in

Freno del Covid-19, en nuestras manos

Calles semivacías en Mérida. Una profesional de la salud confirma que la mejor manera de evitar la propagación del virus es quedarse en casa

“Si nosotros nos guardamos, le cortamos el ciclo”

“Este es el momento de que todos apretemos para quedarnos en casa porque no podemos permitir que esto se disemine”, indica la doctora Celia Mercedes Alpuche Aranda, directora general adjunta del Centro de Investigación sobre Enfermedades Infecciosas del Instituto Nacional de Salud Pública.

La doctora Alpuche, originaria de Hopelchén, Campeche, y graduada en la Facultad de Medicina de la Uady, añade que la medida drástica es quedarnos en casa y que todos tienen que hacer sacrificios a fin de que la transmisión sea menor y no se desborden los servicios de salud.

“Lo hemos visto incluso en países ricos y poderosos como España, Italia y Estados Unidos, que cuando esto se desborda los servicios médicos se saturan y al saturarse no solamente no le brindamos la atención necesaria al que se enferma de Covid-19, sino que también sufre el que tenga cualquier enfermedad que requiera una atención médica porque los servicios ya están desbordados”, explica.

Resalta que quien hace que el virus se replique y exponencialmente pase a otra y otra persona son los humanos en este momento. “Si nosotros nos guardamos le estamos cortando el ciclo al virus. Con nosotros se acaba el problema de que uno infecte a otro y así sucesivamente, por eso el ‘quédate en casa’ es extremadamente importante”, subraya.

En entrevista con el Diario, la doctora recuerda que actualmente estamos en la fase 2 de la pandemia y con cerca de 900 casos. Sin embargo, aclaró que es importante darse cuenta que esos casos confirmados son de la gente que buscó atención médica y se le hizo una prueba que salió positiva.

“Probablemente existan muchos casos más que son leves. Hay que recordar que el 85% de los casos de esta enfermedad son leves, y a lo mejor ni siquiera buscan atención médica porque se sienten bien o porque ni siquiera requieren buscar atención médica, y eso muy probablemente nos dice que hay muchos casos, por lo que es probable que haya más casos de los que ya existen”, puntualiza.

La doctora Alpuche Aranda resalta que los casos son los registrados por el Sistema de Vigilancia Epidemiológica. “Nadie está ocultando datos, es lo que hoy tenemos y eso permite ver cómo la curva va subiendo, y nos muestra, como decía ayer (por el sábado) el subsecretario (federal de Salud, Hugo) López Gatell, que la curva tiene un ascenso muy importante y por eso hacía una llamada de atención de manera muy fuerte”.

Señala que ahora ya no es cuestión de si queremos o no queremos quedarnos en casa, .“tenemos que hacerlo porque es muy importante que podamos disminuir los contagios, porque el otro 15% pueden ser casos graves que pueden llegar a una neumonía, y entre el 1 y 3%, como hemos visto en la gran mayoría de los países que han tenido la epidemia más grave, la gente puede morir”.

Recuerda que la gente con más riesgo es la mayor de 60 años, con obesidad de tercer grado, problemas cardíacos, enfermedades pulmonares crónicas, asmáticos, hipertensos, con el sistema de defensa alterado y pacientes con cáncer.

En el caso de la población joven, la doctora Alpuche dice que la gran mayoría tendrá síntomas muy leves y que entre el 15 o 20% podría no tener síntomas. “No les pasa nada, pero pueden ser infectantes”.

Acerca de si que tan cierto es de que el 70% de la población se enfermará, la especialista precisa que depende qué periodos. “Ahorita son solo cuatro semanas. No sabemos cuánto tiempo después se queda con nosotros, como pasó con el H1N1”.

Agrega que es probable que cuando baje el pico máximo de la infección una parte de la población no se infectará, “entonces pasa que todos bajamos la guardia, empezamos a aglomerarnos y vendrá otro pico más, y así hasta que entre en un periodo de una transmisión más o menos constante. Pero no sabemos, hay mucha incertidumbre hasta este momento, es una enfermedad nueva, es un virus nuevo”.— Jorge Iván Canul Ek

Experimentales

La doctora Alpuche Aranda señaló que actualmente hay varios medicamentos experimentales que, tanto en China, Italia y España, dicen que puede servir. “Sin embargo, todavía no es contundente que realmente sirvan, y eso es una gran desventaja”, acotó.

Podría demorar meses

“Para una vacuna hay que hacer estudios y ensayos clínicos antes de soltarla al público. Aun en etapas aceleradas, como ocurrió con el ébola y otros brotes importantes en otras partes del mundo, lleva tiempo, y es muy probable que en un año o año y medio todavía no tengamos una vacuna”, puntualizó la profesional.

Síguenos en Google Noticias

Ola de críticas por un saludo del Presidente

Cartón de Tony: El protocolo de siempre