in

Gasto en otras manos

El distribuidor vial que une al Periférico con la vía a Tixkokob. La SCT

Menos margen de maniobra del gobierno del Estado: la Federación ejercerá de manera directa 48 de cada 100 pesos que lleguen a Yucatán en 2020.— Aumento de apenas 1.04%

Una revisión al proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2020 arroja que, de aprobarlo el Congreso de la Unión en sus términos actuales, Yucatán recibirá el próximo año apenas 1.04% más de recursos federales que en 2019, al pasar de $67,359.338,533 a $68,058.655,134, pero con una redistribución de las partidas a fin de que el gobierno federal ejerza mayor control del gasto público.

Bajo el nuevo esquema, el gobierno del Estado recibirá menos dinero en forma directa, a diferencia de lo que ocurría en sexenios anteriores. Sin embargo, esto no significa que dejarán de fluir recursos para obras y servicios. La innovación en el PEF 2020 es la creación de una nueva instancia federal, llamada “Sector central”, mediante la cual las participaciones y aportaciones serán controladas directamente por el Ejecutivo federal. El efecto inmediato es que se reduce el margen de maniobra a las autoridades locales con esos fondos.

De ese modo, la Presidencia manejará en Yucatán, mediante el nuevo “Sector central”, una bolsa de $32,910.321482, es decir, 48.36 de cada 100 pesos que la Federación destinará a la entidad. La bolsa total para el Estado, de $68,048.655,134, representa en términos nominales un bajo crecimiento de 1.04 por ciento para el próximo ejercicio. Esto, insistimos, en caso de que el Congreso federal apruebe el presupuesto tal como propone el Ejecutivo.

Como se ha informado, la Secretaría de Hacienda entregó el 8 de septiembre pasado el Paquete Económico 2020 a la Cámara de Diputados, que tiene el 15 de este mes como fecha límite para aprobar el Presupuesto de Egresos. Para tal aprobación se requiere que esté a favor más del 50 por ciento de la Cámara.

En términos generales, el proyecto de PEF considera un aumento de 2.9% en las participaciones y aportaciones (ramos 28 y 33) para los estados y municipios. La suma en términos reales pasa de un billón 655 mil 576 millones de pesos en 2019 a un billón 703 mil 654 millones de pesos en el próximo ejercicio.

Varias voces, de los sectores público y privado, han externado que ese incremento no satisfará las necesidades de los estados.

En el caso de Yucatán, la Secretaría de Administración y Finanzas (SAF) del gobierno del Estado ha señalado que la propuesta federal representa una reducción de $324 millones en participaciones y reducirá fondos federales en áreas como la conservación de carreteras y estudios y proyectos de caminos, en $196.9 millones, en comparación con lo asignado este año.

Redistribución

Central 9, la Unidad de Investigación Periodística de Grupo Megamedia, se dio a la tarea de revisar el proyecto de presupuesto entregado a los legisladores federales, que también está disponible en internet.

El documento muestra que no habrá reducción en los estudios de construcción de caminos rurales y carreteras alimentadoras, ni en la construcción, ampliación y modernización, conservación y operación de la infraestructura, que estaban a cargo del Centro Yucatán de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT). Lo que sí habrá es una redistribución de las partidas, ya que esa representación federal continuará con su proceso de adelgazamiento administrativo y perderá injerencia en los concursos. Ahora los proyectos se financiarán desde las oficinas centrales del gobierno federal.

En un análisis de los ramos federales que se destinarán al Ejecutivo estatal y los municipios se observa que el Ramo 28 subirá de $15,527.669,140 a $15,793.196,811, es decir, tendrá un 1.7% de aumento. El Ramo 33 pasará de $12,475.356,386 a $12,892.830,091.

Escaso flujo en 2019

En el ejercicio 2019, primero con el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, se presentó un contratiempo no resuelto aún: solo se ha ejercido un 20% del presupuesto federal asignado a Yucatán. Es decir, el dinero federal no fluye conforme a lo planeado por las autoridades.

En una entrevista que publicamos el 14 de septiembre, el presidente en Yucatán de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), Raúl Aguilar Baqueiro, declaró que los constructores locales ven con preocupación que el gobierno federal solo haya ejercido el 57% del presupuesto programado en obra pública para 2019.

Ya en los últimos meses del año, apuntó el dirigente, la situación se presenta más difícil para quienes tienen fuerte dependencia de la obra pública, o sea, las pequeñas y medianas empresas.

Algunos ejemplos

Hasta donde se sabe, dependencias como el Instituto Mexicano de Pueblos Indígenas, que sustituyó a la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI), es una de las dependencias que no han iniciado obras a pesar de que tienen asignados varios proyectos.

Una de las pocas delegaciones federales que mantienen el desarrollo de sus proyectos y ya recibió dinero federal para obras es la Secretaría de Comunicaciones y Transportes.

Desmantelamiento

El ejercicio 2020 será todavía más difícil para muchas delegaciones federales, pues continuará su proceso de desmantelamiento. El PEF 2020 deja sin recursos operativos a instancias como la Agencia de Servicios a la Comercialización y Desarrollo de Mercados Agropecuarios, la comandancia de la X Región Militar, la delegación de la SEP y hasta el Centro SCT-Yucatán. Todo indica que estas oficinas quedarán reducidas a ventanillas receptoras de proyectos y solicitudes de apoyo (Continuará).— ÁNGEL NOH ESTRADA

El gasto federal

En 2020 Yucatán recibirá 1.04% más recursos federales que en 2019, según el proyecto de la Federación.

68,058 millones, en números redondos, es el presupuesto que se asignará al Estado.

32,910 millones, casi la mitad de la cantidad enviada, manejará directamente el gobierno federal.

48.36 pesos, de cada cien que lleguen, serán aplicados sin participación de la autoridad local.

15,793 millones del presupuesto corresponden al Ramo 28. Hay alza de 1.7% en relación con 2019.

12,892 millones están dentro del Ramo 33, que son las participaciones federales para 2020.

15 de este mes es la fecha límite para que apruebe el PEF 2020 el Congreso de la Unión.

 

Oficinas que serán simples ventanillas

Dependencias sin dinero en el plan de egresos federal

En el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2020 se destinan cero pesos a numerosas instituciones que han tenido importante presencia en Yucatán.

Con el cierre de la llave de recursos, esas oficinas no tendrán dinero ni para un rollo de papel sanitario o un garrafón de agua. En síntesis, se verán reducidas a simples ventanillas de trámite… si es que algunas no desaparecen.

Entre las unidades federales que no manejarán un solo peso para inversión —de acuerdo con el PEF 2020— se encuentran el Centro SCT-Yucatán, la Comandancia de la X Región Militar, la delegación de la Secretaría de Educación Pública, la Agencia de Servicios a la Comercialización y Desarrollo de Mercados Agropecuarios, la Coordinación General de Universidades Tecnológicas y Politécnicas y la Coordinación de Direcciones del Instituto Nacional para la Evaluación Educativa.

Dos paraestatales tendrán una inyección de recursos contrastantes en sus presupuestos consolidados, como se le denomina a la unión de sus gastos corriente y de inversión: la Comisión Federal de Electricidad bajará de $11,855.165,162 a $9,616.113,982 (18.89% menos), en tanto que el dinero para Petróleos Mexicanos subirá de $74.333,180 a $202.308,750 (172% más).

Entre las dependencias que tendrán un aumento de recursos figuran el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), que sube de $224.406,275 a $346.041,182 (54.2%); el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), de $247.920,135 a $343.668,522 (38.62), y la Comisión Nacional del Agua, de $219.403,669 a $284.890,468 (29.85% más).

En próxima edición abundaremos en este análisis.— ÁNGEL NOH ESTRADA

Morat abre el telón de la Feria Yucatán

El deterioro es imparable