in

"Fobia a la aguja", mujer sufre crisis nerviosa al vacunarse

fobia aguja
Foto: Joaquín Chan

MÉRIDA.- “¡Eres un ángel hijo! Gracias, que Dios te bendiga”,  con estas palabras agradeció Rosy Herrera Castro la atención que recibió del estudiante Héctor Jesús Che Piña, de dos enfermeras y un doctor, durante una crisis nerviosa que sufrió por la fobia a la aguja en el módulo de vacunación del Kukulcán.

El joven estuvo en el momento del desmayo de Rosy Herrera, la animó para que se dejara inyectar el biológico y se encargó de sacarla en silla de ruedas desde el área de vacunación del auditorio de gimnasia del Centro Deportivo Kukulcán hasta una banca bajo la sombra del domo del Polifórum Zamná, donde la mujer terminó su recuperación.

Sus padres José Guadalupe Herrera Suárez y Blanca Castro Hau, ambos adultos mayores de más de 60 años que ayer recibieron la segunda dosis de la vacuna Astra Zeneca en el mismo lugar, la acompañaron porque saben del problema que presenta cuando ve una aguja.

“Fobia a la aguja”

Rosy Herrera Castro, vecina de la colonia Lázaro Cárdenas Oriente, relató que desde niña siente fobia por las pinchadas y generalmente cuando ve la aguja de la inyección no se deja inyectar, corre y huye del lugar. Sin embargo, ayer se armó de valor y fue para que la vacunaran, pero no pudo superar el temor que siente por las agujas y se desvaneció cuando sintió la aguja en su piel.

“Desde que llegué al módulo comenté a las personas que checan los papeles que yo tengo una fobia a las agujas”, contó en una entrevista. “Estuvieron muy pendientes, me inyectaron y se me bajó la presión, me empecé a marear y desmayar, vino la jefa de enfermeras, me asistió en todo momento, me llevaron a un lugar separado, me sentaron hasta que me calmé un  poco. Me  mandaron a este muchacho (Héctor) que fue mi ángel porque me apoyó, me dijo que valía la pena porque era por mi salud, por eso le agradezco porque no se separó de nosotros hasta que me dejó en esta banca”.

Será más fuerte

“Ese joven me dijo que no me preocupara, que me podía llevar (empujando la silla de ruedas) hasta donde está el vehículo para que me vaya a mi casa”, continúo su relato. “Fue una excelente atención de todos los del módulo de vacunación. Me tomaron mi presión, tuve tres personas que me asistieron hasta que me recuperé un poco. Más bien fue nervioso. No es la primera vez que me pasa, le tengo fobia a la aguja desde niña, no sé por qué. Desde que entré y vi que empezaron a preparar las aplicaciones me empecé a sentir mal, pero me tenían que vacunar, me puse fuerte, en otra ocasión hubiese arrancado a correr y me voy, pero no, tenía que ponerme la vacuna, vencí mi miedo porque sí me pincharon, bendito Dios que ya pasó, pero me falta la otra vacuna”.

Dijo que la crisis que sufre generalmente es de llanto, baja presión y alteración de los nervios. Antes de la inyección en el brazo le checaron su presión y estaba normal, pero cuando sintió el pinchazo, su presión bajó y se desmayó. Reportó que le dolía excesivamente el brazo por el piquete, pero cree que es parte del trauma mental que siente por la aguja.

Quienes la auxiliaron durante la pinchada le pidieron que se relajara, una joven auxiliar de chaleco azul le agarró la mano para darle valor, otra le sobó el brazo para que quedara suave y la inyección fuera suave y sin complicaciones. Incluso, un enfermero le dijo en broma para que riera que le bailaría como “stripper”, pero los síntomas y el miedo no lo puede controlar.

“Ya estoy un poco aliviada porque me siento un poco protegida de la enfermedad del covid, pero solo pensar que tengo que  volver me da miedo, es por mi fobia, pero volveré por la segunda vacuna”, afirmó.

¿Quién es Héctor?

Héctor Jesús Che Piña realiza su servicio social en esta campaña de  vacunación contra el covid. Estudia la licenciatura en psicología en el Instituto Universitario de Yucatán y se inscribió como voluntario y lo aceptaron. Su trabajo en esta campaña de vacunación es parte del servicio social que realiza.

Te puede interesar: Vuelca camioneta tras ser colisionada en calles del Centro

Escrito por Joaquín Chan Caamal

Joaquín Orlando Chan Caamal, reportero de la Agencia Informativa Megamedia (AIM); es periodista desde 1987 y en 1993 ingresó a Diario de Yucatán, buque insignia de Grupo Megamedia.   Escribe sobre el ámbito local y peninsular. Ha desarrollado  contenidos sobre educación, economía, medio ambiente, sectores empresariales y seguridad y policía.  

Claudia Sheinbaum reconoce la 'persistencia y coraje' del Cruz Azul