículos personales.

En primera instancia se encontró con su abogado y metros adelante con su madre y su tía, quienes lo abrazaron y no pudieron contener las lágrimas.

Sin decir mucho, el empresario respondió que se sentía emocionado y que le esperaba mucho trabajo, justo después abordó una camioneta roja y se retiraron del lugar.

Se supo que estaría en casa de su madre, en el fraccionamiento Campestre, donde se reuniría con otros familiares para celebrar su libertad.

Durante el proceso penal Wafé Kuri insistió en su inocencia y acusó directamente a Carlos Rolando Escamilla Alpuche, entonces agente de la SSP, de ser el autor del crimen. — David Chan Caamal / Gabriel Chan Uicab

 

 

¿El ogro caprichoso?

La razón pura