in

Fue fugitivo ocho años tras un asesinato

Roberto Gabriel Lozano Tamez con uno de sus tigres en Baca

Tras ataque de un tigre se revela que mató a su amigo

MÉRIDA.— La vida de Roberto Gabriel Lozano Tamez, de 34 años de edad, ya dio varios giros, pues de vivir pidiendo prestado en Nuevo León, en 2005 se convirtió en homicida y fue recluido en el penal de esa entidad, pero en 2010 fue liberado y se refugió en Yucatán.

En esta capital estableció su residencia y llevó una vida de lujos, que el domingo 5 dio un nuevo giro, pues fue atacado por uno de sus dos tigres en su “Rancho Santa María”, en Baca, al auxiliar a su hijo adolescente que fue mordido por un felino, tras entrar a la jaula para tratar de tomarse una selfi con el tigre.

Dos días después del doble ataque, la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) del Estado reportó que le puso custodia policíaca a Lozano Tamez porque tiene orden de aprehensión por el delito de homicidio calificado librada en Nuevo León.

Lozano Tamez, ahora internado en la Clínica de Mérida, es custodiado también por agentes de la Fiscalía de Nuevo León, en espera de ejecutar la orden de aprehen-sión por matar a cuchilladas a su amigo Juan Ramón Guadalupe Treviño Garza, y poner fin a la vida de convicto fugitivo que llevaba en Mérida.— Flor Estrella Santana

 

Policía y Profeco en bares

Muestra la belleza y el colorido del traje regional en “Yucatán en hilos”